(CNN Español) - Colombia eligió un nuevo Congreso en el que confluyen fuerzas representativas que recorren todos los espectros políticos de izquierda a derecha cuyo reto en el próximo cuatrienio es construir un país desde la diferencia.

Superado el primer round electoral del año —las elecciones parlamentarias que le dieron la mayoría de curules al Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe Vélez— y con las elecciones presidenciales en dos meses, Colombia vive una alta polarización.

Tras la victoria de Iván Duque, el candidato del uribismo, en la consulta interpartidista del 11 de marzo, las más recientes encuestas han marcado una clara tendencia entre dos candidatos: por una parte Duque, de la derecha, apadrinado por el expresidente Uribe, cuya bandera es que Colombia no tome el mismo camino de Venezuela y Cuba; y en la otra esquina aparece Gustavo Petro, el candidato de izquierda, exalcalde de Bogotá, que lleva consigo el mensaje de la Colombia Humana, enfocado en las clases menos favorecidas del país.

Detrás de los punteros, en las encuestas aparecen los candidatos del centro (Sergio Fajardo, el exalcalde de Medellín, y Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de Colombia) que según las encuestas, van en la puja por un tercer lugar.

Mira en este video: El próximo presidente de Colombia tendrá que vivir con un Congreso fragmentado

Con este panorama y el que les espera a partir del 20 de julio, cuando inicie una nueva legislatura, CNN en Español les preguntó a cinco congresistas electos menores de 35 años, qué proponen para superar la polarización y construir un mejor país desde la diferencia.

Esto nos dijeron:

David Racero, representante a la Cámara por Bogotá
Edad: 31 años
Partido: Lista de la Decencia
Tendencia: Izquierda

David Racero, 31 años. Congresista por Bogotá. Lista de la Decencia. (Crédito: Facebook / David Racero).

Para Racero, quien llega a la Cámara de Representantes por Bogotá con la Lista de la Decencia (que apoya al candidato Gustavo Petro), los mayores problemas de Colombia son que los gobernantes “han gobernado para ellos mismos, para sus familias, para sus amigos empresarios” y además la “indiferencia”, dice él, de los ciudadanos con la política.

Este joven de 31 años dice que para superar la polarización es importante que “las personas comunes y corrientes” que tienen los mismos problemas, se unan y tomen conciencia de que “mejorar los problemas del país tiene que ver con cambiar la estructura de poder del Estado”.

“Hoy en día nos atacamos por ser uribistas, santistas, de izquierda, de derecha, castrochavistas, que es el gran coco que se han inventado… Creemos en la unión de la ciudadanía, de la sociedad, de personas comunes y corrientes que comparten los mismos problemas. De lo que se trata es de reconstruir ese tejido social que por décadas nos ha dividido y que haya sido justamente lo que ha propiciado el reciclaje del conflicto armado.

Juanita Goebertus, representante a la Cámara por Bogotá
Edad: 34 años
Partido Alianza Verde
Tendencia: Centro

Juanita Goebertus, 34 años. Congresista Partido Alianza Verde. (Crédito: Archivo particular)

Goebertus, que llega por primera vez a un cargo de elección popular con una de las votaciones más alta en la Cámara, dice que lo que le hace falta a Colombia pasar de la queja, de la indignación, a la acción para cambiar las cosas desde adentro.

Dice que para construir un país desde la diferencia es necesario reducir las brechas y construir una política mejor pública, “y eso implica tener un Congreso más incluyente”. Nos da cuatro claves para terminar con la polarización:

“Primero: no prejuzgar, realmente darse el trabajo de entender la posición del otro. Segundo: pararse en sus zapatos, entender por qué piensa de esa manera. No para justificarlo, pero sí para explicar su punto de vista. Tercero: pensar con creatividad. Si uno se queda con una tara y simplemente jalonando en un extremo no va a poder encontrar un punto central. Hay que garantizar que con creatividad se buscan esos puntos en común. Cuarto: estar dispuesto a ceder, a cambiar de opinión, a oír los argumentos del otro y ser capaz de acercarse un poco más al centro”.

Jezmy Lizbeth Barraza, representante a la Cámara por Atlántico
Edad: 27 años
Partido Liberal
Tendencia: Centro derecha

Jezmy Barrera, 27 años. Congresista por el Partido Liberal.

Barraza es una de las congresistas más jóvenes del nuevo Congreso. Allí propondrá solucionar uno de los problemas, que según ella, más preocupan a los jóvenes: la educación y el empleo. Y para superar la división en el país, propone un diálogo constructivo y escucha atenta a todos los sectores.

“Está claro que cada partido tiene diferentes mecanismos, diferentes pensamientos de cómo construir un mejor país. Lo que propongo es que a través del diálogo constructivo y la escucha atenta de cada propuesta podemos disminuir la polarización dentro del país”.

Paola Agudelo, senadora electa
Edad: 34 años
Partido MIRA
Tendencia: derecha

Ana Paola Agudelo, 34 años. Senadora electa por el Partido Mira.

Agudelo, que pasó de la Cámara al Senado en estas elecciones, dice que los jóvenes son claves para “liderar y participar en ideas innovadoras” pues de allí es donde viene el empoderamiento. Y para hacer de Colombia un mejor país, es necesario, según ella, “impregnar cada acción de valores” como el respeto, la transparencia y la honestidad.

“Desde luego en el país hay polarización, [pero] ¿qué es lo que debemos garantizar? Que esto no conlleve a una violencia. Dentro de la democracia las diferentes ideologías políticas podamos discutir y consensuar qué es lo que realmente le conviene al país… Construímos un país con valores, sobre todo con el respeto a las diferencias”.

Gabriel Santos, representante a la Cámara por Bogotá
Edad: 27 años
Partido Centro Democrático
Tendencia: derecha

Gabriel Santos, 27 años, Congresista por el Centro Democrático. (Crédito: Facebook)

Santos, que viene de una familia de políticos —su papá es el exvicepresidente Francisco Santos—, dice que los jóvenes tienen la responsabilidad de mostrarle a la gente por qué deben creer de nuevo en la política, pues allí es “donde se deben dar las grandes discusiones que permitan la transformación de un país tan desigual como Colombia”. Para hacer un mejor país, según él, es necesario combatir la corrupción con educación y volver los recursos públicos “sagrados”.

“Queremos liderar una bancada de Bogotá que jalone proyectos sin distingo político, sin color, sin ideología, sin género, sin religión, pero que beneficie a esta cuidad. Así se combate la polarización. Un puente no tiene ideología, un colegio, no tiene ideología, un hospital no tiene ideología y esos son los proyectos por los que tenemos que luchar en la diferencia y encontrar puntos en común en el próximo Congreso de la República”.