(CNN) - Citando amenazas crecientes de China y Rusia, el Pentágono está pidiendo un gran aumento en el gasto militar para 2019, requiriéndole al Congreso aprobar un presupuesto de 686.000 millones de dólares, uno de los más grandes en la historia de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, la propuesta de presupuesto del gobierno de Donald Trump incluye grandes recortes para la diplomacia y la ayuda internacional.

Al presentar la propuesta este lunes, el presidente Donald Trump dijo que el Ejército de Estados Unidos sería más fuerte de lo que jamás haya sido, incluyendo el “aumento de los arsenales de prácticamente todas las armas".

El presupuesto del Departamento de Defensa es de 686.000 millones, un aumento de 80.000 millones de dólares respecto a 2017, que tiene como objetivo principal contrarrestar a Rusia y a China.

“Un gran poder de competencia, no terrorismo, se ha convertido en el desafío central para la seguridad y la prosperidad de Estados Unidos”, les dijo a reporteros, este lunes, el subsecretario de Defensa, David L. Norquist, luego de revelar la propuesta presupuestaria.

“Cada vez está más claro que China y Rusia quieren dar forma a un mundo consistente con su modelo autoritario, ganando autoridad de veto sobre las decisiones económicas, diplomáticas y de seguridad de otras naciones ", dice el documento del presupuesto.

Beijing está “usando economía predadora para intimidar a sus vecinos mientras militariza el mar del sur de China”.

China “busca la hegemonía regional del Indo-Pacífico en el corto plazo”, dice el documento, pero a largo plazo busca “alcanzar la prominencia global” por encima de Estados Unidos.

El documento sigue con informes confirmados de la continuación de la construcción de una isla en el mar del sur de China, con instalaciones en las islas Spratly y Paracel y Scarborough Shoal. Solo la semana pasada el sitio web oficial del Ejército para la Liberación del Pueblo Chino (PLA) publicó un artículo en el que se promocionaba las patrullas de los aviones de combate SU-35 en la zona.

Entre tanto, el documento dice que “Rusia ha violado las fronteras de países cercanos y persigue el poder de veto sobre las decisiones económicas, diplomáticas y de seguridad de sus vecinos".

Moscú también está tratando de “destrozar la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, la alianza occidental creada tras la Segunda Guerra Mundial y que ha sido el baluarte de la seguridad en Europa occidental, asegura el documento en cuestión.

Los aviones militares rusos han estado involucrados en varios incidentes que estuvieron cerca de terminar en colisión con aviones de combate estadounidenses sobre el mar Negro y Siria en los últimos meses, mientras Moscú desafía la influencia de Estados Unidos.

Y el semestre pasado, el presidente Vladimir Putin ordenó lo que los analistas han llamado un despliegue sin precedentes de poder militar ruso, con un día de desfiles navales desde Vladivostok, en el este, hasta San Petersburgo, en el oeste del país, además de exhibiciones adicionales de las fuerzas rusas en Siria y en Crimea.

El plan presupuestario de Estados Unidos pone un énfasis en los misiles de defensa, con adiciones a los sistemas que se han identificado como la clave para contrarrestar la amenaza planteada por el programa de misiles nucleares de Corea del Norte.