(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dará a conocer el lunes un nuevo plan para frenar la crisis por la epidemia de opioides en el país, según le dijo un funcionario del gobierno a CNN. 

El plan posiblemente contemplará sanciones más duras para los traficantes de drogas de alta intensidad, incluyendo la posibilidad de la pena de muerte.

El largamente esperado plan de Trump, dijo el funcionario, se enfocará en tres áreas: aplicación de la ley e interdicción, prevención y educación a través de una considerable campaña publicitaria, y mejoramiento de la capacidad para financiar tratamientos a través del gobierno federal y ayudar a aquellos afectados por la epidemia a encontrar empleo mientras luchan contra la adicción.

Desde 1999, el número de estadounidenses muertos por sobredosis relacionadas con opioides se ha cuadruplicado.

El funcionario también hizo notar que el plan de Trump incluye una fuerza de tarea del Departamento de Justicia para la prescripción de interdicción y litigación, la cual fue dada a conocer en febrero por el secretario de Justicia Jeff Sessions para enfocarse particularmente en los fabricantes y distribuidores de opioides.

Recientemente, el Congreso de Estados Unidos asignó 6,000 millones de dólares para combatir la epidemia de opioides y el funcionario dijo que el plan de Trump también expondrá cómo piensa el gobierno que debería usarse ese dinero.

Se espera que Trump, quien pidió la pena de muerte para los traficantes de droga a principios de este mes, se enfoque en la reforma de las penas a los traficantes de drogas.

"El presidente cree que el castigo no es acorde al crimen", dijo el funcionario, añadiendo que las penas mayores serían para los traficantes que llevan grandes cantidades de opioides - en particular fentanyl - a Estados Unidos, no la gente que "cultiva marihuana en el jardín trasero o un amigo con un delito de posesión de bajo nivel.

"Su plan se ocupará, y el se ocupará, de endurecer las penas para la gente que está trayendo el veneno a nuestras comunidades", añadió el funcionario.

El funcionario subrayó que el discurso y el plan siguen en revisión y están sujetos a cambios, lo que significa que sigue siendo incierto cuánto se enfocará Trump en la pena de muerte y en en el endurecimiento de los castigos.

Cifras dadas a conocer recientemente por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades indican que unas 64,000 personas murieron por sobredosis de drogas en 2016. Y desde 1999, el número de estadounidenses muertos por sobredosis relacionadas con opioides se ha cuadruplicado.