(CNN Español) - Los inmigrantes que quieran llegar a Estados Unidos no deberían ir al estado de la Florida. Así lo dice una alerta de viajes para inmigrantes emitida por la Coalición de Inmigrantes de la Florida (FLIC, por sus siglas en inglés) y otras catorce organizaciones defensoras de los derechos de inmigrantes en un comunicado enviado a CNN en Español.

“Se les recomienda a todos los inmigrantes que reconsideren su visita a Florida y especialmente se les recomienda evitar las áreas de alto riesgo, como los puertos, aeropuertos y estaciones de Greyhound”, dice el comunicado.

Según esta organización, “los inmigrantes en la Florida se sienten más amenazados que nunca”. Para demostrar esto, la Coalición da cuenta de una serie de casos de detenciones que ellos califican como arbitrarias a inmigrantes en buses del servicio público por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Imagen de archivo. Una protesta a favor de la inmigración en Miami, Florida, el 29 de enero de 21017. (Crédito: Getty Images)

Uno de esos casos fue la detención, a mediados de enero de este año, de una mujer jamaiquina en un bus de Greyhound que hacía un viaje local entre Orlando y el sur de la Florida. Según el relato de uno de los pasajeros, citado por la Coalición, el conductor del bus había dicho que equipos de “seguridad” iban a hacer una inspección de rutina en el bus, pero en cambio entraron agentes de la Patrulla Fronteriza y les pidieron a los pasajeros “pruebas de ciudadanía”.

La patrulla fronteriza reconoció a CNN en un comunicado que efectivamente fueron agentes suyos los que subieron al bus y detuvieron a una pasajera, ciudadana jamaiquina, que tenia una visa vencida, luego de lo cual se produjo su detención.

Para Isabel Sousa, directora de miembros de la FLIC, los agentes de inmigración están "abusando de ese poder que tienen", pues dice, ellos no deberían solicitar pruebas de ciudadanía a una persona que está en la calle.

"Eso nos preocupa que ellos puedan a empezar a ir a nuestros supermercados, a los parques, fuera de las escuelas de nuestros hijos", le dijo Sousa a CNN en Español. "Tiene que haber alguna manera de restringir de saber cuáles son los límites".

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos le dijo a CNN en Español que no se referiría a esta alerta en específico, pero en un comunicado enviado a este medio dijo que este es un procedimiento rutinario.

“Durante décadas, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha estado realizando operativos lejos de la frontera inmediata en apoyo directo de los esfuerzos de ley fronterizo con el fin de evitar que el tráfico, el contrabando y otras organizaciones delictivas exploten nuestra infraestructura de transporte público y privado para viajar al interior de los Estados Unidos”, dice el texto.

“Esas operaciones”, agrega, “son un componente vital de los esfuerzos de seguridad nacional de la Patrulla Fronteriza”.

La Patrulla fronteriza agregó que las autoridades policiales no están limitadas a un espacio específico dentro de la geografía de Estados Unidos. "Tienen la autoridad para interrogar a las personas, realizar arrestos y tomar y considerar evidencia".

Sousa también llamó la atención por el perfil racial contra los que las redadas van dirigidas.

"La mayoría de las personas que hemos visto que ellos (CPB) han estado cuestionando en los buses son inmigrantes caribeños, afrodescendientes. Entonces nos preocupa mucho el perfil racial, que ellos estén haciendo preguntas de ciudadanía a puertorriqueños, a cubanos nacionalizados, a inmigrantes ciudadanos de este país", dice ella.

Sobre el tema de perfil racial, la Patrulla Fronteriza asegura en su página web que su personal puede usar la raza o el origen étnico “cuando exista un interés gubernamental convincente y su uso se ajuste estrictamente a ese interés”, pero aún así, “pero usar la raza y la etnicidad para servir un interés al servicio de un interés imperioso debe ser delicadamente diseñado”.

“Se puede considerar la información basada en la raza o en el origen étnico específica para determinados sospechosos o incidentes o actividades, esquemas o empresas delictivas en curso”, dice la Patrulla Fronteriza, pero agrega que esos estándares están diseñados para asegurar que los estereotipos étnicos y raciales no sean usados en redadas, búsquedas y otras actividades, sino para que los agentes tengan información específica para temas legales.

Un portavoz de CBP dijo que los agentes no discriminan basándose en religión, raza, etnicidad u orientación sexual.

La Coalición destacó que los inmigrantes tienen múltiples protecciones cuando se trata de interactuar con un agente de inmigración.

“Por ejemplo, en los casos de Greyhound, era y es el derecho de todos los pasajeros de mantener silencio y exigir hablar con un abogado sin contestar absolutamente nada”, dice un comunicado de la Coalición.

Florida es uno de los estados de Estados Unidos en los que más creció el número de arrestos por parte de agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE.

Desde que el presidente Donald Trump asumió el poder en enero 20 de 2017 hasta el cierre del año fiscal el 30 de septiembre del año pasado, ICE hizo 11.568 arrestos, 42% más que en el mismo periodo de 2016, según un reporte del Pew Research Center publicado la semana pasada.

A pesar de ese aumento, durante el primer año de la presidencia de Barack Obama, ICE hizo 297.898 arrestos, pero el número de arrestos fue decayendo en los años subsecuentes hasta llegar a 110.104 en 2016, el último año en la presidencia para Obama.

Según el Centro Pew, en el área de la Florida hubo un 76% en el aumento de los arrestos por parte de los agentes de ICE.

Ante esta situación, Souza y la FLIC recomiendan precaución y estar bien informados sobre sus derechos y hacer sus denuncias al 1-888-600-5762.