Imagen de archivo. Las autoridades recomiendan vacunar a los niños contra el sarampión por primera vez al año de edad y poner un refuerzo a los cinco años. (Crédito: Getty Images)

(CNN Español) — Las autoridades de salud de Colombia reportaron el segundo caso de sarampión importado, esta vez en un menor de 10 meses que llegó al país proveniente de Venezuela, informó el Instituto Nacional de Salud este domingo en un comunicado. Colombia había sido declarada territorio libre de sarampión autóctono en 2014.

El segundo caso se registró en la población de Santa Rosa de Cabal, en el departamento de Risaralda, (a unos 300 kilómetros al oeste de Bogotá), según el Instituto Nacional de Salud (INS).

El menor fue dado de alta y se encuentra en buen estado, dijo el INS en un comunicado.

El primer caso se registró en Medellín (unos 400 kilómetros al nororiente de Bogotá) el 15 de marzo, según el INS y el Ministerio de Salud de Colombia. Ese caso se registró en un niño de 14 meses que provenía de Caracas, Venezuela, y presentó los síntomas de la enfermedad días después de cruzar la frontera colombovenezolana en Cúcuta, dijo el INS.

En ambas situaciones las autoridades sanitarias se desplazaron al lugar donde se presentaron los casos y adelantaron jornadas de vacunación contra este virus, según el INS y el Ministerio de Salud.

En el caso de Medellín, informaron las autoridades sanitarias, se hizo un cerco epidemológico buscando en cinco cuadras a la redonda personas que presentaran síntomas sugestivos de sarampión y vacunar a las personas que lo necesiten.

El INS envió un equipo a Santa Rosa de Cabal que junto a la Secretaría de Salud de Risaralda adelantaron un plan para contener el brote y evitar su propagación, según un comunicado del INS.

Las autoridades colombianas dieron un parte de tranquilidad sobre la propagación de este brote, pues según Marta Lucía Ospina, directora del INS, citada en el comunicado del INS, Colombia tiene un alto porcentaje de vacunación (cerca del 95%), por lo que no hay riesgo de una epidemia de este virus; así mismo, el país confirmó que tiene una provisión de 350.000 dosis de vacuna contra el sarampión y espera la llegada de otras 700.000 dosis a principios de abril.

Aunque la vacuna es un método efectivo de protección, no tiene efecto inmediato, según el doctor Elmer Huerta, colaborador de salud de CNN en Español.

“Empieza a hacer efecto alrededor de los 5 a 10 días y alcanza su máximo nivel a las 3 semanas”, dijo Huerta.

El experto explicó que en una persona que ya haya sufrido la enfermedad queda protegida naturalmente y no necesita ponerse la vacuna.

Sin embargo, si una persona ya tiene la enfermedad, la vacuna no puede hacer nada por frenar el avance, pero ambas, tanto la vacuna como la enfermedad, van a provocar inmunidad.

Añade que una persona ya vacunada pueda recibir otra vacuna y "ahí le aumenta la protección”.

¿Por qué es una enfermedad grave?

El sarampión es una enfermedad “muy contagiosa y grave” producida por un virus y antes de que el uso de la vacuna contra este virus fuera generalizada, causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este virus se transmite por el aire cuando las personas infectadas tosen y estornudan, según la OMS. Las complicaciones de esta enfermedad pueden ser ceguera, encefalitis, diarreas crónicas, infecciones del oído e infecciones respiratorias graves, agrega este organismo.

Aunque los índices de mortalidad por este virus ya han bajado, aún sigue siendo una de las principales causas de muerte de menores de edad: solamente en 2015 murieron unas 134.200 personas a causa de este virus y en 2016 la cifra bajó a casi 90.000, según la OMS. La mayoría de las víctimas mortales fueron menores de 5 años.

Imagen de archivo. La vacuna contra el sarampión se generalizó después de la década de los 80. En 2015 hubo un brote de sarampión en Estados Unidos, con al menos 68 casos reportados en todo el país. (Crédito: Illustration Justin Sullivan/Getty Images)

¿Cómo se contagia esta enfermedad y qué riesgos hay?

Los niños y personas que no han sufrido de esta enfermedad y no estén vacunadas están expuestas a contraerla, según la OMS. Así mismo las mujeres embarazadas que no están vacunadas tienen alto riesgo de contraer el virus.

Sus síntomas son, en la primera etapa, fiebre, nariz que moquea, enrojecimiento y ardor en los ojos y tos; además pequeñas manchas blancas al interior de las mejillas conocidas como manchas de Koplic, según la OMS. La segunda etapa es la aparición de un brote que inicia en la cabeza y se extiende por todo el cuerpo.

Las autoridades de salud recomiendan ir a un centro de salud tan pronto como sea posible en caso de que se presenten estos síntomas.

En 2014 Colombia fue certificada libre de sarampión autóctono, pero debido a la alerta de la OMS por el aumento de esta enfermedad en Europa y Estados Unidos, el país aumentó la vigilancia epidemiológica para detectar de manera temprana cualquier caso importado, dijo en rueda de prensa el viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios de Colombia, Luis Fernando Correa Serna, el pasado 15 de marzo cuando se reportó el primer caso de esta enfermedad en Medellín.

El último brote de sarampión en Colombia fue en 2011 cuando se reportó un caso importado y cinco secundarios. El caso más reciente fue en 2015, también importado, según el INS.

La cobertura de vacunación de la triple viral (sarampión, rubeola y paperas) en Colombia es del 95%, según las autoridades.

Se recomienda poner la vacuna de la triple viral a niños de un año y hacer un refuerzo a los 5 años, dice el Instituto Nacional de Salud.