(CNN) - Los visitantes que llegan al rancho de Deborah Giannecchini en Modesto, California, verán un jardín bien cuidado, cuatro perros pequeños que saludan a los visitantes con entusiasmo y un cartel exhibido prominentemente en su sala de estar que dice “nunca es tarde para vivir felices para siempre”.

Ella lo compró cuando tenía 62 años, después de casarse con su marido, Leland, pero también representa su misión actual: ayudar a otras mujeres a evitar el dolor que ella está experimentando y permitirles que tengan sus propios finales felices.

Deborah Giannecchini demandó a Johnson & Johnson e Imerys Talc America. Ella tiene cáncer de ovario después de usar durante muchos años el polvo para bebé de J&J.

Giannecchini está viviendo con lo que es considerado un cáncer terminal de ovarios. “Eso es lo que dicen. Estoy tratando de probar que no es así”, dice ella. “No le deseo esto a nadie. Y si puedo salvar la vida de una persona, entonces he hecho mi trabajo”.

Como ella, miles de personas aseguran que desarrollaron cáncer de ovario después de usar un artículo de tocador común como parte de su rutina de higiene femenina. Ellas usaron polvo a base de talco, comúnmente conocido como talcos o polvos para bebé, aunque algunos productos en polvo para bebés están basados en almidón de maíz. Se cree que los productos a base de almidón de maíz no causan problemas de salud.

Unas 4.800 mujeres y sus familias han demandado al gigante farmacéutico Johnson & Johnson, que ha vendido el producto a base de talco Johnson's Baby Powder por más de 100 años. Muchas mujeres como Giannecchini que han buscado ayuda en las cortes han dicho que quieren que la compañía, por lo menos, ponga una etiqueta de advertencia en los empaques de los talcos.

Un puñado de compañías fabricantes de talco han hecho justo eso. Por ejemplo, el producto Shower & Bath Absorbent Body Powder de Assured, dice que está “destinado solo para uso externo” y agrega que “la aplicación frecuente del talco en el área genital femenina puede aumentar el riesgo de cáncer de ovario”.

Johnson & Johnson argumenta que un aviso como ese podría ser confuso, porque aunque la compañía regularmente ha expresado simpatía por aquellas mujeres, ha negado vehementemente que sus talcos tengan algo que ver con el cáncer de ovario. Un puñado de científicos han respaldado a la compañía en la corte. Y otros científicos han respaldado las acusaciones de las mujeres.

  • Mira en este video: Johnson & Johnson pagará 55 millones de dólares por caso de cáncer

El tema es un debate creciente en la comunidad científica. Algunos estudios han encontrado que las mujeres enfrentan un riesgo cada vez mayor de cáncer de ovario con el uso del talco en el área genital, pero otros no.

En la intersección de este debate están los abogados que están poniendo a la ciencia bajo microscopios en las cortes de todo el país. Han mostrado a los jurados memorandos internos selectos de la compañía que, dicen ellos, sugieren que Johnson & Johnson ha estado consciente de este problema potencial durante décadas y no ha hecho nada.

El consejo líder de Johnson & Johnson ha argumentado en dos de los casos que las demandas se tratan de dinero, en vez de tratarse sobre ciencia.

“Mi opinión sobre la litigación del cáncer de ovarios es que son abogados demandantes bien financiados que están exagerando la ciencia y sacándola de contexto para asustar a las personas y asustar al público con la finalidad de forrarse los bolsillos”, dijo Bart Williams, uno de los abogados de Johnson & Johnson. “Creo que están equivocados científicamente. Creo que están equivocados legalmente y creo que la evidencia muestra que la ciencia no admite la conexión entre el uso de talco y el cáncer de ovario".

Johnson & Johnson no es la única compañía fabricante de talcos que ha sido demandada por reclamaciones de cáncer de ovario, aunque la mayoría de demandas incluyen a la compañía porque sus productos han dominado el mercado durante más tiempo. Algunas demandas mencionan otras compañías como Valeant Pharmaceuticals, que ahora es propietaria de la marca Shower to Shower (de la que era dueña J&J hasta 2012).

Valeant no concedió una entrevista, pero envió un comunicado.

“La seguridad de nuestros productos y clientes que los usan es la prioridad más alta de nuestra compañía”, dice el comunicado. “Shower to Shower es un producto seguro y efectivo, y el consenso médico y científico es que esos productos no causa cáncer de ovario”. El comunicado fue firmado por Lainie Keller, vicepresidente de comunicaciones corporativos de Valeant Pharmaceuticals International Inc.

“Es importante notar que casi todas las demandas alegan el uso de Shower to Shower antes de 2012 cuando nuestra compañía adquirió el producto. Dado nuestro papel limitado y las sólidas defensas legales, fácticas y científicas, no creemos que las reclamaciones se establezcan con éxito contra nuestra compañía”, agrega el comunicado.

Otras demandan señalan el talco Gold Bond, fabricado por Chattem Inc., una compañía de Sanofi, que no respondió a nuestras peticiones de comentario.

Algunas demandas incluyen Imerys Talc America, que provee el talco que se usa en algunos de los polvos.

“Seguimos confiados en el consenso de las agencias del gobierno y las organizaciones científicas profesionales que han revisado la seguridad del talco, de que el talco es seguro”, dijo en un comunicado Gwen Myers, portavoz de Imerys Talc America. “Imerys Talc America simpatiza con las mujeres que sufren de cáncer de ovario y espera que los esfuerzos de la comunidad científica sean dirigidos hacia el hallazgo de las verdaderas causas de esta terrible enfermedad”.

Un lote relacionado de demandas contra Johnson & Johnson argumenta que su talco para bebé está contaminado con asbesto y que esa sustancia está causando que las mujeres desarrollen mesotelioma de cáncer. Los dos minerales a menudo se extraen cerca el uno del otro, aunque desde la década de 1970, se ha requerido que el talco utilizado en todos los productos de consumo sea libre de asbesto.

Johnson & Johnson dice que su talco no contiene asbesto. Un jurado en California falló a favor de Johnson & Johnson en una de las demandas por asbesto, en noviembre del año pasado.

Los abogados que argumentan que el talco en sí es el problema han tenido un rápido éxito en convencer a jurados en Dakota del Sur, Missouri y California de que hay una conexión con el cáncer, y han ganado cientos de millones de dólares para sus clientes. En octubre, los jueces revisaron dos de esos veredictos.

En un caso contra J&J, que involucra a Jacqueline Fox, que murió cuatro meses después de que un jurado le otorgara 72 millones de dólares, un juez de un tribunal de apelación de Missouri dictaminó que la mujer de Alabama no usó el producto en Missouri y que, por lo tanto, el caso no debería ser llevado allí. La corte revocó el veredicto debido a problemas jurisdiccionales.

En el otro, un caso de California que involucraba a Johnson & Johnson y a Eva Echeverría, que también murió después de un veredicto favorable a su favor, el juez revocó la decisión diciendo que hubo “evidencia insuficiente en cuanto a la causalidad de ambos acusados”.

Cada uno de los cinco casos que ha tenido un veredicto favorable para el demandante se encuentra en varias etapas de apelación. J&J ganó uno de los casos de altos en marzo, cuando un jurado de Missouri halló que el talco para bebé no le causó el cáncer de ovario a una mujer de Tennessee.

Aunque los equipos legales están investigando miles de casos potenciales, lo que está menos claro es a dónde conducirá la ciencia y cuál será el futuro de un producto icónico que se encuentra en las estanterías de los baños de todo el mundo.