(CNN) - Los investigadores del fiscal especial Robert Mueller interrogaron a un oligarca ruso sobre cientos de miles de dólares en pagos que la filial estadounidense de su compañía hizo al abogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, después de las elecciones de 2016, según una fuente familiarizada con el asunto.

Viktor Vekselberg, presidente del gestor de activos Renova Group, es un oligarca cercano a Vladimir Putin, y el mes pasado el gobierno de Donald Trump lo puso en una lista de ciudadanos rusos sancionados por actividades que incluyen interferencia electoral. El fin de los pagos, previos a las sanciones, y la naturaleza de la relación comercial entre Vekselberg y Cohen no está clara.

La investigación sobre los pagos podría agregarse a los problemas legales para Cohen, cuya casa y oficina fueron allanadas el mes pasado como parte de una investigación de fiscales federales en Manhattan, Nueva York. En los documentos judiciales, los fiscales dijeron que al menos parte de su investigación provenía de una referencia de la oficina de Robert Mueller.

LEE: (Exclusivo) Nunes exigió documentos secretos sobre la trama rusa

Las preguntas formuladas a Vekselberg sugieren que los investigadores de Mueller han venido examinando algunas de las relaciones comerciales de Cohen como parte de la investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Vekselberg es uno de los dos oligarcas rusos que el FBI detuvo a principios de este año, después de que sus aviones privados aterrizaran en los aeropuertos del área de Nueva York, como parte de la investigación de Mueller.

Michael Cohen, abogado de Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Créditos: Yana Paskova/Getty Images)

Los investigadores también le preguntaron a Vekselberg sobre las donaciones que el jefe de su filial estadounidense hizo al fondo inaugural de Donald Trump y fondos de campaña, dijeron las fuentes.

Michael Avenatti, el abogado de Stormy Daniels, la estrella porno que recibió 130.000 dólares para guardar silencio sobre una supuesta relación amorosa que tuvo con Donald Trump hace una década, aseguró que Cohen recibió medio millón de dólares de una compañía afiliada a Vekselberg en los meses posteriores a las elecciones presidenciales.

Avenatti precisó que los 500.000 dólares ingresaron a la cuenta bancaria de Essential Consultants, una compañía ficticia que Cohen estableció antes de las elecciones que se usaron para pagarle a Daniels. Avenatti agregó que los pagos ocurrieron de enero a agosto de 2017.

CNN revisó los documentos que parecen mostrar estos pagos. CNN no ha comprobado la veracidad de los documentos de forma independiente.

Los fiscales no han acusado a Cohen de irregularidades en los pagos o cualquier otro negocio.

Lo que los agentes del FBI querían saber

Los agentes del FBI le preguntaron a Vekselberg sobre los pagos que su filial estadounidense, Columbus Nova, realizó a Cohen, según una fuente. El ruso fue interrogado también sobre 300.000 dólares en donaciones políticas dadas por Andrew Intrater, primo estadounidense de Vekselberg que es el jefe de Columbus Nova, dijeron las fuentes.

Intrater también fue interrogado por los investigadores de Mueller, informaron dos fuentes a CNN.

LEE: Donald Trump sugiere una acción legal contra el equipo del fiscal especial Robert Mueller

Los pagos se realizaron al mismo tiempo que Cohen buscaba abrir un negocio jurídico y de consultoría después de las elecciones y en el momento en que dejó la Organización Trump. En ese momento, todavía era el abogado personal del hoy presidente. Incluso el mes pasado, mientras Trump respondía a las preguntas sobre el pago a Stormy Daniels, el presidente hizo una pausa y le dijo: "Michael es mi abogado".

En las presentaciones ante el tribunal, el abogado de Cohen dijo que Cohen tiene siete clientes para quienes brinda "asesoramiento estratégico y consultoría comercial". El abogado no especificó si Columbus Nova era uno de esos clientes.

Columbus Nova e Intrater no respondieron a las solicitudes de comentarios. Un abogado de Vekselberg tampoco respondió a un pedido similar, ni representantes de su compañía en Rusia. Tampoco lo hizo Cohen.

Los fiscales de la oficina de abogados de Estados Unidos en Manhattan investigan los movimientos financieras personales de Cohen, incluido su negocio de taxis y pagos para silenciar a Daniels, dijeron fuentes a CNN. El mes pasado, el FBI allanó la casa, la oficina y la habitación de hotel de Cohen, quedándose con al menos ocho cajas de documentos y más de una docena de dispositivos electrónicos. El abogado de Cohen dijo que la investigación fue remitida por el equipo de Robert Mueller.

Donaciones de campaña bajo la lupa

El primo de Vekselberg, Intrater, dio generoso apoyo a Trump.

Donó 250.000 dólares al fondo de inauguración de Trump, 35.000 dólares al Trump Victory Fund y 29.600 dólares al Comité Nacional Republicano en junio de 2017, según el Center for Responsive Politics.

Si bien es ilegal que los extranjeros donen a organizaciones políticas de Estados Unidos, Intrater es estadounidense.

LEE: Cinco lecciones que el nuevo abogado de Trump podría enseñarle del juicio político a Bill Clinton

Sin embargo, estas donaciones reflejaron un fuerte aumento en comparación a épocas anteriores y pueden plantear preguntas para los investigadores. Las únicas donaciones políticas anteriores de Intrater incluyeron 1.200 dólares a la carrera presidencial del demócrata Bill Richardson (en 2008) y 2.600 dólares en 2014 para la carrera republicana de Chris Day en Nueva York. Renova Group donó entre 50.000 y 100.000 dólares a la Fundación Clinton, pero no está claro cuándo se realizó, de acuerdo con la lista pública de donantes de la fundación.

Vekselberg también puede ser de interés para los investigadores debido a sus estrechos vínculos con el Kremlin. Él creó su fortuna después del colapso de la Unión Soviética a través de una serie de acuerdos en el sector del petróleo y el gas. En 2004, pagó más de 100 millones de dólares para comprar nueve huevos Faberge de la familia estadounidense Forbes, devolviendo la segunda mayor colección de huevos imperiales a Rusia. Seis años después fue designado por el entonces presidente ruso Dmitry Medvedev para dirigir el proyecto del Centro de Innovación Skolkovo, la respuesta del Kremlin a Silicon Valley.

Desde 2007 hasta marzo de 2012, Vekselberg fue accionista y presidente del consejo de administración de Rusal, la empresa de aluminio controlada por Oleg Deripaska. Deripaska tiene vínculos comerciales con Paul Manafort, expresidente de la campaña de Trump, acusado de fraude y delitos relacionados con impuestos como parte de la investigación de Robert Mueller. Manafort se ha declarado inocente. Deripaska también aparece en la lista de sanciones de Estados Unidos el mes pasado y demandó a Manafort por un acuerdo de inversión deteriorado.

Vekselberg asistió a la ceremonia de investidura de Donald Trump como invitado de "uno de sus socios empresariales estadounidenses más cercanos", dijo el portavoz de Renova, Andrey Shtorkh, a The Washington Post. The New York Times informó que Intrater le dio el boleto a Vekselberg.