(CNN) — La visita sorpresa del líder de Corea del Norte, Kim John Un, a China puede indicar que Pyongyang necesita apoyo de su aliado más cercano para sus cumbres con Corea del Sur y Estados Unidos.

Kim se reunió con el presidente de China, Xi Jinping, y otros funcionarios de alto rango en Beijing esta semana. Observadores han dicho que habría sido muy inusual en él haberse reunido con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sin antes ver a Xi.

MIRA: Kim Jong Un, líder de Corea del Norte, y Xi Jinping, presidente de China, se reúnen en Beijing

Antes del viaje a Beijing, Kim nunca se había reunido con un líder extranjero desde que tomó el poder en 2011. China es el socio comercial y económico número 1 de Corea del Norte, y el único aliado militar.

Kim y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunirán el próximo mes, y una reunión propuesta con Trump está prevista que sea en mayo. Aidan Foster-Carter, un investigador senior honorario en la Universidad de Leeds, dijo que sería casi impensable para Kim reunirse con Moon y Trump sin haberse encontrado con Xi, dada la importancia de la alianza entre Corea y China.

Una alianza clave

Desde que Corea del Norte y Corea del Sur reabrieron las relaciones diplomáticas en febrero, Pyongyang ha estado presionando por una solución coreana a la crisis en la península, lo que los analistas dicen que es una forma de abrir una brecha entre Seúl y Washington.

MIRA: ¿Qué busca Kim Jong Un en su reunión con Corea del Sur?

Pero los movimientos recientes también dejaron a China, el aliado más importante de Corea del Norte, de algún modo marginada. Los dos países han sido aliados desde la Guerra de Corea, cuando Mao Zedong envió tropas a apoyar al abuelo de Kim, Kim Il Sung, y aún mantienen un acuerdo de defensa mutua bajo el cual se comprometen a "prestar inmediatamente asistencia militar y de otro tipo por todos los medios a su disposición" en caso de guerra o ataque extranjero.

Sin embargo, desde que Kim Jong Un tomó el poder en 2011, la relación se ha tensado. Kim purgó a varios funcionarios clave con lazos estrechos con Beijing, incluyendo a su tío, Jang Song Thaek. También enfureció a China al llevar a cabo pruebas nucleares y de misiles contra el objetivo declarado de Beijing de una península coreana desnuclearizada.

"La relación de Corea del Norte con China no ha sido muy buena en los últimos años, particularmente por la aceptación de sanciones internacionales por parte de China y el grado de implementación de las medidas", dijo James Hoare, miembro asociado de Chatham House y exdiplomático de Reino Unido en Corea del Norte. "Estos serán temas sobre los que los norcoreanos quieren hablar".

LEE: Corea del Sur busca calmar el nerviosismo de China por el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte

Hubo una gran seguridad en partes de Beijing donde se cree que están visitando funcionarios norcoreanos.

Diplomacia complicada

China ha enfatizado varias veces que apoya la desnuclearización de la península de Corea, y ha sugerido una solución de congelación de la crisis actual, mediante la cual Estados Unidos y Corea del Sur suspenden simulacros militares conjuntos a cambio de que Corea del Norte suspenda las pruebas de armas.

"A China le gustaría ser vista como el máximo pacificador en la región", dijo Adam Cathcart, experto en relaciones entre China y Corea en la Universidad de Leeds. "A los chinos les gustaría una victoria".

MIRA: Corea del Norte acepta congelar sus pruebas de misiles y celebrar una cumbre con Corea del Sur

Zhao dijo que Beijing está mucho más dispuesto que Estados Unidos a tolerar una Corea del Norte nuclear, al menos en el corto plazo.

"China ha aceptado durante mucho tiempo el status quo", comentó. "Está preparada para lidiar con la realidad nuclear y trabajar en un progreso gradual hacia el desarme de Corea del Norte".

"Estados Unidos se ha visto envuelto en una demanda imposible para la eliminación total de las armas nucleares de Corea del Norte", dijo Hoare.

"Los norcoreanos podrían acordar detener sus actuales programas, tanto de misiles como de desarrollo nuclear, pero no creo que retrocedan: consideran que [el programa nuclear] es esencial para preservar su existencia".

El experto en Corea del Norte Foster-Carter dijo que "alguien de cualquier lado tiene que encontrar una fórmula inteligente que sea suficiente para convencer a los estadounidenses de que algún tipo de proceso de desnuclearización está sobre la mesa o comenzando", mientras se permite que Corea del Norte afirme internamente que no sacrificó sus capacidades de disuasión.