(CNN Español) - "Hemos pedido que se considere para Argentina un acuerdo Stand-By de alto acceso", dijo este jueves el ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, después de reunirse con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

El martes, el presidente de la nación, Mauricio Macri, anunció estas conversaciones con el FMI para pedirle auxilio financiero. La decisión fue anunciada luego de varios días en que la cotización del dólar subió a niveles récord y ni la intervención del Banco Central en el mercado cambiario ni la subida de tasas pudieron controlarlo.

Además, el paso del gobierno para el país significa el regreso al endeudamiento con el organismo multilateral, 12 años después de que el gobierno de Néstor Kirchner le canceló en efectivo toda su deuda. Aunque Argentina continuó como miembro del Fondo, mantuvo una relación distante hasta la llegada de Macri a la Casa Rosada a fines de 2015.

¿En qué consiste exactamente esta clase de acuerdo?

"Este instrumento tiene la flexibilidad necesaria para cumplir el objetivo que estamos buscando", argumentó de nuevo el ministro en una nota de prensa difundida tras el mencionado encuentro. En la misma indicaba que el gobierno continuaba negociando con el FMI, por lo que hasta que no se cerrara el acuerdo no darían a conocer ni cifras ni modalidades.

LEE: ¿Por qué Argentina recurre al FMI?

En la página web del FMI indican las especificaciones de esta clase de préstamos: creados en 1952, este tipo de acuerdo "constituye el instrumento crediticio típico empleado por el FMI para otorgar préstamos a los países de mercados emergentes y avanzados".

"El marco del acuerdo Stand-By permite al FMI responder rápidamente a las necesidades de financiamiento externo de los países, y respaldar políticas que los ayuden a salir de las crisis y volver a un crecimiento sostenible", indica la entidad, que señala así mismo que el acuerdo ha visto varios cambios en sus características a lo largo de los años. Por ejemplo, a partir de 2016 se permite solicitarlo "con carácter precautorio".

¿Qué países pueden solicitar acuerdo de derecho de giro o Stand-by?

Según la web del FMI, todos los países miembros del fondo que "enfrenten necesidades de financiamiento externo" pueden solicitar el acuerdo Stand-by, también conocido como de derecho de giro.

Ahora bien, el fondo señala que esta clase de acuerdo es utilizado con más frecuencia "por los países de mediano ingreso (y, últimamente, avanzados)". El motivo es que los países de bajos ingresos ya tienen a su disposición otra clase de instrumentos "adaptados a sus necesidades".

Christine Lagarde saluda al ministro de Hacienda de Argentina durante las negociaciones entre el país y el organismo. (Crétido: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

Christine Lagarde saluda al ministro de Hacienda de Argentina durante las negociaciones entre el país y el organismo. (Crétido: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

¿Cuánto dura?

Una de las principales características de este acuerdo es su flexibilidad, y así ocurre con su duración. Según el FMI, normalmente abarca un periodo de entre 12 y 24 meses. Puede ser superior, pero no mayor de 36 meses. Dependerá de "la necesidad de atender problemas de balanza de pago a corto plazo".

Diferentes tipos de acceso al acuerdo

El FMI dispone de diferentes formas de acceso a sus recursos financieros. Estas se guían por la necesidad de cada país en cada caso concreto, su capacidad de pago y su historial en el uso de dichos recursos del FMI.

"Dentro de esas directrices, el acuerdo Stand-By brinda un margen de flexibilidad en cuanto al monto y la oportunidad del préstamo para contribuir a satisfacer las necesidades de los países prestatarios", indica la entidad, que señala que hay cuatro tipos de accesos:

MIRA: Sobre la inflación "no siempre se cumple la meta", dice Miguel Braun, secretario de comercio de Argentina

Acceso normal. Los países pueden acceder a la financiación de hasta el 145% de su nueva cuota. Esto puede ser en cualquier periodo de 12 meses.

Acceso excepcional. El FMI puede prestar fondos por encima de los límites normales. Eso se da según cada circunstancia y por motivos excepcionales "que implica un análisis más riguroso por parte del Directorio Ejecutivo del organismo". Así por ejemplo, el FMI indica que durante la crisis económica mundial, "los países que enfrentan fuertes necesidades de financiamiento han podido recurrir a los Acuerdos Stand-By de acceso excepcional".

Acceso con mayores desembolsos iniciales. En este caso, y como su nombre indica, el acuerdo permite un mayor desembolso inicial. Solo se da en casos en los que "así lo justifiquen la solidez de las políticas del país y la naturaleza de sus necesidades de financiación".

Acceso rápido. Los acuerdos con entidades tan grandes suelen llevar tiempo. Para casos de emergencia, el FMI dispone de mecanismos que aceleran el proceso y posibilitan "la rápida aprobación de préstamos del organismo".

Acceso precautorio. Como se ha mencionado antes, en 2016 entró en funcionamiento una nueva clase de acceso al servicio: los acuerdos precautorios de alto acceso, como el que ha pedido Argentina al FMI. Este tipo de acuerdo es un "aseguramiento frente a necesidades de financiamiento potenciales muy cuantiosas". "Los acuerdos precautorios se emplean cuando los países no tienen intención de utilizar los montos aprobados, pero conservan la opción de hacerlo si llegaran a necesitarlos", señala el FMI.

Las condiciones del acuerdo

El organismo recuerda que siempre que un país le pide un préstamo, este se compromete a ajustar sus políticas económicas. Además de esto, el FMI lleva a cabo una supervisión de que el país en cuestión cumple con su parte.

Así, el FMI lleva a cabo un seguimiento de los avances en los países a los que ha prestado dinero "a partir de metas cuantitativas para los programas". De hecho, los desembolsos que realiza el FMI "están supeditados a la observancia de los criterios de ejecución cuantitativos", indica la entidad.

Además de esto, el FMI evalúa de forma integral cómo se implementan las medidas estructurales "que sean cruciales para lograr los objetivos del programa".

Estas revisiones se realizan de forma regular y son básicas para evaluar "el desempeño logrado" por el país. En el caso concreto de los acuerdos Stand-by, la frecuencia de las revisiones es determinada de forma flexible "en función de la solidez de las políticas del país y la naturaleza de sus necesidades de financiamiento", indica el FMI.

El reembolso en el acuerdo Stand-by

Cada pago recibido por parte del FMI se reintegra en ocho cuotas iguales y trimestrales que se realizan a partir de los tres años y cuarto posteriores a la fecha de cada pago, según el FMI.

MIRA: ¿Por qué Argentina no despierta la confianza de los mercados?

Los préstamos tienen dos tipos de tasas: la básica, que se compone por una tasa de interés de los Derechos Especiales de Giro y que viene determinada por el mercado (siendo un mínimo de 0,05%) más un margen que en la actualidad está en el 1%, y las sobretasas (que pueden ser del 2 y 3%), que tienen por objetivo "desalentar un uso importante y prolongado de los recursos del FMI".

Además de esto, el FMI informa de que los recursos comprometidos en los acuerdos Stand-by "están sujetos a una comisión inicial" que se cobra al inicio de cada periodo de 12 meses. Eso sí, estos cargos son devueltos prorrateados si los montos se giran durante el período pertinente.

Por último, el FMI indica que cada cantidad de dinero utilizada lleva consigo una carga por servicio de 50 puntos básicos.

FMI