(CNN) - Aleksandr Kogan, el científico de datos calificado como mentiroso por Facebook, por su papel en la transmisión de información sobre millones de estadounidenses a Cambridge Analytica, dice que la empresa de redes sociales lo está convirtiendo en un chivo expiatorio.

Kogan dijo a CNN que recopiló información sobre 30 millones de estadounidenses a través de su aplicación de prueba de personalidad de Facebook en 2014, datos que luego pasó a Cambridge Analytica, que luego trabajó en la campaña de Donald Trump.

Cuando Facebook supo, en 2015, que Aleksandr Kogan había compartido la información con Cambridge Analytica, exigió que se borraran los datos, diciendo que transferirlos o venderlos iba en contra de las normas de la compañía.

LEE: Lo que necesitas saber sobre el escándalo de Facebook por la filtración de información

Kogan, de 32 años, dijo que sospecha que miles de otros desarrolladores y científicos de datos emplearon métodos similares para recopilar información de usuarios de Facebook.

Aleksandr Kogan, científico de datos.

"Utilizar datos de usuarios para obtener ganancias es su modelo comercial", dijo Aleksandr Kogan sobre Facebook en entrevistas con CNN este martes. Fue la primera vez que hablaba públicamente sobre su trabajo con Cambridge Analytica desde el viernes por la noche, cuando Facebook anunció que había suspendido a él y a la firma de datos desde su plataforma por romper sus reglas.

Aleksandr Kogan cree que no ha violado la política de Facebook. Afirma que Christopher Wylie, entonces empleado de Cambridge Analytica, le aseguró que estaba haciendo todo de acuerdo con la política de la red social. Las revelaciones de Wylie sobre su excompañía, informadas por The New York Times y The Observer, provocaron la crisis actual que enfrentan Facebook y Cambridge Analytica.

Un vocero de Facebook dijo a CNN que Kogan había violado las políticas de Facebook con varias acciones, incluso al transferir datos a un tercero con fines comerciales.

"Aleksandr Kogan nos mintió y violó nuestras políticas de plataforma al pasar datos de una aplicación" a Cambridge Analytica, dijo Facebook en un comunicado el viernes pasado.

Kogan, quien ha trabajado para la Universidad de Cambridge desde 2012, dijo que no recuerda si leyó todos los términos y condiciones de Facebook en 2014, pero que confió en las garantías de Wylie.

Un vocero de Wylie dijo que su cliente había sido transparente acerca de su trabajo con Kogan y Cambridge Analytica y que ha colaborado con las autoridades británicas por varios meses. El portavoz no hizo ningún comentario sobre las afirmaciones específicas que Kogan hizo sobre Wylie a CNN.

MIRA: Zuckerberg perdió mucho dinero, pero aún calla sobre el escándalo de Cambridge Analytica

Facebook no respondió para referirse a las declaraciones de Kogan.

Kogan dijo a CNN este martes que cuando comenzó su trabajo investigando lo que se puede predecir sobre cualquier persona en función de lo que esa persona "le gusta" en Facebook, confiaba en la investigación que otros habían hecho, pero después comenzó a investigar él mismo, dijo, y encontró que el modelo no era efectivo.

"Lo que descubrimos nosotros mismos fue que los datos no son muy precisos a nivel individual", dijo.

Como resultado, dijo que cree que Cambridge Analytica estaba vendiendo un "mito" a las campañas políticas, sugiriendo que podrían ofrecer un método más sofisticado para dirigirse a los votantes mediante la determinación de sus tipos de personalidad a través de las redes sociales.

Kogan dijo que estaría complacido de testificar ante el Congreso sobre su trabajo para Cambridge Analytica y hablar con las autoridades si estas lo desean.

LEE: La crisis en Facebook crece a medida que surgen más preguntas

También dijo que espera que haya un "rayo de luz" en esta controversia, una discusión sobre cómo las compañías de redes sociales como Facebook usan información personal para vender publicidad.

"La pregunta más amplia es el elefante en la habitación", dijo, y agregó que a cambio de servicios gratuitos como Facebook, los usuarios son el producto que se vende a los anunciantes. "¿Nos preocupa ser el producto?" preguntó.