(Crédito: OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Iba a ser otra remontada histórica, iba a ser la consagración de la Juventus. Iba.

Pero en tiempo de reposición, cuando el Real Madrid perdía 3-0 en casa (después de que contra todo pronóstico Juventus empató la serie), el árbitro cobró un penalti al favor del conjunto merengue. Los italianos se quejaron, Buffon fue expulsado y Cristiano Ronaldo se dispuso a cobrar.

No falló.

Real Madrid llega por octava vez consecutiva a una semifinal de la Champions League.

Keylor Navas tuvo una noche muy pobre bajo el arco del Madrid. Mario Mandzukic metió doblete y Matuidi el tercero. La serie estaba empatada.

Pero en el 90 + 8 cobraron penal por falta a Lucas Vásquez y Cristiano Ronaldo sacó la casta. Fue certero y puso al equipo de Zidane, de nuevo, en semifinales.

El Real Madrid se salvó de ser humillado como el Barcelona ayer. Mucho hubiesen querido los culés que eso ocurriera, pero el equipo de Zidane tiene claro su objetivo (sin Copa y con la Liga prácticamente perdida): levantar la Champions otra vez, por tercera vez consecutiva.