(CNN) - El incendio más mortífero de Corea del Sur en casi una década ha arrasado con un hospital en la ciudad de Miryang, matando al menos a 37 personas e hiriendo a más de 100.

Las autoridades ajustaron el número de muertos este viernes por la tarde, después de decir que eran 39, pero un funcionario de la ciudad de Miryang advirtió que el numero podría incrementar ya que al menos 18 pacientes permanecen en estado crítico.

El incendio llega menos de un mes después de que una tragedia similar dejó 29 muertos en la ciudad de Jecheon, aumentando la preocupación por las negligentes normas de seguridad en el país.

Los funcionarios dijeron que todavía estaban investigando la causa del incendio del viernes, que se cree que comenzó alrededor de las 7:20 a.m. hora local en la sala de emergencias en el primer piso del hospital Sejong de 98 camas.

Los servicios de rescate tardaron tres horas en extinguir completamente las llamas, que envolvieron los dos primeros pisos del edificio de seis pisos en Miryang, que está a unos 270 kilómetros al sureste de la capital, Seúl.

Los irrigadores de agua no fueron instalados en el edificio debido a su tamaño pequeño, dijo a los reporteros el presidente del hospital, son Kyung-Chul.

A person injured in a fire is carried from a hospital in Miryang, South Korea, Friday, Jan. 26, 2018. The hospital fire causes scores of casualties and injuries, according to a fire agency official. (Kim Dong-mi/Yonhap via AP)

Los pacientes tuvieron problemas respiratorios y dificultad para caminar

El director del hospital se inclinó para disculparse con los pacientes y las familias de las víctimas durante una sesión informativa. Seok Gyeong-sik dijo también que haría su mayor esfuerzo para hacerse cargo de este incidente.

Se cree que la mayoría de los muertos en el incendio eran pacientes ancianos, dijo Chun Jae-kyung, jefe del centro médico en Miryang.

"Debido a que el hospital tenía varias unidades de cuidados intensivos y pacientes ancianos, había muchas personas con problemas respiratorios", Chun dijo. La mayoría de las muertes fueron a causa de inhalación de humo.

El hospital está al lado de un asilo de ancianos con el que comparten las varias de sus instalaciones. Todos los pacientes dentro del asilo de ancianos fueron recatados, confirmaron las autoridades.

Imágenes transmitidas al aire por una estación de televisión local mostraron a los trabajadores de emergencias luchando contra las llamas, mientras trabajadores del hospital se apresuraban para evacuar a los pacientes y cargando en sus espaldas a aquellos que no podían caminar.

Kim Dae-hyun, dueño del negocio a un lado del hospital, le dijo a CNN que varios de los pacientes en el centro médico estaban en sus 80 y 90 años y no podían caminar sin la ayuda de alguien.

El viernes por la tarde, el personal de emergencia hizo una lista de nombres identificando a las víctimas y fue puesta en una pared cerca del hospital. Miembros de familias de los pacientes abarrotaban el área para revisar la lista.

Cuestionan las medidas de seguridad

Para varios en Corea del Sur, el incendio de este viernes trae recuerdos dolorosos del 2014, cuando un incendio mató a 21 pacientes en un asilo de ancianos en el condado del sur de Jangseong, cuando varios se quedaron atrapados por su inhabilidad de escaparse sin ayuda.

Las recientes olas de incendios mortales en Corea del Sur han llevado a cuestionar la capacidad del gobierno de imponer medidas de seguridad apropiadas.

Dos hombres fueron arrestados después de un incendio mortífero en un edificio en diciembre que mató a 29 personas. El dueño del edificio fue acusado de violar las normas de seguridad en contra de incendios y de cometer homicidio involuntario por negligencia. El gerente del edificio es acusado de homicidio involuntario.

Se sospecha que el incendio comenzó con un vehículo estacionado en la planta baja y que pronto consumió el edificio de ocho pisos. Muchos de los cuerpos se encontraron en un baño publico en el segundo piso.

Después del incendio del viernes, el presidente de Corea del Sur Moon Jae-in hizo un llamado para una junta de personal de emergencia. En una declaración, Moon prometió identificar rápidamente la causa del incendio para "prevenir que vuelva a ocurrir un incendio en el futuro".