(CNN) - Funcionarios de la Casa Blanca dijeron este lunes que el gobierno del presidente Donald Trump está buscando otro impulso legislativo en temas de inmigración, pero cuando fueron presionados dijeron que el esfuerzo sería en gran medida el mismo que la administración ha estado intentando sin éxito desde el año pasado.

Los comentarios se dieron en una llamada telefónica este lunes con reporteros, una conferencia para respaldar una cadena de tuits enviados por el presidente Donald Trump durante el fin de semana y el lunes, impulsando una línea dura en inmigración, quejándose de la Acción diferida para los llegados en la Infancia (DACA), de la inmigración ilegal y de México.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió una serie de tuits todo el fin de semana sobre inmigrantes indocumentados y el fin de DACA.

En la llamada, que fue llevada a cabo bajo la condición de que los portavoces no serían citados con nombre propio, se volvieron a discutir en gran medida los puntos centrales del gobierno en temas de inmigración y se dijo que las disposiciones de la ley de inmigración estadounidense e internacional tenían “vacíos legales” que contrabandistas humanos malinterpretan para alentar a los posibles inmigrantes a viajar a Estados Unidos.

Un alto oficial de la Casa Blanca dijo que Trump y sus aliados seguirán presionando para obtener una larga lista de políticas agresivas que el gobierno ha estado pidiéndole al Congreso desde que dio a conocer su lista de prioridades en octubre.

“El Departamento de Seguridad de Estados Unidos (DHS por sus siglas en inglés) está trabajando en otro paquete legislativo, obviamente hemos hablando de esto durante muchos meses, incluso cuando enviamos las prioridades de inmigración al Congreso en octubre que básicamente cerrarían estos vacíos legales, para que podamos tener un sistema de inmigración legal y salvar muchas vidas en ambos lados de la frontera”, dijo el funcionario.

El gobierno propuso una versión un tanto reducida de su lista de deseos en un marco de trabajo para un trato que salvara DACA, un programa que protege a los jóvenes inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños, y que Trump está tratando de terminar.

La propuesta de la Casa Blanca no pudo obtener ni siquiera 40 votos entre los 100 miembros del Senado. El funcionario aseguró que cualquier político que se opusiera a los cambios que la Casa Blanca busca está apoyando la inmigración ilegal.

“Si te opones a esos cambios, como lo hacen los demócratas, básicamente estás diciendo que quieres oleadas infinitas de inmigrantes indocumentados”, dijo el funcionario.

Los demócratas, moderados y grupos de derechos humanos, dicen que las medidas apoyadas por la Casa Blanca son contrarias a los derechos humanos y a los derechos constitucionales en algunos casos, y en otros son mucho más complicados de lo que dice el gobierno. También argumentan que unir las disposiciones a un acuerdo estrecho de DACA podría ser duramente punitivo contra los inmigrantes y no les ofrecería muchas protecciones a cambio a aquellos que han vivido pacíficamente, aunque ilegalmente, en Estados Unidos durante años.

El funcionario en la llamada se negó a explicar lo que el presidente quería decir cuando tuiteó “NO MÁS ACUERDO DE DACA”, diciendo que el gobierno quiere evitar cualquier flujo de inmigrantes indocumentados en el futuro.

“Creo que el punto era que la legislación que presentamos (a principio de este año) estaba designada para tener como parte de ella un componente extremadamente fuerte de disuasión y prevención”, dijo el funcionario. “El punto era que no queríamos crear una crisis humanitaria y crear olas interminables de inmigración ilegal”.

- Kevin Liptak de CNN contribuyó con este reporte.