Nota del editor: Ernest Owens es el editor de la revista de Filadelfia G Philly y presidente ejecutivo de Ernest Media Empire, LLC. Ha escrito para USA Today, NBC News, BET, HuffPost y varias otras publicaciones importantes. Síguelo en FacebookTwitter o Instagram. Las opiniones expresadas aquí son exclusivamente suyas.

(CNN) - Otra semana, otro conjunto de evidencias de lo difícil que es ser negro en Estados Unidos.

Gracias a las redes sociales, la nación está sintonizando con un fenómeno de estereotipos raciales cotidianos que ha perjudicado la vida de las personas negras durante décadas.

Ya sea sentado, jugando al golf, haciendo ejercicios, alquilando, comprando, trabajando o incluso durmiendo una siesta, la verdad se ha vuelto difícil de negar: Estados Unidos comienza a darse cuenta de lo difícil que es vivir cuando eres negro.

LEE: Por qué tuiteé el video del arresto en Starbucks

Mientras que muchos de mis compañeros blancos en las redes sociales han comenzado a expresar remordimiento después de leer estas horribles historias en mi muro, estoy sorprendido de por qué les tomó tanto tiempo reconocer estos problemas. A pesar de lo dolorosas que son estas experiencias, no son nada nuevas para mí ni para muchísimos estadounidenses negros que pasaron toda una vida afrontando los peligros imprevistos de salir de casa sin saber si llegaremos a casa.

Instante en que un ciudadano negro es retirado de un local de Starbucks, en Filadelfia.

¿Por qué tomó tanto tiempo a las experiencias de "vivir como negro" convertirse en historias virales que ganaron interés público en todos los ámbitos?

Personalmente creo que los poderes agridulces de las redes sociales están tras esta nueva ola de conciencia. Bastó subir a Twitter un video de dos hombres negros arrestados en Starbucks para que los medios nacionales se enteren de la historia. Similares contenidos virales hicieron que nos enterásemos de las personas blancas que llamaron a la Policía por personas negras y también fueron importantes para captar la atención del público. Pero todo esto es agridulce para mí porque una vez más juega con la desafortunada tendencia de no creer que tales experiencias ocurren rutinariamente, o incluso que ocurren en absoluto, a menos que estén grabadas.

Esta semana, una estudiante blanca de posgrado de Yale llamó a las autoridades porque una estudiante negra dormía una siesta en un área común de su dormitorio. Lolade Siyonbola, quien publicó dos videos de su encuentro con la Policía del campus que ahora se han vuelto virales, afirmó inequívocamente: "Merezco estar aquí ... No voy a justificar mi existencia". Mientras tanto, un vicepresidente (blanco) de la Universidad de Duke exigió el despido de todos los empleados de una sucursal del campus de una cafetería local (uno negro, uno blanco) por tocar una canción de rap que consideró ofensiva. Ambos empleados fueron invitados a renunciar por el departamento de Recursos Humanos de la cadena de café.

La dificultad de estar en una cafetería mientras el negro todavía está en la conciencia pública después del video viral, del mes pasado, de dos hombres negros arrestados en un Starbucks de Filadelfia, que desató el hashtag #StarbucksWhileBlack en las redes sociales y provocó una conversación nacional sobre los peligros de gente blanca llamando a la Policía a inocentes negros.

Esa es claramente una conversación que nosotros, como sociedad, debemos seguir teniendo. Solo en mayo, ha habido múltiples y alarmantes incidentes reportados de policías que han sido llamados erróneamente porque personas negras tenían, según la persona que los llamó, una conducta inapropiada.

Cuando me detuvieron y revisaron en la Universidad de Pensilvania, mi alma mater, mi teléfono estaba descargado, así que no pude grabar videos ni llamar a nadie. E incluso si ese no hubiera sido el caso, también tenía demasiado miedo de meter la mano en los bolsillos para sacar cualquier dispositivo mientras la policía armada me daba palmaditas de pies a cabeza en un campus que consideraba mi hogar por cuatro años. Recuerdo que algunos de mis compañeros blancos no creían que algo así pudiera pasar porque estaban demasiado desilusionados como para creer que los prejuicios raciales existieran en un campus de la Ivy League (integrada por las más reputadas universidades).

Como joven gay negro, estas son las preguntas diarias que me hago a mí mismo cuando camino en público: ¿Están mis manos visibles? ¿Parezco enojado? ¿Estoy caminando frente a personas blancas en lugar de detrás de ellas en la calle? ¿Tengo dinero en efectivo para comprar algo antes de preguntar al cajero si puedo usar el baño?

LEE: ¿Por qué hay más incidentes racistas que se hacen virales en Estados Unidos?

Estas son las preguntas que me fueron transmitidas por generaciones de hombres negros en mi familia que fueron testigos de las consecuencias para quienes estuvieron en el lugar correcto, pero en el momento equivocado. Estas son las políticas de respeto de cómo los negros están usualmente obligados a comportarse en la sociedad. No es por elección, sino por obligación. Podría ser la diferencia entre estar libre o preso, seguir vivo o enfrentarse a la muerte.

Cuando mis amigos blancos dudaron de que lo que me ocurrió pudiera darse fácilmente en nuestro campus privilegiado, me sentí demasiado impotente para discutir con ellos en ese momento. Comencé a creer que mi experiencia no era suficiente porque no tenía "pruebas". Claramente, esa prueba ahora resuena en todas partes desde las esquinas de otra universidad de la Ivy League mientras la gente continúa respondiendo a lo que sucedió en Yale.

Para mí, a medida que continúo viendo que las historias negras se validan con la "prueba" de videos virales que nunca tuve, les pido a mis colegas blancos de la industria de los medios y de todo el mundo que hagan una cosa: escuchen a los negros y den sus experiencias el mismo nivel de credibilidad que le daría a otros que no tienen que haber proporcionado documentación tan traumática para respaldar sus afirmaciones. Las redes sociales son una herramienta poderosa, pero no deben usarse para perpetuar los dobles estándares raciales que todos deberíamos combatir.