(CNN Español) - La Organización de Naciones Unidas (ONU) exigió este martes a las autoridades de Nicaragua "garantizar que se realicen investigaciones prontas, exhaustivas independientes y transparentes" sobre las muertes ocurridas durante las protestas masivas que ocurren en el país centroamericano desde la semana pasada.

Estas investigaciones no solo deben remitirse a develar las causas de los decesos, sino también a todo acto de violencia "incluido el saqueo, presuntamente cometidos durante las protestas", se lee en el comunicado.

Según cifras del gobierno anunciadas el viernes de la semana pasada, al menos 10 personas han muerto en las manifestaciones. Sin embargo, el Equipo de Datos SOS Nicaragua y la Iniciativa Nicaragüense Defensoras de Derechos Humanos registraron la muerte de la menos 28 personas en las manifestaciones.

LEE: Nicaragua, la revolución carcomida

La preocupación de la ONU no se limita solo a los fallecidos, sino también a las "decenas de personas" que han resultado "heridas o detenidas en los últimos días", de acuerdo al comunicado emitido por la entidad a través de Liz Throssell, vocera de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Un manifestante muestra un afiche exigiendo la búsqueda del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. (Créditos: INTI OCON/AFP/Getty Images)

Este pedido de investigaciones se suma a la condena sobre los hechos de violencia en Nicaragua que la ONU expresó este domingo.

Aunque Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, derogó este domingo la ley con los cambios en la reforma de pensiones que originaron las protestas, para la ONU es probable que estas no cesen.

En tanto, este martes la Policía de Nicaragua aseguró haber liberado a los manifestantes que detuvo durante las manifestaciones. La institución precisó en un comunicado que los detenidos fueron entregados a sus familiares y, en algunos casos, a “comisiones de sacerdotes”.

¿Por qué hay protestas en Nicaragua?

El pasado lunes, el gobierno del presidente Daniel Ortega anunció que aumentarían los aportes al Seguro Social (de 6,25% al 7% del salario), que los empleadores pasarán de pagar el 19% al 22,5% de los salarios de sus trabajadores, y los jubilados ahora tendrán que contribuir con el 5% del monto que reciben como pensión.

Tras este anuncio, las protestas comenzaron a gestarse en las calles de Managua y otras ciudades del país centroamericano.

La medida gubernamental no contaba con el apoyo del sector privado, que incluso decidió detener la decisión gubernamental mediante un recurso de amparo.

En tanto, luego de que el gobierno decidió no incrementar el aumento de los pagos de seguridad social, la vicepresidenta Rosario Murillo, quien también es esposa del presidente Daniel Ortega, llamó a la calma y dijo que el gobierno quiere sentarse a dialogar.

Pensionados y estudiantes fueron los que, en su mayoría, salieron a protestas a las calles.