Nota del editor: Gene Seymour es crítico cinematográfico que ha escrito sobre música, películas y cultura para The New York Times, Newsday, Entertainment Weekly y The Washington Post. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN) - La nueva Era Espacial comenzó el martes, a pesar de que gran parte de ella se sentía como la anterior, en el buen sentido.

El cohete Falcon Heavy de SpaceX, más potente que cualquier cohete en uso hoy en día , fue lanzado con éxito desde Cabo Cañaveral, llevando una carga útil destinada a volar cerca de Marte por 24 horas.

Una vez que el enorme cohete despegó de la histórica plataforma de lanzamiento 39A sobre las 3:45 p.m., todo pareció ir como estaba planeado, desde la activación de la música de David Bowie como banda sonora hasta el regreso preciso de dos cohetes de refuerzo reutilizables para separar las plataformas en el suelo.

MIRA: El nuevo y excéntrico desarrollo de Elon Musk: un lanzallamas

Vamos a dar más detalles: los cohetes dispararon cohetes retro, desplegaron su tren de aterrizaje y aterrizaron como helicópteros.

Como decimos: esta es una nueva Era Espacial.

SpaceX es una empresa de Elon Musk.

Sin embargo, lo que me resultaba familiar era la emoción impresionante y (literalmente) emocionante de ver un enorme vehículo de lanzamiento hecho por el hombre destinado a empujar algo hecho por el hombre más lejos de lo que cualquiera ahora puede imaginar. Lo único que podría haber avivado aun más las emociones fue saber que había un ser humano a bordo.

No hubo. Había un Tesla Roadster rojo con un maniquí en un traje espacial detrás del volante.

"Auto rojo para el planeta rojo" es lo que Elon Musk tuiteó hace varios meses cuando todo este proyecto se estaba convirtiendo en realidad. Musk es el fundador y director ejecutivo de SpaceX. Tesla es su compañía de automóviles.

Y esa es la mayor distinción de esta nueva era espacial: empresas privadas que aprovechan la iniciativa en los viajes espaciales que una vez pertenecieron únicamente al Gobierno. El contribuyente estadounidense no tiene que pagar un centavo por los proyectos de SpaceX. El Falcon Heavy le cuesta a Musk 90 millones de dólares, lo que parece mucho hasta que se le compara con su competidor más cercano, el cohete Delta IV, de United Launch Alliance, cuyos costos comparativos se estiman en hasta 400 millones de dólares.

Hablamos de un sistema de 90 millones de dólares. Con componentes reutilizables, capaces, según algunas estimaciones, de llevar un jet Boeing 737 completamente cargado y con suficiente espacio para un par de autos más de Tesla.

LEE: El extraño fenómeno que se vio en el cielo era un cohete de SpaceX

De hecho, después de que se agote la pura euforia del vuelo de prueba del martes, todavía se consideran las impresionantes posibilidades surgidas de su (hasta ahora) éxito aparente. SpaceX podría comenzar a presentar ofertas de otras compañías, incluso gobiernos, para dar servicio a misiones de largo alcance y de larga distancia en el espacio profundo. Podríamos estar entrando en un período de bucaneros, aventureros independientes, especuladores...

En realidad, eso es bastante aterrador de imaginar. Pero tal vez sea necesaria la irresistible iniciativa empresarial de Musk y sus compañeros soñadores privados para reavivar las posibilidades que muchos de nosotros pensamos que se habían desvanecido cuando la última misión del transbordador espacial aterrizó hace siete años.

Sí, hubo alboroto alrededor el lanzamiento de prueba del martes, hasta la música de Bowie ("Life on Mars", por supuesto). Pero admitámoslo. La propaganda fue el motor de aumento que impulsó la carrera espacial de mediados del siglo XX. Propaganda. Todas esas palabras solemnes que afirman la importancia del propósito democrático estadounidense y el 'saber cómo hacerlo' que triunfa sobre lo que entonces se percibía como maquinaciones soviéticas "oscuras" hacia la dominación global.

Suena tonto ahora, de alguna manera. Pero en ese momento, todo el mundo bombeaba sangre, inspiró a generaciones de escolares de todo el mundo a soñar en grande y apuntar alto, aunque había mucha gente quejándose del costo para el contribuyente.

Hablando de eso, ¿dónde está la NASA en todo esto, te preguntarás? Está construyendo su propia versión de un propulsor pesado, el Space Launch System, que se espera que envíe a la humanidad a la Luna y más allá. Lo más temprano que se espera que esté listo para el lanzamiento de la prueba es 2020. Nada está asegurado en la vida o en el espacio.

Entonces, si hay una "carrera espacial" ahora, bien puede ser entre la empresa privada con sus recursos, programas gubernamentales y su experiencia histórica. La conjetura es que no habrá un ganador en la carrera sino una mezcla de competidores poco manejables para, si se quiere, el espacio disponible. ¿Es así como la exploración espacial continuará en el futuro previsible?

LEE: La razón por la que los inversionistas le apuestan al descenso de la acción de Tesla

Algo sobre esta nueva Era Espacial y sus innumerables jugadores se presenta no solo familiar, sino inevitable. Ya sea que hayamos elegido reconocerlo o no, hemos estado yendo hacia este momento, probablemente ya en la década de 1960, cuando la gente reflexiva se preguntaba, incluso en el rubor de los espectáculos espaciales subsidiados por el Gobierno, si todo este esfuerzo vale la pena.

Bueno, ¿vale la pena? No lo sabremos hasta que lo intentemos. Musk probablemente te dirá eso, y también lo hará la NASA. No es la respuesta más detallada o satisfactoria. Pero hasta que haya una mejor, siéntate y disfruta del espectáculo.