(CNN) — Los habitantes de Nueva Inglaterra, golpeados por una bomba ciclónica este fin de semana, apenas tendrán tiempo para limpiar antes de que otra tormenta llegue esta semana.

Mientras que la mortífera bomba ciclónica se ha alejado de tierra, se esperan mareas altas desde este lunes temprano en la costa de Nueva Inglaterra.

MIRA: Muertos tras el paso de la 'bomba ciclónica' por el noreste de Estados Unidos

El Servicio Meteorológico en Boston dijo en un tuit que los fuertes vientos se quedarán durante el lunes y que está monitoreando otra posible tormenta potente para mitad de semana.

La próxima bomba ciclónica podría llegar entre miércoles y jueves, trayendo fuertes nieves, vientos y mareas altas a la mayor parte del sur de Nueva Inglaterra, explicó la agencia.

Últimas actualizaciones

  • Muertos. Al menos seis personas murieron por caídas de árboles en los últimos días, incluyendo un niño. Dos personas murieron en Virginia y una en Maryland, Nueva York, Nueva Jersey y Rhode Island.
  • Cortes de electricidad. Más de un cuarto de millón de personas desde Virginia a Massachusetts estaban aún sin acceso a electricidad el domingo por la noche.
  • Servicios de tren: Amtrak dijo que sus servicios entre Boston y Washington se reanudarían el lunes después de cancelaciones relacionadas con la tormenta el viernes.

MIRA: Tormenta invernal deja inundaciones récord en Boston

Casas bajo agua

“La playa está en todo el jardín delantero. Tenemos tejas de la casa por todos lados, pero creemos que la casa soportó bien la tormenta”, dijo Frank Wilkins, de Marshfield, Massachusetts, a la afiliada de CNN WFXT.

Tras la tormenta, no todos los peligros son visibles a simple vista.

“Conducir es peligroso. Hay muchos cables caídos sobre calles e intersecciones que no se ven", dijo Butch Welch de Marshfield. “Las luces están apagadas en las intersecciones... asusta”.

En Massachusetts, el capitán de la Policía de Quincy, John Dougan, dijo que esta ha sido la peor inundación que ha visto en años.

“Estamos viendo casas bajo el agua, con sótanos inundados y sin electricidad”, dijo.

MIRA: Estos son los daños que sufre una casa en medio de vientos de 160 km/h

El domingo, el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, visitó varias ciudades, incluyendo Quincy, que habían sido duramente golpeadas por la tormenta. Baker declaró el estado de emergencia el sábado.

El Servicio Meteorológico Nacional dijo que las rachas de viento y las inundaciones costeras disminuirán a medida que la tormenta se aleja por la costa atlántica. Los funcionarios de emergencias pidieron a los residentes de terrenos más altos que no salieran de casa, incluso después de que la tormenta se hubiera ido.

Fuerte oleaje en la costa de Nueva Inglaterra durante la bomba ciclónica. (Crédito: RYAN MCBRIDE/AFP/Getty Images)

La tormenta se convirtió el viernes en una bomba ciclónica después de experimentar una rápida caída de presión conocida como bombogénesis. Llegó a gran parte del noreste de Estados Unidos con fuertes nevadas y lluvia, lo que provocó importantes inundaciones costeras y ráfagas huracanadas en Nueva Inglaterra.

Los vientos que azotaron la costa de Massachusetts lo hicieron con rachas de más de 90 millas por hora (casi 150 kilómetros por hora) durante la tormenta.

La tormenta también llevó fuertes vientos desde Ohio a Nueva Inglaterra y al norte del estado de Nueva York, donde se registran acumulaciones de nieve de casi un metro de altura.

Laura Ly de CNN contribuyó a este reporte.