(CNNMoney) – El grupo de troles vinculado al Gobierno de Rusia y acusado por el fiscal especial Robert Mueller, en febrero pasado, apuntó a más segmentos de la población estadounidense de lo que se había reportado previamente, según documentos revelados este jueves por los demócratas en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EE.UU.

Los documentos incluyen más de 3.000 anuncios de publicidad en Facebook e Instagram, comprados entre 2015 y 2017, por el grupo de troles conocido como Agencia de Investigación de Internet. La Comisión solo había publicado unas cuantas docenas de anuncios previamente, lo que lleva a que la revelación de este jueves sea la visión más extensa que está disponible públicamente sobre la actividad en línea de los troles.

Anteriormente, CNN y otros medios de comunicación informaron sobre cómo el grupo ruso operó una red de miles de cuentas falsas en redes sociales, diseñadas para que parecieran estar manejadas por verdaderos activistas estadounidenses, incluidos falsos grupos que imitaban a Black Lives Matter, musulmanes y partidarios del hoy presidente de EE.UU. Donald Trump.

La publicación de este jueves muestra que los rusos también apuntaron a los mexicano-estadounidenses.

No está claro cuándo se creó exactamente la página rusa que apuntó a esta población, pero en 2017 contaba con más de 200.000 seguidores y muchos de sus contenidos fueron compartidos miles de veces, según indican los registros que publicó la Comisión de Inteligencia de la Cámara. El grupo también tuvo presencia en Instagram.

El perfil llevaba como título “Brown Power” (“Poder Marrón”) y presentaba obras artísticas que mostraban un puño cerrado rodeado de banderas mexicanas.

Uno de los anuncios que promocionó la página en Facebook durante diciembre de 2016 decía: “Brown Power es una plataforma diseñada para educar, entretener y conectar a los chicanos en Estados Unidos”.

El grupo de troles rusos gastó casi 60.000 rublos (aproximadamente unos 1.000 dólares) en la promoción el anuncio. De hecho, este contenido en específico apareció casi un millón de veces en la página inicial de los usuarios en Facebook.

La publicidad apuntó a personas que viven en Estados Unidos y cuyos intereses entran en las categorías siguientes categorías de la red social: “México, Latin hip hop, Chicano Movement, Hispanidad, Low rider o Chicano rap”.

Este es uno de los anuncios publicados por “Brown Power” que apuntó a los mexicanos-estadounidenses.

Con frecuencia, la página publicó declaraciones que parecían desafiar la retórica del gobierno naciente de Trump.

“No vinimos a robar tus trabajos, vinimos a ganarnos la vida”, se leía en una parte de los mensajes. “No estamos aquí para asesinar, violar y robar; estamos aquí para escapar de eso”, continuaba.

Esa publicación fue compartida casi 100.000 veces en Facebook.

Otros contenidos destacaban que México cedió parte de su territorio a Estados Unidos tras la guerra entre los dos países del siglo XIX. “¿Cómo podemos ser ilegales en nuestra propia tierra? Estados Unidos tomó injustamente de México lo que ahora es el suroeste del país”, aseguraba el perfil.

Mientras promocionaba mensajes a favor de la inmigración para los mexicanos-estadounidenses a principios de 2017, el grupo de troles también promovía perfiles nacionalistas, incluido “South United” (“Sur Unido”) que tenía una bandera de la Confederación en su publicidad.

Uno de los objetivos principales del grupo trol parecía difundir el caos en la política de Estados Unidos. De manera que a menudo buscaba incitar a ambos lados del debate político. Incluso, en un momento promovió una manifestación y una contraprotesta en el mismo lugar.

Pero también tomó partido. La acusación formal contra la Agencia de Investigación de Internet señala que, en febrero de 2016, el personal de la fábrica de troles fue instruido con el fin de “utilizar cualquier oportunidad para criticar a Hillary y al resto (excepto a Sanders y Trump: los apoyamos)”.

Un anuncio publicado durante el verano de 2016 decía: “Donald Trump teme que las elecciones generales de 2016 sean 'manipuladas' en su contra. No cabe duda de que tiene razones para pensarlo”.

El grupo también creó una página llamada “Clinton FRAUDation” (“Clinton FRAUDación”), que se promociona a sí misma como “Todo lo que querías saber sobre el lado oscuro de Clinton”. El perfil no parece haber logrado más de unos cientos de "me gusta", según los registros publicados este jueves.

El representante de la Cámara Adam Schiff, principal demócrata en la Comisión de Inteligencia, sostuvo en un comunicado que era importante que los estadounidenses vieran los anuncios.

“La única forma en que podemos comenzar a vacunarnos contra un ataque futuro es ver de primera mano los tipos de mensajes, temas e imágenes que los rusos utilizaron para dividirnos”, añadió Schiff.

En una publicación de su blog durante la mañana de este jueves, Facebook señaló que le había entregado los contenidos al Congreso “para que ellos pudieran entender mejor el alcance de la interferencia rusa en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos”.

El grupo de troles rusos creó una página contra Hillary Clinton.

La compañía reconoció que “tardó en detectar este tipo de interferencia en las operaciones de información” durante 2016, y describió diez medidas que, según dice, está tomando para enfrentar esto en el futuro.

“Nunca será un problema resuelto porque nos enfrentamos a adversarios decididos, creativos y bien financiados. Pero estamos haciendo un progreso constante”, explicó Facebook.

La red social indicó que en el otoño pasado 11 millones de personas vieron los 3.000 anuncios que fueron comprados por la Agencia de Investigación de Internet. Sin embargo, más de 120 millones de estadounidenses pudieron estar expuestos a publicaciones orgánicas regulares de Facebook e Instagram, que no eran anuncios publicadas del grupo trol.

La Comisión de Inteligencia de la Cámara dijo que el grupo publicó 80.000 piezas de contenido orgánico. Facebook ha proporcionado el caché completo al Congreso y la Comisión informó que espera publicarlo en el futuro.

Manu Raju y Aaron Kessler de CNN contribuyeron con información.