(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, trató el miércoles de aplacar las ansiedades económicas sobre los aranceles recientemente anunciados por China y Estados Unidos.

"No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra fue perdida hace muchos años por las personas tontas o incompetentes que representaban a EE.UU.", tuiteó Trump, y agregó: "Ahora tenemos un déficit comercial de 500.000 millones de dólares al año, con el robo de propiedad intelectual de otros 300.000 millones de dólares. ¡No podemos permitir que esto continúe!".

Después tuiteó: "Cuando tienes ya un déficit de 500.000 millones de dólares, ¡no puedes perder!".

MIRA: ¿Afectarán al consumidor los nuevos aranceles bilaterales entre China y EE.UU.?

El presidente aparentemente se estaba refiriendo a un déficit de 506.000 millones de dólares en exportaciones chinas a Estados Unidos en 2017. Sin embargo, el déficit con China es cercano a 337.000 millones de dólares en bienes y servicios, según datos del Despacho de Análisis Económico de Estados Unidos.

Las proclamas de Trump se producen en medio de un golpe por golpe sobre las restricciones al comercio en el que decidió participar.

El martes, la administración de Trump publicó una lista de unos 1.300 exportaciones de China (por un valor de unos 50.000 millones anuales) con la intención de apuntarles con los aranceles del 25%. China respondió el miércoles, con su ministro de Comercio anunciando sus planes de imponer sus propios aranceles del 25% a exportaciones de Estados Unidos por valor de 50.000 millones de dólares. Los 106 productos afectados incluirán aviones, automóviles y soja.

LEE: Dientes artificiales, jeringas, lanzallamas y más: los productos chinos a los que EE.UU. le pondrá aranceles

Tras los tuits de Trump el miércoles por la mañana, el consejero económico jefe de la Casa Blanca, Larry Kudlow, también intentó minimizar los temores de la guerra comercial, diciendo a los periodistas fuera de la Casa Blanca que la amenaza del presidente de nuevos aranceles a China es solo una posición de negociación.

Al pedirle una explicación sobre el tuit del presidente y si él estaba de acuerdo con el sentimiento de que no puede perder una guerra comercial, Kudlow respondió: "No tengo muy claro a qué se refiere".

Kudlow reconoció que las posibilidades de que los aranceles contra China nunca se materialicen "no son cero", pero dijo que le correspondería a Trump decidir qué aranceles se gravan.

Kudlow se opuso vocalmente a la decisión de Trump de imponer tarifas generales de aluminio y acero antes de unirse a la administración, pero el miércoles dijo que apoya la decisión de Trump de apuntar a China por robo de propiedad intelectual y otros desacuerdos comerciales.

El creciente intercambio de aranceles entre EE.UU. y China tiene a muchos analistas, y a los mercados, temiendo una potencial guerra comercial.

LEE: El Dow se hunde tras el anuncio de los aranceles de China

El mes pasado, después de que la administración anunciara nuevas tarifas de acero y aluminio, Trump tuiteó que "son buenas".

"Cuando un país (EE.UU.) está perdiendo muchos miles de millones de dólares en comercio con prácticamente todos los países con los que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", escribió en Twitter. "Por ejemplo, cuando hemos bajado 100.000 millones de dólares con un país determinado y se ponen ingeniosos, ya no intercambian, ganamos a lo grande. ¡Es fácil!"

Patrick Gillespie, Daniel Shane, Ivana Kottasová y Jethro Mullen contribuyeron a esta nota.