(CNN) – La estrella porno Stormy Daniels y el fiscal especial Robert Mueller están entre los personajes más comentados en Washington por estos días. En este punto, son figuras centrales de historias separadas, pero ¿tomará mucho tiempo antes de que sus caminos se crucen?

La Casa Blanca continúa en medio de las consecuencias políticas que dejó el supuesto pago secreto antes de las elecciones de 2016 para silenciar a Stormy Daniels, quien asegura haber tenido una relación extramatrimonial con Trump en 2006. Sin embargo, hay nuevas preguntas acerca de si el escándalo lascivo podría atraer la atención del equipo de Mueller, que está investigando la intromisión rusa y otros asuntos relacionados.

Buena parte de esta especulación gira en torno al abogado personal de Donald Trump desde hace mucho tiempo, Michael Cohen, quien firmó el acuerdo con Daniels y también está bajo escrutinio por la indagación acerca de Rusia. Esta es la guía del paso a paso sobre cómo el supuesto amorío de Daniels con Trump podría reptar potencialmente hasta la investigación de Mueller.

Paso 1: Mueller investiga los vínculos de Cohen con Rusia

Primero lo primero: una investigación sobre Cohen podría abrir la puerta para examinar los pagos.

El diario The New York Times reportó que el abogado está bajo la lupa del FBI en la investigación sobre Rusia. Y el periódico The Washington Post informó que Mueller solicitó documentos y entrevistó a testigos acerca de Cohen, específicamente con respecto a la búsqueda de un acuerdo comercial ruso durante la campaña y su participación en un esfuerzo por crear un “plan de paz” para Ucrania.

CNN reportó anteriormente que el equipo de Mueller les preguntó a los testigos sobre los intentos fallidos por construir una torre con la marca Trump en Moscú. Cohen tuvo un papel protagónico en esas negociaciones.

Cohen también aparece mencionado en el polémico dossier, escrito por el exespía británico Christopher Steele, que asegura que existió una amplia conspiración entre la campaña de Trump y el Kremlin. Cohen niega vehementemente todas las acusaciones del documento. CNN también ha informado que miembros del equipo de Mueller se reunieron el verano pasado con Steele, presumiblemente para conocer las afirmaciones del dossier.

Paso 2: Mueller amplía su investigación sobre Cohen

Si los investigadores ya indagan por las actividades de Cohen durante la campaña, es posible que amplíen su búsqueda para incluir el acuerdo financiero del abogado con Cohen.

El Departamento de Justicia autorizó a Mueller para investigar la intromisión de Rusia en las elecciones de 2016, así como cualquier vínculo potencial entre los socios de Trump y los rusos, una posible obstrucción a la justicia y “cualquier asunto que surja o pueda surgir directamente de la investigación”.

Esa última frase revela cómo Mueller podría indagar por el pago a Daniels. Y, para hacer eso, con toda probabilidad, primero buscaría el permiso del subsecretario de Justicia, Rod Rosenstein, quien supervisa al fiscal especial debido a que el secretario de Justicia Jeff Sessions se recusó.

“Aunque Stormy Daniels no es rusa, esto es suficiente para acudir a Rosenstein y llevar el asunto dentro de la órbita de la investigación”, explicó Michael Zeldin, analista legal de CNN, quien también ha trabajado para Mueller. “En base a la evidencia disponible, los fiscales tienen fundamento razonables para indagar si el pago de Michael Cohen a Stormy Daniels violó las leyes electorales federales”, añadió.

Paso 3: Mueller encuentra algún delito cometido por Cohen

La siguiente etapa sería que Mueller investigara el acuerdo entre Cohen y Daniels. Y este proceso incluye citaciones a los bancos involucrados en los pagos, así como entrevistas con Daniels y otras personas que tuvieran conocimiento del trato económico, el momento en que se llevó a cabo y su propósito.

Ya se sabe que el desembolso de 130.000 dólares se hizo poco antes de las elecciones presidenciales de 2016 y que su objetivo era que Daniels no revelara nada. Comprar el silencio de la actriz porno podría interpretarse como una donación en especie a la campaña de Trump, creando así un posible asunto legal.

Es ilegal que cualquier persona done más de 2.700 dólares a una campaña presidencial. Además, el pago nunca fue revelado a la Comisión de Elecciones Federales (FEC, por sus siglas en inglés).

En ese sentido, el fiscal especial podría considerar acusar a Cohen de conspiración para defraudar a la FEC, argumentando que sus acciones obstaculizaron la capacidad de la comisión para regular el gasto político, señaló Zeldin. Si Cohen llegara a juicio y fuera condenado por ese delito, podría enfrentar cinco años de prisión.

“Mueller ya ha acusado a personas por eso”, indicó Zeldin haciendo referencia a la nueva imputación del mes pasado contra el exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y a la acusación contra 13 ciudadanos rusos quienes supuestamente usaron las redes sociales para influir en los electores estadounidenses durante 2016.

También es posible que Mueller pueda buscar otras violaciones a las leyes sobre financiación electoral. Y, al mismo tiempo, puede ocurrir que los fiscales concluyan que Cohen no hizo nada ilegal.

Paso 4: Mueller trata de presionar a Cohen

Por encima de todo, Cohen es conocido por su lealtad inquebrantable hacia Trump y la familia del presidente. De hecho, alguna vez dijo que estaría dispuesto a “recibir una bala” por su jefe ahora convertido en presidente. Eso implica que Mueller tendría que aplicar una presión significativa sobre el abogado si quiere que se “voltee” contra Trump y coopere con la investigación más amplia acerca de la intromisión rusa y la posible colusión.

“Estás investigando a alguien por una cosa, pero encuentras que han hecho algo más, así que los acusas por ello”, afirmó Zeldin. “Mueller podría decir: ‘He atrapado potencialmente a Cohen en delitos no relacionados y voy a usar eso como ventaja’”, completó.

Si Mueller tiene la evidencia, entonces podría amenazar con presentar cargos penales contra Cohen, como consecuencia de los pagos. Y, en ese punto, Cohen necesitaría decidir entre proteger a Trump o protegerse a sí mismo de los costosos procedimientos legales y el posible tiempo de inactividad.

Dicho esto, en esta situación hipotética, Cohen siempre podría luchar contra los cargos.