Nota del Editor: Kerra L. Bolton es la fundadora de Unmuted Consulting, una empresa consultora y una academia en línea de comunicación política estratégica. También es escritora independiente y exreportera y analista política de Carolina del Norte. Las opiniones expresadas en este artículo son las de la autora.

(CNN) - Los movimientos Black Lives Matter y #MeToo, iniciados e inspirados por valerosas negras, han dado paso a profundas transformaciones culturales: desafiando, entre otras cosas, las representaciones dañinas e incorrectas de los negros estadounidenses en la prensa. La película "Black Panther" brindó una posibilidad poco habitual de celebrar y saborear el éxito de una historia en la que las elecciones individuales de los personajes negros moldean su destino colectivo.

A Wrinkle in Time, dirigida por Ava DuVernay, se estrena este fin de semana. Es la adaptación del libro homónimo de 1962 escrito por Madeleine L'Engle: una narrativa de "fantaciencia" para adultos jóvenes sobre el paso a la adultez. Cuenta la historia de Meg Murry, una adolescente torpe y brillante, que se aventura en el tiempo y el espacio para rescatar a su padre científico misteriosamente desaparecido. El papel de DuVernay como directora aporta un grado sutil de interseccionalidad desafortunadamente ausente en gran parte de la ficción dirigida a jóvenes adultos, como "The Hunger Games" y la trilogía de "Twilight".

El diverso elenco de A Wrinkle in Time también da un paso importante en la normalización de las niñas y las mujeres de color heroínas de nuestras propias historias, que nos interesamos en las matemáticas y las ciencias, y nos esforzamos por definirnos en un mundo que no siempre nos acepta como somos. La película presenta una visión de empoderamiento femenino en el que el ser blanco ya no es la norma.

Kerra Bolton

A diferencia de Black Panther, la raza no es central ni en la caracterización ni en la trama de A Wrinkle in Time. L'Engle, que escribió múltiples novelas para jóvenes, era blanca. Si bien sus libros en cierto modo hablan sobre la igualdad, la raza no suele ser un tema explícito.

La raza está presente en esta adaptación cinematográfica porque DuVernay eligió a Storm Reid, una actriz mulata, como protagonista. Oprah Winfrey y Mindy Kaling también forman parte del elenco; son seres de fantasía que ayudan a Meg y a su hermano a obtener la libertad de su padre.

La representación es importante, como me dijera Rashad Robinson, director ejecutivo de Color of Change (una organización defensora de los derechos civiles formada en el 2005 después del huracán Katrina), en particular para los niños. Al ver películas como "Black Panther" y "A Wrinkle in Time", "los niños de color pueden verse como héroes, centrados en la historia, y como la persona con la cual identificarse".

Queda por verse si A Wrinkle in Time experimentará algo parecido al éxito de taquilla y a la resonancia emocional con las audiencias negras estadounidenses logrados por "Black Panther". Algunos pronosticadores piensan que es poco probable, aunque sí, posible. Como adolescentes solemos consumir los medios que confirman que no estamos solos en nuestra extrañeza. Deseamos embarcarnos en misiones heroicas en las que justamente las cualidades que la sociedad considera "equivocadas" en nosotros –el amor por las matemáticas y las ciencias, por ejemplo– se conviertan en herramientas positivas de transformación y cambio.

Esto es lo que el libro A Wrinkle in Time les dio a generaciones de niñas blancas, y a algunas niñas negras que se enamoraron del libro y ahora quieren compartir la misma sensación de asombro y reconocimiento que ellas sintieron leyendo el libro con sus hijas y nietas.

Las niñas negras de cierta edad a las que les gustaba la ficción especulativa tenían opciones limitadas al buscar una fuente de inspiración. Algunas disfrutaban de L'Engle y encontraban inspiración en otras autoras como Octavia Butler o Tananarive Due porque sus novelas tenían personajes que se veían o sonaban como ellas. Para algunas mujeres negras, el atractivo de la película A Wrinkle in Time tiene menos que ver con la nostalgia y más con su directora. La audaz visión directiva de DuVernay nos resulta inspiradora.

"Quiero tanto a Ava DuVernay", me dijo mi amiga Kimberly Simon cuando hablábamos sobre la importancia del éxito de darles a los niños negros modelos positivos en la pantalla y en la vida. Simon y su esposo recolectaron más de US$ 300 para llevar a 32 niños de su zona del sistema de acogida a ver Black Panther y harán lo mismo con A Wrinkle in Time.

"Es la primera negra estadounidense a la que le dieron el presupuesto (de más de 100 millones de dólares) para hacer esto," me dijo Simon. "Las niñas pueden verla y decir, 'quiero ser directora'".

Sean cuales sean las razones por las que vayamos a ver A Wrinkle in Time, es importante erradicar los estereotipos negativos sobre los negros en los medios. Las imágenes de los medios que consumimos destiñen en la conciencia pública e impregnan nuestros sistemas educativos, de vivienda, de salud y de justicia penal. Puede que no podamos marchar cada día. Pero podemos votar en el centro de votación y con nuestros dólares en el cine. La revolución no solo será televisada sino que llegará con anteojos 3D.

La raza está presente en esta adaptación cinematográfica porque DuVernay eligió a Storm Reid, una actriz mulata, como protagonista

Kerra Bolton