(CNN Español) — Con la campaña electoral recién iniciada este 30 de marzo en México, las dudas sobre la seguridad de los candidatos afloraron. El mismo secretario de gobernación, Alfonso Navarrete Prida, reconoció el lunes a los periodistas que el estado de Guerrero, al suroeste del país, tenía un problema de seguridad.

En este contexto, el pasado Viernes Santo, 30 de marzo, el obispo de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa (Guerrero, México), Salvador Rengel, se reunió con líderes criminales de la zona y les pidió que no atentaran contra la vida de los candidatos, algo a lo que ellos accedieron, confirmó Benito Cuenca, vocero diocesano, a CNN en Español.

MIRA: 5 cosas que no sabías sobre Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial en México

"Quise hablar con ellos para que no hubiera más asesinatos a candidatos y me prometieron que iban a evitar eso, que iban a dejar una elección libre para que lo que prevalezca sea la elección del pueblo", contó el obispo a la prensa días después de la reunión.

Cuenca explicó a CNN en Español que el obispo "no habla de pactos" sino que "hace de intermediario" con el objetivo de "pacificar el estado y que las partes pongan la parte que les toca" para conseguir este objetivo. "Su labor es pastoral", insistió el vocero. "Es una persona pública y tiene derecho a atender a sus feligreses en favor de la paz", argumentó.

En una conversación telefónica, Cuenca señaló la preocupación de la Diócesis porque "ya había habido en Guerrero muchísimos líderes políticos asesinados" y que no querían "más muertes". Por ello, el obispo exhortó a los líderes del narcotráfico con los que se reunió —no especificó quiénes— "a que no se dieran más muertes y que dieran libertad a los candidatos a que expresaran sus propuestas de sus políticas de desarrollo para el estado y el país", dijo Cuenca.

"En ese contexto, los líderes con los que se reunió expresaron que se comprometían a hacerlo con dos condiciones", continuó relatando Cuenca, que aseguró que dichas condiciones eran que no se compraran votos y que ese dinero se invirtiera en el pueblo y sus necesidades y que los candidatos hicieran promesas que fueran a cumplir.

MIRA: Critican a la fiscalía de Guerrero por el caso de sacerdotes asesinados

Tras conocerse la reunión, las reacciones en México no se han hecho esperar. Mientras que los obispos se han mostrado de acuerdo con Rengel y le apoyaron, según señaló este miércoles el periódico El Sur, cargos legislativos se opusieron a que la Iglesia se metiera en temas electorales.

Soldados frente a una comisaría después de un crimen en Acapulco, Guerrero, el 30 de marzo de 2018. (Crédito: FRANCISCO ROBLES/AFP/Getty Images)

Soldados frente a una comisaría después de un crimen en Acapulco, Guerrero, el 30 de marzo de 2018. (Crédito: FRANCISCO ROBLES/AFP/Getty Images)

Protección de candidatos electorales en México

El lunes, el secretario de Gobernación indicó a los periodistas que desconocía el contexto en el que se había desarrollado la reunión, pero, destacó, "lo que es un hecho es que el gobierno mexicano no negocia la aplicación de la ley, y no hay posibilidad alguna de que eso ocurra".

Navarrete reconoció que sí hay "un problema en Guerrero. Sí ha habido temas con candidatos en materia de seguridad, sí ha habido ejecuciones en una zona cercana al Chilpancingo, que es Chilapa, y sí tenemos obligación de entrar a estos lugares y aplicar la ley, no el uso desmedido de la fuerza, sino poner a disposición de juez a quien la haya infringido, y tenemos identificado el grupo que generó violencia", respondió a los reporteros, según un audio grabado por la Secretaría de Gobernación y enviado a CNN en Español.

Tras esto, Navarrete dijo que esta misma semana se presentaría el protocolo de protección de los candidatos de las elecciones, algo que se hizo este miércoles. En una rueda de prensa de Navarrete junto al director del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, se explicó que este protocolo, existente desde 2006, garantiza a los candidatos elctorales que lo pidan "respaldo institucional", informó Navarrete.

"Con el protocolo de protección a candidatos presidenciales, el Gobierno de México procura las condiciones de Seguridad y Gobernabilidad democrática para un proceso electoral limpio y transparente", tuiteó Navarrete.

Marco Antonio Baños, consejero del Instituto Nacional Electoral, opinó este martes que la seguridad de los candidatos era una responsabilidad de los gobiernos y que, aunque agradecía el gesto al obispo, "también es un hecho que la Iglesia no debe tener participación en temas electorales", reportó Notimex.

MIRA: Asesinatos de alcaldes empañan proceso electoral en México

"Las campañas empezaron apenas el viernes y no hemos recibido todavía ninguna solicitud de seguridad, pero lo más seguro es que aparezcan ya en breve esas solicitudes y que las turnemos de inmediato", precisó Baños, según se indica en la nota de Notimex.

Baños, además, recordó que los acuerdos con el crimen organizado son ilegales.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Armando Luna, señaló que ni prelados ni ciudadanos individuales deben negociar con delincuentes, según reportó Notimex este martes.