(CNN) - La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado vota este lunes la nominación de Mike Pompeo para ser el próximo secretario de Estado, pero el voto podría ser un desaire histórico a un nominado que espera ser el más alto diplomático del país.

Los demócratas de la comisión así como el senador republicano Rand Paul esperan votar contra Pompeo, lo que podría generar un reporte sin una recomendación favorable. Pero aún así se espera que los republicanos presenten la candidatura de Pompeo para que sea sometida a votación y que el nominado del presidente Donald Trump sea confirmado.

El director de la CIA Mike Pompeo, elegido por Trump como nuevo secretario de Estado, durante una audiencia de confirmación en el Senado, el 12 de abril de 2018. (Crédito: Photo/Alex Brandon)

La votación será este lunes a las 5 p.m., hora local. Y según las previsiones, esta sería la primera vez en la historia que una nominación de Secretario de Estado no tenga una recomendación favorable de todo el Senado.

El presidente de la Comisión, el senador Bob Corcker, de Tennessee, dijo en el programa State of the Union de CNN que el nominado debería ser “confirmado abrumadoramente”, mientras que una de las senadoras republicanas moderadas, Susan Collins, de Maine, le dijo a NBC que planea votar por la confirmación de Pompeo.

El pasado jueves la senadora Heidi Heitkamp fue la primera demócrata en anunciar formalmente su apoyo a Pompeo. Asumiendo que ningún otro demócrata cambie de posición, el de Heitkamp le daría los votos necesarios a Pompeo para ganar la nominación.

Entre tanto, la elección de Donald Trump para reemplazar a Pompeo en la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, no tendrá su audiencia de confirmación en el Senado sino hasta el 9 de mayo, pero la semana pasada la agencia desclasificó un memorando interno que absuelve a Haspel de la responsabilidad de destruir videocasetes que muestran sesiones del llamado submarino (una técnica de tortura que es un simulacro de ahogamiento) contra sospechosos de terrorismo en 2005. La agencia argumenta que este memorando debería satisfacer algunas de esas demandas, pero algunos demócratas no estaban contentos el documento, por lo que se espera que el tema siga apareciendo esta semana.

Haspel se ha reunido con senadores de ambos partidos antes de su audiencia, y se espera que esas discusiones uno a uno continúen esta semana.

Los demócratas también presionarán a los líderes republicanos para que lleven a votación un proyecto de ley bipartidista para evitar que el fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller, sea despedido por el presidente Donald Trump. Esa votación está programada en la Comisión Jurídica este jueves. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConell dijo la semana pasada que no presentaría tal propuesta, diciendo que la legislación no es necesaria, pero miembros de ambos partidos de la Comisión Jurídica han dicho que continuarán adelante con la legislación.