(CNNMoney) - Ahora que Estados Unidos ha decidido dejar el acuerdo nuclear con Irán, la economía mundial se prepara para los efectos colaterales.

El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos volverá a imponer sanciones a Irán. Pero el país del Medio Oeste no será el único afectado.

Bajo el acuerdo de 2015, Estados Unidos y otros países acordaron levantar algunas sanciones económicas si Irán aceptaba controlar su programa nuclear.

El pacto abrió la economía iraní a empresas occidentales que esperaban capitalizar su población joven y educada y a su creciente clase media.

Aerolíneas, fabricantes de automóviles, grupos hoteleros y compañías petroleras firmaron acuerdos con Irán tras el levantamiento de las sanciones. El sector petrolero del país se expandió y la economía creció.

Esas compañías podrían ahora tener grandes pérdidas. La Casa Blanca, en una carta informativa sobre la decisión dijo que “aquellos que hagan negocios con Irán se les dará un periodo de tiempo para permitirles que disminuyan las operaciones” y aquellos que no lo hagan, “se arriesgan a severas consecuencias”.

Estos son los afectados:

1. Los conductores de vehículos

Irán tiene la cuarta mayor reserva mundial de petróleo en el mundo y dice que tiene una quinta parte del gas natural del planeta.

El país ha aumentado su producción a cerca de 3,8 millones de barriles diarios desde que las sanciones fueron levantadas. Eso es cerca de un millón de barriles diarios más de lo que producía en 2015.

Las nuevas sanciones sobre las exportaciones de petróleo iraní impactarían la demanda global y podrían hacer que los precios se elevaran. Estos ya han aumentado en un 13% este año, su nivel más alto en tres años.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos ha alcanzado un promedio nacional de 2,81 dólares por galón, según AAA, un aumento del precio comparado con los 2,66 dólares por galón de hace un mes y 2,35 dólares de hace un año.

Los precios más altos en las estaciones de servicio podrían afectar las ventas de autos en Estados Unidos y en general los gastos de los consumidores.

2. La aviación: Boeing y Airbus

Los acuerdos más grandes firmados con compañías extranjeras hasta el momento han sido para modernizar la flota de aviones de Irán.

Ahora estos acuerdos deben acabarse. El secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin les dijo a los reporteros que las licencias de Boeing y Airbus para exportar aviones comerciales a Irán, relacionadas con partes y servicios, serán revocadas después de un periodo de 90 días.

Boeing firmó un acuerdo de 8.000 millones de dólares para venderle 80 aviones a la aerolínea Iran Air después de que las sanciones fueron levantadas. Los primeros aviones debían ser entregados este año.

El gigante de la aviación también acordó vender 30 aviones tipo 737 MAX por un valor de 3.000 millones de dólares a Aseman Airlines, otra compañía de aviación de Irán.

Boeing dijo en un comunicado que consultará con el gobierno de EE.UU. para dar sus próximos pasos.

Su rival Europeo, Airbus, que tiene una planta en Alabama acordó venderle 100 aviones a Irán. Airbus usa partes hechas en Estados Unidos.

Airbus dijo en un comunicado: “Estamos analizando el anuncio y evaluaremos los próximos pasos a tomar según nuestras políticas internas y en pleno cumplimiento de las sanciones y las regulaciones de control de exportaciones".

3. General Electric, Volkswagen y Total

Aunque grandes compañías extranjeras han permanecido al margen porque temen que las sanciones regresen, una gran cantidad de empresas que se han involucrado con Irán están ahora en riesgo.

La empresa Total firmó un acuerdo por 2.000 millones de dólares para ayudar a desarrollar el gigante campo de gas South Park de Irán, junto a la compañía estatal china CNPC. Ahora la compañía está preocupada de que el acuerdo colapse de cara a las nuevas sanciones.¡

General Electric recibió millones de dólares en órdenes de Irán en 2017, según documentos de la compañía, por sus negocios de gas y petróleo. Esto incluye órdenes de partes de maquinaria y equipamiento usado en plantas de gas. GE dijo en un comunicado que aún está revisando la decisión.

En 2017, la alemana Volkswagen anunció que venderá autos en Irán por primera vez en 17 años.

4. Aerolíneas y grupos hoteleros

Los operadores de turismo han aprovechado el interés renovado en Irán como destino de negocios y destino turístico desde que las sanciones fueron levantados.

Aerolíneas europeas como British Airways y Lufthansa han vuelto a hacer vuelos directos al país, y las autoridades iraníes han relajado los requisitos de visa.

Accor, de Francia, fue la primera cadena hotelera internacional en abrir en Irán en 2015.

Melia, de España, y Rotana, de Emiratos Árabes Unidos, también han anunciado sus planes para abrir hoteles en Irán.

5. La economía de Irán

El crecimiento ha vuelto a Irán en los últimos años, pero la recuperación económica del país sigue frágil. Las sanciones podrían hacer la situación mucho peor.

El rial iraní se ha devaluado respecto al dólar estadounidenses en los últimos meses. La moneda ha perdido casi un tercio de su valor en los últimos años y reportes de medios sugieren que la caída ha sido más pronunciada en los intercambios del mercado negro.

La caída ha hecho que las importaciones sean más caras, y algunos iraníes estarían cambiando sus ahorros por dólares y euros.

Jason Tuvey, economista de Medio Oeste en Capital Economics, dice que el entorno político cada vez más incierto dañaría la inversión.

“Una caída económica potencialmente más severa podría desencadenarse si Irán lucha para realizar transacciones financieras internacionales”, agregó.

Valiollah Seif, gobernador del banco central de Irán, dijo que el país tiene suficiente moneda extranjera a la mano para financiar compras de productos básicos y materias primas.

“Cual sea la decisión de Estados Unidos, no va a perturbar nuestra economía”, dijo este martes, según la agencia de noticias semioficial Mehr.

El descontento por la economía y el manejo de la situación por parte del Gobierno, ayudó a aumentar las grandes protestas en Irán a finales de 2017.


- Ivana Kottasová y Zahraa Alkhalisi de CNN contribuyeron con este reporte.