(CNN Español) - Peritos de la Dirección de Criminalística de la Policía Nacional de Perú identificaron al hombre asesinado por una turba en la región Ucayali como el canadiense Sebastain Paul Woodroffe.

Woodroffe era el principal sospechoso del asesinato de la lideresa del pueblo amazónico shipibo-konibo Olivia Arévalo, ocurrido el jueves pasado cuando recibió varios disparos, según informaron autoridades peruanas.

El Poder Judicial anunció el lunes que ordenó la detención preliminar de dos personas implicadas en el asesinato del canadiense. Según autoridades del Ministerio Público los ciudadanos que lincharon a Woodroffe sospecharon que él mató a la líder indígena.

Luego de dos días de investigación, fiscales del caso lograron ubicar el lugar donde el cadáver del canadiense fue enterrado. El cuerpo de Woodroffe “presenta algunas lesiones múltiples en el cuerpo y al parecer su muerte fue por estrangulación”, indicó el Ministerio Público.

Las autoridades peruanas han detenido a dos hombres sospechosos de linchar al canadiense en una remota zona de la selva amazónica del país.

Los sospechosos fueron identificados por un video publicado en las redes sociales que supuestamente mostraba el asesinato de Woodroffe, según los medios estatales peruanos Andina, que citó declaraciones de un fiscal principal.

La agencia estatal Andina informó que el cadáver de Woodroffe fue trasladado a la morgue de Pucallpa. La prueba relacionada con “absorción atómica que determinará si el canadiense disparó a la nativa, fue enviada a Huancayo, región Juním”, informó el medio estatal.

CNN pidió un comentario al departamento de Relaciones Exteriores de Canadá, “Canada extiende sus más profundas condolencias por los reportes del asesinato de Olivia Arévalo Lomas, una anciana indígena y defensora de los derechos humanos de la comunidad Shipobo-Konibo en la región de Ucayali en Perú. También estamos enterados que un canadiense murió en un incidente relacionado. Servicios consulares están siendo dados a los familiares del canadiense”, fue su respuesta escrita.

La Federación de Comunidades Nativas de Ucayali y Afluentes, emitió un comunicado en el que condenan el asesinato de Arévalo. “Hacemos un llamado a la opinión nacional e internacional para que el estado peruano brinde garantías la vida de otros líderes indígenas del pueblo Shipibo Konibo que hoy enfrentan amenazas de muerte, hostigamientos”, publicó Feconau.

Las Naciones Unidas en Perú también se pronunciaron sobre el asesinato. “Proteger la voz, el trabajo y la vida de quienes defienden los derechos de los pueblos indígenas es clave para avanzar en desarrollo, y un compromiso que el Perú debe seguir fortaleciendo”, dijo la prganización en Twitter.

Representantes del Ministerio Público y la policía informaron que continúan las investigaciones para esclarecer la muerte de Arévalo y el ciudadano extranjero.