(CNN Español) - Nuevamente los asesinatos de los líderes sociales en Colombia son una de las principales preocupaciones de la comunidad internacional. Varios países de la ONU recomendaron a Colombia redoblar esfuerzos para proteger a los defensores de derechos humanos.

Colombia presentó este jueves el tercer Informe Nacional al Examen periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Allí expuso los avances en materia de protección de derechos humanos tras la implementación del acuerdo de paz que firmó el Gobierno con las FARC en noviembre de 2016.

La delegación de Colombia en el Examen Periódico Universal, EPU, fue encabezada por el ministro del Interior, Rodrigo Rivera (al centro). (Crédito: Ministerio del Interior Colombia)

La protección a los derechos de los líderes sociales fue el lunar de la jornada, pues el mismo país reconoció que aún hay retos en esa materia.

“Las agresiones en contra de líderes sociales y defensores de derechos humanos son uno de los mayores desafíos”, dijo el ministro del Interior Rodrigo Rivera en Ginebra, Suiza, al presentar el informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

En el informe se reconocen dificultades sobre la aplicación de la justicia en la defensa de los derechos de las comunidades más vulnerables.

“El Estado reconoce la reflexión planteada por la sociedad civil frente a los retos que persisten en avances de investigaciones y condenas en casos de violaciones a derechos humanos”, dice el documento en el que también comparte la preocupación de la comunidad internacional “respecto a las agresiones de las que han sido víctimas los defensores de DD.HH.”

Durante más de tres horas, los representantes del Consejo expresaron sus preocupaciones por la violencia contra líderes sociales y le pidieron a Colombia reforzar la implementación de justicia en las zonas más afectadas por el conflicto armado para evitar más asesinatos de defensores de derechos humanos.

“Estamos preocupados por los reportes de asesinatos extrajudiciales y violencia en contra de líderes sociales, reclamantes de tierras y otras personas vulnerables”, dijo la representante de Estados Unidos. “Líderes afrodescendientes e indígenas siguen siendo atacados por grupos criminales y se han enfrentado a voces que limitan el ejercicio de su libertad de sucesión”.

A Australia le preocupan los “asesinatos selectivos a defensores de derechos humanos, testigos, líderes sociales” y recomendó a Colombia fortalecer sus esfuerzos para proteger a los activistas.

“Recomendamos en el reconocimiento de defensores y defensoras, evitando su criminalización y luchando contra la impunidad”, agregó el representante de España y el de Reino Unido pidió “implementar un sistema de protección integral para los defensores de derechos humanos, especialmente para comunidades afrocolombianas e indígenas”.

Otros países que se unieron a las recomendaciones sobre protección a los líderes sociales fueron Argentina, Venezuela, Austria, Bélgica, Costa Rica, Dinamarca, Francia, Suecia, Paraguay, entre otros. También se hicieron recomendaciones para evitar el reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, y la protección y participación de mujeres en la implementación del acuerdo de paz.

Los países reconocieron los avances en materia de protección de derechos humanos y felicitaron a Colombia por la firma del acuerdo de paz con las FARC.

Un grupo de personas lleva un ataúd de madera que representa a las víctimas durante la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las víctimas del conflicto armado, en Cali, Colombia, el 9 de abril de 2018. (Crédito: LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

Asesinato de líderes

Según el gobierno de Colombia entre 2016 y 2017 se registraron 144 homicidios de defensores de derechos humanos. Por estos delitos, agrega el gobierno, se han capturado a 103 personas y “se registran avances en la investigación del 50% de los casos”.

El informe no establece cuántas de estas personas están en prisión o en espera de juicio y cuántos han sido liberados. Rivera no especificó los avances en la investigación, pero aseguró que se creó un cuerpo élite junto con la Policía Nacional para esclarecer específicamente las vulneraciones a los derechos de defensores y líderes sociales.

Las cifras de asesinatos de líderes sociales de la Defensoría del Pueblo es más alarmante: según esa entidad entre el 1 de enero de 2016 y el 27 de febrero de 2018 fueron asesinados 282 personas que se dedicaban a la defensa de la comunidad o de los derechos humanos.

El pasado mes de marzo, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) presentó en un informe preocupaciones en materia de paz y seguridad.

En 2017 la ONU registró 441 ataques a líderes sociales y comunitarios, 41 intentos de asesinatos contra estas personas y 213 amenazas.

Al finalizar el informe en Ginebra, Suiza, Rivera dijo que en su mayoría, los retos que señalaron los países “coinciden” con los retos que Colombia ha identificado, por lo cual se seguirán “adoptando las acciones y medidas que sean necesarias para superarlo”.

El Examen Periódico Universal —que Colombia había presentado también en 2013 y 2008— es una sesión en la que los Estados miembro reconocen avances y brindan recomendaciones en materia de derechos humanos. El informe con las recomendaciones se presentará las próximas semanas.