(CNN) – Mujeres alrededor de todo el estado de Arizona están bombardeando la oficina de un representante republicano con tampones y toallas higiénicas femeninas.

La campaña #LetItFlow (#DéjalaFluir) comenzó el fin de semana pasado, como una respuesta directa a un proyecto de ley que se estancó en la Cámara de Representantes.

El proyecto de la Cámara 2222 busca proporcionarles a las reclusas de Arizona un suministro ilimitado de productos de higiene femenina sin que ellas deban asumir costo alguno. También pretende que para la compra de estos productos se destinen 80.000 dólares del fondo general que recibirá el Departamento de Correcciones (DOC, por sus siglas en inglés) durante al año fiscal de 2019.

Las mujeres le están mandado productos de higiene –y en algunos casos hasta dinero– al representante Thomas "T.J." Shope, presidente republicano de la Comisión de Reglas de la Cámara de Representantes, quien frenó la iniciativa porque el Departamento de Correcciones está revisando su política. Para que el proyecto de ley continúe su proceso, debe pasar por dicha comisión.

“Parece cruel y absurdo obligar a las mujeres rogar y hacer trueques por lo que debería ser un derecho humano básico, que es el acceso a productos sanitarios y de higiene”, sostuvo Christy Chavis de Phoenix, quien envió 20 dólares este lunes.

“Si continuamos presionando al representante Shope y a la legislatura, ellos podrían pensar que es una causa que vale su tiempo y no le pasarán el dinero al DOC”, insistió Chavis.

La representante demócrata Athena Salman presentó el proyecto de ley y señaló que actualmente a las mujeres en prisión se les entregan 12 toallas higiénicas por mes y si se les acaban ellas tienen que comprar más por su cuenta.

“@TJShopeforAZ, por favor asígnele una audiencia al proyecto de la Cámara 2222 lo más rápido posible. ¡Es inhumano negarles a las mujeres el acceso a tampones y toallas higiénicas! Mientras tanto, le estoy enviando por correo algunas cosas para pasarle al Departamento de Correcciones de Arizona. #DéjalaFluir”

Matthew Specht, portavoz republicano del Caucus de la Cámara de Representantes, indicó en un comunicado para CNN que los productos enviados por correo aún no han llegado.

“Si llegan, estamos explorando si se pueden donar al Departamento de Correcciones de Arizona”, indicó Specht en un correo electrónico. “De lo contrario, el representante Shope desea donarlos a un refugio para mujeres en su distrito”, completó.

“La dignidad básica de una mujer”

Durante una audiencia en la Comisión el pasado 5 de febrero, Salman y algunas exreclusas se pronunciaron a favor del proyecto de ley. La representante sostuvo que la distribución actual de 12 toallas higiénicas al mes es injusta porque a las mujeres en prisión se les paga 15 centavos por hora, pero un paquete de 16 toallas higiénicas cuesta 3,20 dólares y uno de 10 tampones asciende a 2,05 dentro de las cárceles. Salman le dijo a CNN que ella cree que el proyecto de ley apunta a un tema sensible.

“Este asunto apela a la dignidad básica de una mujer”, señaló este martes. “Negarles a las mujeres toallas higiénicas adicionales y tampones gratuitos es violar la dignidad de una mujer y eso está fundamentalmente mal”, aseveró.

El proyecto de ley pasó por las Comisiones de Veteranos Militares y de Asuntos Regulatorios –los dos compuestos únicamente por hombres– con una votación de 5-4.

“Salí pensando que mis colegas hombres habían aprendido algo de la comisión”, añadió Salman. También señaló que Shope habló con el Departamento de Correcciones y que la iniciativa se frenó porque dicha entidad se encuentra revisando sus políticas.

Un proyecto de ley estancado

Este martes, Specht indicó que el DOC “ahora les proporcionará a las reclusas suficientes productos de higiene femenina”.

"A la luz de la decisión del Departamento de Correcciones de Arizona de revisar su política administrativa sobre los productos de higiene femenina, el proyecto de ley de la Cámara 2222 ahora sería redundante y el representante Shope no tiene la intención de escucharlo en la Comisión de Reglas de la Cámara”, informó Specht.

Ni Shope ni Salman han visto las revisiones del DOC.

Salman señaló que no resulta justo para las futuras reclusas que su propuesta no se convierta en ley porque los futuros gobiernos pueden cambiar las reglas si es necesario.

“No hemos visto la política, así que es inapropiado que el representante Shope detenga el proyecto de ley sin hablar con las partes interesadas, incluidas las mujeres que estuvieron en prisión anteriormente y el abogado que supervisa a las mujeres en la cárcel”, explicó.

“#DéjalaFluir @AZHouseGOP Los tampones y las toallas higiénicas son una necesidad, no un privilegio”.

“Esto es tan importante para la dignidad de las mujeres, no pueden dejar esto a la posibilidad de que futuros gobiernos cambien las reglas. Las mujeres de Arizona merecen que esto sea un estatuto”, completó.

Salman agregó que se reunirá con el Departamento de Correcciones y la oficina del gobernador este martes. Specht no estaba al tanto de ninguna reunión futura con Shope, ni el DOC ni la oficina del gobernador.

“Es muy peculiar que el proyecto de ley sea detenida por el presidente, quien solo está hablando con la agencia del gobernador y el DOC, y no con las mujeres que estuvieron anteriormente en prisión y quienes vivieron esta pesadilla”, dijo Salman.

David Williams y Carma Hassan contribuyeron a este informe.