(CNN) - El papa Francisco se disculpó este lunes por cualquier dolor que pueda haber causado involuntariamente a víctimas de abuso sexual después de decirle a un periodista que las acusaciones de abuso sexual sin "prueba" son calumnias.

MIRA: El papa defiende a obispo Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales

El pontífice causó polémica este jueves cuando defendió al obispo Juan Barros, quien está acusado de encubrir abusos sexuales por parte de su mentor, el padre Fernando Karadima.

Según Crux, un medio de comunicación católico, el Vaticano encontró culpable a Karadima de abuso sexual en 2011 y lo sentenció a una vida de oración y penitencia. Barros niega las acusaciones de que encubrió el abuso.

Las preguntas sobre el obispo Barros dominaron la conferencia de prensa en el plano papal durante el regreso del papa a Roma después de una visita de dos países y seis ciudades a Chile y Perú, que finalizó el lunes. Mientras era interrogado por periodistas en el avión, el papa Francisco admitió que cometió un error de palabras y se disculpó con las víctimas.

El papa Francisco durante su visita a Chile esta semana.

"Me disculpo por lastimarlos sin darme cuenta. Pero no tenía la intención de esto. La palabra "prueba" no era la mejor manera de acercarse a un corazón dolido. Yo diría 'evidencia'. En el caso de Barros, fue estudiado. Fue reestudiado. Y no hay evidencia Y eso es lo que quería decir. No tengo evidencia para condenar. Si declaro culpable sin pruebas o sin certeza moral, cometería el delito de ser un mal juez", afirmó.

En conversación con la prensa este jueves en Iquique, su última escala en Chile antes de dirigirse a Perú, el papa Francisco defendió contundentemente al obispo Juan Barros. "El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar", afirmó el pontífice. Barros, obispo de Osorno, enfrenta acusaciones de haber encubierto al sacerdote Fernando Karadima, culpable de pedofilia, y fue nombrado obispo en 2015. Tras ser hallado culpable, la Iglesia sentenció a Karadima a dedicar su vida a la oración y a la penitencia.

"No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia", dijo Francisco este jueves. Barros siempre ha negado haber sabido de lo que ha llamado "graves abusos" del padre Karadima y ha asegurado que nunca aprobó ni participó de esas acciones. Durante su tiempo en Chile, el papa Francisco pidió disculpas a las víctimas del abuso de sacerdotes e incluso se reunió en privado con algunas de ellas.