(CNN) - El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, estaba pálido.

Durante meses, había estado exigiendo una versión completamente no censurada de un documento altamente delicado del Departamento de Justicia que explicaba cómo comenzó la investigación de la trama rusa en 2016, pero no la tenía.

Conforme se intensificaba el enfrentamiento, Nunes comenzó a advertir al fiscal general adjunto Rod Rosenstein —el hombre a cargo de la investigación sobre el fiscal especial Robert Mueller— que podría enfrentar el desacato al Congreso, o aun algo peor.

LEE: Las elecciones intermedias pondrán a prueba la democracia de EE.UU.

"No vamos a menospreciarlo", dijo Nunes a Fox News el mes pasado. "Tendremos un plan para mantener el menosprecio y el juicio político", agregó.

Devin Nunes, republicano de la Cámara de Representantes.

A Nunes ya se le había dado tiempo para revisar una copia de la comunicación electrónica que autoriza formalmente la investigación del FBI sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, pero él había exigido públicamente ver qué había tras ciertas líneas tachadas de negro.

Frente a la creciente presión y la indignación del presidente Donald Trump, Rosenstein finalmente cedió a principios de abril y le otorgó acceso al documento a Nunes y al republicano Trey Gowdy con apenas algunas tachas, para proteger el nombre de un país y un agente extranjero, junto con todos los miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara.

Pero cuando Nunes y Gowdy llegaron al Departamento de Justicia para revisar el documento, los funcionarios fueron sorprendidos por su siguiente movimiento. Nunes, sentado con una copia del documento en una carpeta sin abrir, optó por no leerlo, de acuerdo con cuatro fuentes que saben del hecho.

Gowdy, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara, revisó una copia y desde entonces casi una docena de otros legisladores han ido al Departamento de Justicia para leer el documento, dicen las fuentes.

Sus partidarios dicen que no hay nada desagradable en que un presidente sea informado por su personal. Pero los críticos dicen que es otra señal de que Nunes está simplemente interesado en ejercer su poder para apuntar a sus enemigos políticos y proteger a Trump, en lugar de aprender de forma independiente los entramados de una investigación compleja.

Cuando se le preguntó dos veces en los últimos días si él personalmente había leído el documento que exigía detallando el inicio de la investigación de Rusia, Nunes deliberadamente se negó a responder.

LEE: La publicación del memo de Nunes profundiza la disputa entre Trump y el FBI

"Admiro la capacidad inigualable de CNN de producir fielmente piezas impactantes sobre los republicanos que son alimentados a cucharadas por fuentes anónimas", dijo el portavoz de Nunes Jack Langer en un comunicado, sin ofrecer más comentarios.

Después de recibir información sobre los documentos sobre el inicio de la investigación sobre Rusia, Nunes comenzó a levantar grandes alarmas, diciendo a Fox News que no había bases para iniciar la investigación, diciendo que había "grandes problemas" con la investigación.

Sin embargo, Gowdy no ha ido tan lejos.

De hecho, a diferencia de Nunes, Gowdy ha defendido la investigación de Mueller en medio de las críticas dentro de su propio partido.

La portavoz de Gowdy, Amanda González, dijo que su jefe "leyó todo lo que le pidieron que lea", incluida la comunicación electrónica con tachas mínimas y los documentos de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA, por sus siglas en inglés) sobre la vigilancia a Page. Ella dijo que él "apoya totalmente" la investigación de Rusia y la formulación de preguntas "justas pero firmes" a los funcionarios del Poder Ejecutivo.

Un patrón de demandas

Nunes tomó un rumbo similar cuando presionó al Departamento de Justicia para darle acceso completo a materiales clasificados sobre el expediente de Trump y Rusia, concretamente la aplicación FISA para monitorear a Carter Page, quien asesoró a la campaña de Trump en asuntos de política exterior. Después de meses de furioso lobby, donde el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan también se involucró, el Departamento de Justicia finalmente permitió a los legisladores revisar la solicitud FISA.

LEE: La Casa Blanca prepara un plan para desacreditar al vicesecretario de Justicia, Rod Rosenstein

Inicialmente, el Departamento de Justicia permitió que el Comité de Inteligencia de la Cámara y otros grupos de trabajo designaran a un legislador republicano y un demócrata, junto con dos miembros del personal, para revisar más de 1.000 páginas de materiales clasificados . Nunes designó a Gowdy para que lo hiciera en su nombre. Esa revisión se convirtió luego en la base del llamado "memorando de Nunes", que Nunes y Trump utilizaron para acusar al Departamento de Justicia y al FBI de supervisar inadecuadamente a Page tan solo semanas antes de las elecciones de 2016.

Nunes, sin embargo, ha sido tímido al responder si él personalmente leyó los documentos que él exigió.

Después de dirigirse al Departamento de Justicia para ver la comunicación electrónica, Nunes dejó la impresión de que había revisado personalmente el documento. En una entrevista con Fox Business el mes pasado, la primera pregunta era si había visto el documento.

"Eso es correcto", respondió Nunes, agregando que "nos llevó mucho tiempo" acceder al documento.

Sin embargo, también mencionó en múltiples ocasiones que sus "investigadores" habían revisado el registro.

"Entonces, lo que encontramos ahora, después de que los investigadores lo revisaron, es que de hecho no había inteligencia", dijo Nunes a la presentadora de Fox Business, Maria Bartiromo, calificándolo de "gran problema".

Cuando se le preguntó si eso significaba que no había inteligencia oficial para "Creo que ese es el punto. No entendemos, nunca lo hemos entendido. Tenemos acceso a estos productos de inteligencia terminados y nunca hemos visto una razón para iniciar la investigación", dijo Nunes.

LEE: Cinco lecciones que el nuevo abogado de Trump podría enseñarle del juicio político a Bill Clinton

Los republicanos y los demócratas han dejado de ver la comunicación electrónica con puntos de vista completamente opuestos sobre su importancia. Ninguna de las partes han comentado detalles de lo que contiene, porque el documento está clasificado.

"Después de haber revisado ese documento, el FBI tenía motivos suficientes para iniciar una investigación", dijo el representante Jim Himes, un demócrata de Connecticut en el comité. "¿Habría condenado la información en un tribunal de justicia? No, pero ese no es el estándar cuando se inicia una investigación. Hubiera sido un acto de negligencia grave si el FBI se hubiera negado a dar seguimiento a las pistas que tenían", agregó.

Peter King, un senador republicano que también se sienta en el panel, dijo que mostró que el inicio de la investigación fue "infundado".

"Para mí, no había una base real para que la investigación comenzara en primer lugar", dijo King. El FBI estaba "usando un proceso de puerta trasera para confiar en los datos, que no llegaron a ningún nivel de inteligencia. Rumores, en lugar de inteligencia".

King dijo en ese momento que aún no había leído el documento, pero que había sido informado por el personal de Nunes.