(CNN) – Mientras continúa la investigación para determinar por qué una atacante mujer abrió fuego este martes en la sede de YouTube, en el norte de California, los datos revelan que es muy extraño que ellas ejecuten tiroteos de este tipo. Esto hace de este incidente uno bastante inusual.

El ataque se produjo en las instalaciones de San Bruno, California, donde una mujer disparó e hirió a tres personas y después, aparentemente, se quitó la vida, según informaron las autoridades.

De acuerdo a Ed Barberini, jefe de la policía de San Bruno, parece que ella se suicidó con una pistola. La mujer fue identificada como Nasim Najafi Aghdam, de 39 años y originaria de San Diego, California.

Los motivos del tiroteo aún no están claros.

De acuerdo a un estudio del FBI, las mujeres casi nunca protagonizan tiroteos activos. La agencia estudió este tipo de ataques, definidos como “un individuo que participa en matar o en intentar asesinar a personas en una área confinada y habitada” dentro de Estados Unidos. En solo 9 de los 220 tiroteos que identificó el FBI, es decir cerca del 4%, los atacantes fueron mujeres, como lo revela la lista de la agencia entre el año 2000 y 2016.

Durante esos incidentes, las mujeres usualmente estuvieron armadas con pistolas y abrieron fuego dentro de universidades, empresas o sus lugares de trabajo tanto actuales como anteriores, indica la lista.

El reciente ataque en las oficinas de YouTube podría no calificar como un tiroteo masivo ni como asesinato, debido a que las tres víctimas están hospitalizadas con heridas.

Pero, en general, hay menos mujeres tras los homicidios con armas de fuego, señaló Adam Lankford, profesor de justicia criminal en la Universidad de Alabama.

Información del FBI indica que en 2016 el 7,6% de los delincuentes homicidas fueron mujeres.

“Las investigaciones muestran que, básicamente, los hombres cometen más homicidios que las mujeres, independientemente del subtipo del homicidio”, sostuvo Lankford.

Cuando se trata de tiroteos masivos no hay una única definición aceptada. The Gun Violence Archive, que recopila datos sobre la violencia de armas, los define como un incidente en el que un criminal dispara o asesina cuatro o más persona. Y para el Servicio de Investigación para el Congreso (CRS, por sus siglas en inglés) un tiroteo masivo es cuando el perpetrador asesina a cuatro o más personas, selecciona a sus víctimas al azar, y ataca en un espacio público.

Pero es muy extraño que sean mujeres quienes ejecuten dichos incidentes.

“Los hombres cometen la abrumadora mayoría de los tiroteos masivos, básicamente, por las mismas razones que cometen gran parte de los crímenes violentos”, explicó Dewey G. Cornell, psicólogo clínico forense y director del Virginia Youth Violence Project de la Universidad Virginia, en un correo electrónico enviado a CNN en la noche de este martes.

"Los hombres tienden a ser más violentos que las mujeres debido a una compleja interacción de factores evolutivos y psicosociales. Los hombres suelen ser más agresivos y menos inhibidos ante la empatía, además los hombres angustiados parecen estar menos dispuestos a recurrir a otros para pedir ayuda", escribió Cornell.

Todos los perpetradores en los 28 ataques masivos de 2017 eran hombres: no hubo ninguna mujer, según un informe del Servicio Secreto de Estados Unidos.

Una investigación liderada por Lankford, que fue publicada en la revista Violence and Victims, analizó 292 atacantes de tiroteos masivos alrededor del mundo entre 1966 y 2012 y descubrió que solo uno fue una mujer.

Cuando se le preguntó por qué las mujeres rara vez están detrás de estos ataques, Lankford afirmó: “Realmente no podemos responder a la pregunta sobre las diferencias entre los atacantes masculinos y femeninos porque no tenemos suficientes atacantes mujeres. El problema, o la buena noticia, es que no tenemos la cantidad necesaria de mujeres para una muestra estadísticamente significativa”.

Eso no quiere decir que no haya casos en los que las mujeres ejecutaron tiroteos masivos mortales.

Syed Rizwan Farook y su esposa Tashfeen Malik masacraron a 14 personas en una fiesta de 2015 en San Bernardino, California. Farook había trabajado con el Departamento de Salud de ese condado y justamente era el anfitrión cuando se produjo el ataque. La pareja murió en un intercambio de disparos con la policía.

El 30 de enero de 2006, Jennifer San Marco visitó su antiguo lugar de trabajo, un centro de distribución postal en Goleta, California, y mató a tiros a seis empleados después de asesinar a un vecino. Después, ella se suicidó.

Steve Almasy y Sonya Hamasaki contribuyeron a este informe.