(CNN) — El abogado que representó a la estrella del porno y a la modelo de Playboy en los acuerdos para ocultar sus acusaciones de encuentros sexuales con Donald Trump a cambio de pagos de seis cifras dijo que no se ha dicho "toda la verdad" sobre el escándalo ahora público.

En entrevistas exclusivas con CNN, el abogado Keith M. Davidson dijo que pensaba que sus clientas Stormy Daniels y Karen McDougal estaban contando la verdad sobre sus relaciones con Trump, pero que los detalles sobre sus contactos en las semanas recientes y su rol en las negociaciones no habían sido mostrados del todo.

Davidson dijo que había sido contactado en las últimas semanas por el abogado personal de Trump, Michael Cohen, quien le animó a revelar lo que sabía sobre sus clientas y sus acuerdos. Dijo que Cohen le argumentó que las mujeres habían renunciado a la privacidad entre abogado y cliente al contar sus historias en público.

"Sugirió que sería apropiado para mí el ir a los medios y contarlo todo", dijo Davidson.

Trump ha negado las relaciones tanto con Daniels como con McDougal.

Davidson dijo que consultó con un abogado de ética, quien no estaba de acuerdo con el consejo de Cohen. Como resultado, dijo que aún siente que éticamente no debe revelar detalles sobre sus conversaciones con Daniels y McDogual, o dar información sobre su trabajo en este tema. También se defendió contra las acusaciones de sus exclientas de que él no había mirado por ellas o sus intereses. McDougal incluso le acusó en el tribunal con documentos de colusión con los socios de Trump mientras que pretendía defenderlas.

MIRA: ¿Tendrá Trump que testificar bajo juramento en el caso de Stormy Daniels?

Pero debido a que la ética jurídica le impide hablar de sus casos, "Siento que estoy peleando con una mano atada a la espalda", agregó.

Michael Avenatti, el actual abogado de Daniels, dijo que Davidson "no debería hacer ningún comentario a la prensa sobre el asunto". Y agregó: "Dicho esto, obviamente todos los los hechos aún no se han divulgado, como venimos diciendo desde hace semanas".

Davidson habló ampliamente sobre su práctica legal, que según dijo fue un contexto importante para entender cómo llegó a representar a McDougal y Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford. Y también detalló varios intercambios que tuvo con Cohen tanto antes como después de las elecciones.

Mira: Tres mujeres contra Trump: una actriz porno, una conejita Playboy y una exconcursante de "The Apprentice"

En uno de los comentarios más reveladores, Davidson reconoció haber contactado a Cohen durante el tramo final de la campaña presidencial de 2016 para hacerle saber que acababa de negociar un acuerdo con una poderosa compañía de medios y McDougal, quien efectivamente mantuvo sus acusaciones de una aventura con Trump fuera de la vista del público.

Lo hizo a pesar de que ni Cohen ni Trump eran partes oficiales del caso. Consideró la llamada "una cortesía profesional".

En una serie de entrevistas de amplio alcance con CNN, Davidson, que es abogado Beverly Hills, California, se describió a sí mismo como un niño de cuello azul de Massachusetts, el hijo de un bombero. Como joven abogado, dijo que esperaba usar lo que había aprendido en la facultad de derecho para defender al desvalido.

Empezó a acumular clientes en la industria del entretenimiento y, en concreto, en la del entretenimiento para adultos.

MIRA: Exmodelo de Playboy rompe el silencio sobre supuesto amorío con Donald Trump

Dijo que no recuerda cómo se forjó esa conexión por primera vez, pero en algún momento se dio cuenta de que había desarrollado una reputación de ser un tipo recurrente para ciertos tipos de casos.

El abogado señaló que el puñado de casos que han "salido a la superficie", incluidos los que involucran a Daniels y McDougal, son la excepción, no la regla.

Prefiere trabajar "manteniendo un bajo perfil" y mantener a sus clientes, y a sí mismo, fuera de las noticias. Entre sus mejores resultados, dijo Davidson, se encuentran casos de los que nadie ha oído hablar, porque los mantuvo en secreto.

"Estoy como en el negocio secreto", dijo el abogado de 47 años.

Davidson se negó a hablar de sus conversaciones o interacciones con McDougal debido a la relación de abogado-cliente. Pero desde entonces ha declarado públicamente que negoció un acuerdo en su nombre con American Media Inc., la empresa matriz del National Enquirer. Le pagaron 150.000 dólares por los derechos de su historia, que el tabloide no publicó. El acuerdo también proporcionó otras ventajas, como su aparición en portadas de revistas y la oportunidad de escribir columnas.

LEE: ¿Por qué Trump, que ha criticado a todo el mundo, ha guardado silencio sobre Putin y Stormy Daniels?

En una entrevista con Anderson Cooper de la cadena CNN, la actriz dijo que inicialmente consideró que el acuerdo era "ganar-ganar" porque no quería que su historia se hiciera pública y quería resucitar su carrera. Pero desde entonces ha presentado una demanda que busca ser liberada del acuerdo y acusó a Davidson de "trabajar en estrecha colaboración con los representantes del señor Trump, mientras que pretende representarla".

Davidson negó esas acusaciones. También refutó las denuncias que Daniels hizo en una entrevista de "60 Minutes", sugiriendo que la presionó para que firmara cartas negando su supuesto amorío después de que las noticias del trato se hicieran públicas.

Aseguró que representó a McDougal y Daniels "celosamente" en la búsqueda de "sus objetivos en ese momento".

Davidson se negó a decir si sus clientes le presionaron para asegurarle tratos antes de las elecciones. Tampoco comentaría sobre el impacto que una pérdida de Trump puede tener sobre el valor de tal trato.

"Lo que puedo decir es que el tiempo lo es todo", dijo Davidson.