(CNN) - Los militares investigan por qué un avión viejo haciendo su último vuelo militar cayó en picado en una carretera de Georgia, EE.UU., este miércoles, matando a las nueve personas que iban a bordo.

El avión militar WC-130 Hércules, de Puerto Rico, volaba desde Savannah, Georgia, a Tucson, Arizona, donde debía ser puesto fuera de servicio. El avión del accidente del miércoles tenía al menos 50 años, según un funcionario familiariazado con la aeronave.

LEE: No hay sobrevivientes del avión militar de Puerto Rico que se estrelló en Savannah, Georgia

"Nueve tripulantes murieron en el accidente, pero hasta que sus familiares no sean notificados, no podemos dar sus nombres", dijo el general de brigada Isabelo Rivera, ayudante general de Puerto Rico.

Todos los pasajeros eran de Puerto Rico, según los funcionarios.

La investigación, que permanece secreta, está siendo gestionada por la Guardia Nacional y la Fuerza Aérea, informó el brigadista. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte no estará involucrada, según un comunicado de la Junta de Comisionados del Condado de Chatham.

El accidente ocurrió momentos después del despegue junto al aeropuerto Hilton Head de Savannah, según Rivera.

No hubo heridos en tierra.

"No conocemos la causa del accidente", dijo el mayor Paul Dahlen.

El avión de la unidad 156 de transporte aéreo en Puerto Rico había estado en Savannah durante "varios días" sometiéndose a mantenimiento de rutina antes de dirigirse al Grupo de Regeneración y Mantenimiento Aeroespacial en Arizona, dijo. AMARG, también conocido como "The Boneyard", es una instalación de Arizona donde los militares mantienen miles de aviones y naves espaciales.

La carretera estatal 21 permanecerá cerrada de forma indefinida mientras los investigadores examinan el lugar del accidente y los restos del suelo, según el condado de Chatham.

Testigo: "La tierra tembló como si una bomba explotara"

Un video de un negocio cerca del accidente mostró los terribles momentos finales del descomunal avión, una versión normalmente equipada para realizar reconocimientos meteorológicos.

El avión, con cuatro motores turbohélice en su ala superior, giró hacia la izquierda al descender. Luego se desplomó directamente detrás de los árboles. Segundos después apareció una bola de fuego y un humo negro y espeso.

El conductor del camión, Roger Best, que trabaja para una empresa de transporte en Garden City, a unos seis kilómetros al sur del lugar del accidente, vio el avión sobre su cabeza antes de que se estrellara. Estaba tan bajo cuando pasó que retumbó el suelo debajo de su plataforma, dijo.

Su compañía maneja materiales peligrosos, dijo, expresando gratitud por el hecho de que el avión no se estrelló en sus inmediaciones.

"Si lo hizo, esta área sería una bomba gigante y todo este radio habría volado", dijo a CNN en Facebook, llamando al piloto un héroe por evitar el área. "Apenas logró cruzar la línea de los árboles (y) parecía como si tratara de girar y clavarse directamente en el suelo justo en frente de mí".

MIRA: El impresionante momento cuando cae en picada el avión militar accidentado en Georgia

"El suelo tembló como si estuviera explotando una bomba", dijo Denver Goodwin, que trabaja en la calle cerca del accidente. "Toda la gente en el edificio comenzó a entrar en pánico. Fue absolutamente horrible".

Un tuit de la Asociación de Bomberos Profesionales de Savannah mostró la cola del avión ardiendo en humo espeso.

El avión WC-130 Hércules

El avión WC-130 que se accidentó fue usado durante el huracán María para las tareas de ayuda, informó la Guardia Nacional de Puerto Rico. El avión también se usó para rescatar a ciudadanos de Estados Unidos durante el huracán Irma en las Islas Vírgenes Británicas.

El WC-130 es una variante del C-130. Fabricado de forma continuada desde 1954, el C-130 es una aeronave fiable y versátil con varias iteraciones. Se puede equipar para transporte, reconocimiento, búsqueda y rescate, investigación, reabastecimiento de combustible, patrullaje o como cañonera.

Nick Valencia, Tristan Smith, Jamiel Lynch y Eliott C. McLaughlin, de CNN, contribuyeron a este reporte.