(CNNMoney) - La principal fuente de riqueza de Venezuela se está reduciendo a un ritmo vertiginoso.

La producción de petróleo en el país durante el mes de enero cayó a su nivel más bajo en casi 30 años, sin contar con una breve huelga en el sector que tuvo lugar en 2003, de acuerdo con los datos de S&P Global Patts.

MIRA: Tillerson: Sanciones contra el petróleo venezolano podrían traer un fin más rápido al gobierno de Maduro

El informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC), publicado este lunes, reveló que Venezuela extrajo 1,6 millones de barriles de petróleo al día el mes pasado. Esta producción significa una caída de un 20% en comparación con hace un año.

Este impactante descenso es otra señal de la crisis política y económica que vive Venezuela. El país se encamina hacia unas elecciones presidenciales en abril que los críticos internacionales ya han calificado como fraudulentas.

Venezuela tiene más crudo que cualquier otro país en el mundo y depende en gran medida de esta materia prima para impulsar su economía. El petróleo crudo representa el 95% de las exportaciones de Venezuela. El país no tiene ninguna otra fuente de ingresos del extranjero.

Pese a esto, la compañía estatal de petróleo, PDVSA, lleva años bombeando cada vez menos y menos petróleo debido a la corrupción, estructuras en ruinas y una masiva crisis de deuda.

MIRA: ¿Hay apatía en Venezuela con respecto a las elecciones presidenciales?

Mientras tanto, cientos de miles de venezolanos han dejado el país (que tiene alrededor de 30 millones de habitantes) en los últimos años. Aquellos que no pueden irse del país sufren escasez de comida y medicinas, crimen descontrolado y precios desorbitados en toda clase de productos. La inflación está prevista que aumente hasta el 13.000% este año, de acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se espera que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aumente su control del poder tras las elecciones del 22 de abril. Él ya ha prohibido la participación de algunos candidatos opositores porque sus partidos políticos no participaron en los comicios gubernamentales del pasado año. La administración Trump, junto con otros tantos gobiernos, ha etiquetado a Maduro como dictador. Maduro ha respondido diciendo que EE.UU. y otros están librando una batalla económica contra Venezuela.

La relación entre Estados Unidos y Maduro podría volverse más tensa pronto. El secretario de Estado de Estados Unidos Rex Tillerson dijo la pasada semana durante un viaje por América Latina que el gobierno Trump aún está considerando una prohibición de las exportaciones del crudo venezolano a Estados Unidos.

Los expertos dicen que una prohibición completa sería un golpe devastador para la economía de Venezuela y la fortuna política de Maduro.