(CNN) - Si el presidente Donald Trump no planea despedir al fiscal especial Bob Mueller, está fingiendo bien.

MIRA: McCabe también guardó registros de sus conversaciones con Trump y Mueller ya los tiene

Considera lo que ha pasado en las últimas horas:

  • El secretario de Justica Jeff Sessions despide al subdirector del FBI, Andrew McCabe, la noche del viernes, menos de dos días antes de que McCabe se retirara de la oficina, donde había trabajado durante más de 20 años, con una pensión completa.
  • Trump celebra el despido a través de tuits hasta tarde el viernes por la noche. Él escribe: "Andrew McCabe DESPEDIDO, un gran día para los hombres y mujeres del FBI que trabajaban arduamente. Un gran día para la democracia. El santurrón James Comey era su jefe y hacía que McCabe pareciera un niño de coro. Sabía todo sobre las mentiras y la corrupción en los niveles más altos del FBI!"
  • El sábado por la mañana, el abogado de Trump, John Dowd, emitió un comunicado pidiendo el fin de la investigación de Mueller. "Rezo para que el el subsecretario de Justicia, Rod Rosenstein, siga el ejemplo brillante y valiente de la Oficina de Responsabilidad Profesional del FBI y del secretario de Justicia Sessions y ponga fin a la supuesta investigación de colusión rusa fabricada por James Comey, el jefe de McCabe, basada en un dossier fraudulento y corrupto", dijo Dowd. Aunque originalmente le dijo a The Daily Beast que estaba hablando por el presidente en esa declaración, Dowd se retractó y le dijo a CNN más tarde que solo estaba hablando a título personal.
  • El sábado por la noche, Trump tuiteó que "la investigación de Mueller nunca debería haberse iniciado en el sentido de que no hubo colusión y no hubo delito", y agregó: "Se basó en actividades fraudulentas y en un dossier falso pagado por la corrupta Hillary y el DNC, y utilizado incorrectamente en FISA COURT para la vigilancia de mi campaña. ¡ES UNA CAZA DE BRUJAS!"
  • Trump, el domingo por la mañana, tuitea esto: "Pasé muy poco tiempo con Andrew McCabe, pero nunca tomó notas cuando estaba conmigo. No creo que haya hecho memorandos excepto para ayudar con su propia agenda, probablemente en una fecha posterior. Lo mismo con la mentira de James Comey. ¿Podemos llamarlos memorandos falsos?".
  • Tuiteó nuevamente minutos después: "¿Por qué el equipo de Mueller tiene 13 demócratas endurecidos, algunos grandes seguidores de la corrupta Hillary y cero republicanos? Recientemente se agregó otro demócrata... ¿alguien piensa que esto es justo? ¡Y, sin embargo, NO HAY COLUSIÓN!".

 

MIRA: Trump no puede escapar de la fiebre de Rusia que hay en Washington

Esa serie de eventos, y tuits, vistos en solitario, enviarían un mensaje muy claro de que Trump está harto de la investigación de Mueller sobre la intromisión de Rusia en las elecciones de 2016 y la posibilidad de colusión con los rusos.

El presidente quiere terminar todo esto. Ahora.

Pero, el contexto es aún más condenatorio en ese sentido. Trump, durante meses, atacó la investigación de Mueller como un "engaño" y una "caza de brujas". Celebró el final de la investigación del Comité de Inteligencia de la Cámara sobre la intromisión rusa a pesar del hecho de que dos de los republicanos en el comité parecían socavar su conclusión en cuestión de días. (Sin mencionar el hecho de que ninguno de los Demócratas en el comité fue consultado sobre la decisión de finalizar la investigación).

Luego está la mentira. Debido a que Trump deliberadamente cambia los hechos aceptados, repasemos algunos de ellos.

1. Mueller, McCabe y el director del FBI, James Comey, eran republicanos. Mueller fue nombrado director del FBI por George W. Bush. Comey ha dicho bajo juramento que fue un republicano registrado durante toda su vida, hasta hace muy poco. McCabe ha dicho que votó por los republicanos para presidente en todas las elecciones anteriores a 2016.

2. Mueller fue nombrado por Rosenstein, un hombre al que Sessions le dio el puesto –fue la elección de Trump para dirigir el Departamento de Justicia y la decisión de Sessions de recusarse a sí mismo– porque fue un sustituto de Trump durante las elecciones de 2016. Esa es la razón por la cual Rosenstein está supervisando la investigación.

3. Trump tiene razón en que no hay colusión, aún. Recuerde (como él no lo hace) que la investigación de Mueller y el Comité de Inteligencia del Senado están en curso. Eso no significa que encontrarán colusión entre la campaña de Trump y los rusos. Pero significa que Trump no puede decir definitivamente que no se ha encontrado una colusión. Lo que pudo decir, pero no lo hará, es que hasta la fecha no se ha hecho pública ninguna evidencia de colusión.

4. Ya sea que se encuentre o no una colusión, es imposible describir la investigación de Mueller como una cacería de brujas. Tres exaseroes de la campaña de Trump -incluido Michael Flynn, su exasesor de Seguridad Nacional– se han declarado culpables de mentir al FBI y están cooperando con la investigación. Paul Manafort, exdirector de campaña de Trump, enfrenta más de 300 años de prisión debido a una serie de cargos de malversación financiera que Mueller ha presentado contra él. Más de una docena de rusos han sido acusados ​​por Mueller de construir y ejecutar una estrategia a gran escala destinada a influir en las elecciones de 2016. Eso no es un engaño. O una caza de brujas. O una controversia creada por los medios.

5. Hay cuatro miembros del equipo de Mueller que han hecho donaciones a los demócratas en el pasado. Pero, también son expertos indiscutibles en una variedad de campos relacionados con la investigación. Y, Rosenstein ya ha dicho que estas donaciones no son descalificadoras.

6. Si Trump vio o no a McCabe escribiendo memorandos, es totalmente irrelevante. Los memorandos, que documentan lo que Comey le contó a McCabe de sus conversaciones con Trump, fueron entregados a Mueller, quien también entrevistó a McCabe sobre el despido de Comey la primavera pasada.

MIRA: Putin sobre agente neurotóxico: Rusia no tiene ese tipo de instrumentos

Los abogados de Trump han insistido reiteradamente en que el presidente no tiene planes de despedir a Mueller. Pero, todo lo que sale de la Casa Blanca tras el despido del secretario de Estado Rex Tillerson es que solo Trump conoce su opinión. Y que cualquiera que haga predicciones sobre lo que Trump piensa o hará es adivinar.

Sí, despedir a Mueller probablemente sería un suicidio político por parte de Trump.

"Si él tratara de hacer eso, ese sería el comienzo del fin de su presidencia", predijo el senador por el Partido Republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien apareció el domingo en el show "Estado de la Unión" de CNN. "La única razón por la que el Sr. Mueller podría ser despedido es por causa. No veo ninguna causa cuando se trata del Sr. Mueller".

Pero la idea de que Trump no haría algo solo porque podría ser mala política es desmentida por prácticamente toda su carrera política en la que se enorgullece de hacer exactamente lo que todos dicen que no debería hacer.

No hay más vaca sagrada en nuestra política actual que Mueller. Lo que puede significar que Trump se está preparando para derrotarlo.