(CNN) - En enero de 2017, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, acusó a la industria farmacéutica de "cometer crímenes sin castigo" por los altos aumentos de precios, y prometió hacer algo al respecto. 

El dinero que los estadounidenses gastan en medicamentos recetados casi se ha duplicado desde la década de 1990, según una investigación del gobierno de 2017, lo que significa que Estados Unidos gasta más que cualquier otra nación de altos ingresos. Los precios aumentaron un 6% solo en los últimos 12 meses, según el sitio web de prescripción GoodRx. Los precios de los medicamentos de Medicare se dispararon 10 veces la tasa de inflación.

MIRA: Venezolanos recurren a fármacos de uso veterinario ante la falta de medicinas

Los estadounidenses no siempre gastaron así. En la década de 1980, varios países gastaron igual, pero el gasto de Estados Unidos creció más rápido en la década de 1990, según un análisis de 2017 del Commonwealth Fund. Esto se debió, en parte, a que varios medicamentos especializados caros llegaron al mercado y porque las compañías farmacéuticas establecen el precio en Estados Unidos, a diferencia de Europa, que tiene controles de precios.

Los estadounidenses a menudo pagan mucho más por la misma medicina que las personas de otros países.

Medicinas y altos precios. En esta nota, cinco casos.

Por qué los precios son tan altos

Las medicinas modernas a menudo son necesarias para salvar vidas y las compañías farmacéuticas culpan al alto costo de investigación y al obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

"Ese es un mito que prevalece en la industria farmacéutica de que las medicinas son muy caras porque las compañías están tomando todo ese dinero y volviendo a investigar y desarrollar para descubrir las nuevas medicinas del mañana. Eso no es cierto", dijo el doctor Jerry Avorn, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard.

LEE: Un tratamiento potencial contra la calvicie: el efecto secundario que investigan los científicos

"Hacer que los medicamentos sean asequibles no destruiría la innovación", dijo Avorn, quien es jefe de la División de Farmacoepidemiología y Farmacoeconomía en el Departamento de Medicina del Brigham and Women's Hospital.

PhRMA, el grupo de la industria farmacéutica, no respondió a una solicitud de comentarios a tiempo para su publicación.

Las etiquetas de precio más altas

Duzetzina apunta a Revlimid, que trata el cáncer de sangre y cuesta alrededor de 20.000 dólares por un suministro de 30 días. Un paciente con Medicare D, el plan de medicamentos recetados del programa, paga el 5% del precio, aproximadamente 1.000 dólares mensuales, más un copago de 5.000 dólares.

Algunas medicinas han llegado cerca de la marca de un millón de dólares, incluida una terapia génica, Luxturna, que puede restaurar la vista a los niños con una rara enfermedad de la retina. Su precio se fijó en 850.000 dólares. Un medicamento para tratar la hemofilia B que está en camino a ser aprobado, SPK-9001, podría costar 1,5 millones de dólares.

LEE: Avalancha de nuevas drogas contra el cáncer, ¿cuáles funcionan realmente?

GoodRx, que rastrea los precios de los medicamentos, clasificó los más caros disponibles de forma ambulatoria, en función del costo de adquisición mayorista que un paciente típico en un caso típico normalmente usaría en un mes. Eso no es necesariamente lo que pagaría, ya que varios pasos pueden agregar gastos antes de que llegue a usted, pero es un ejemplo de lo costosos que pueden ser los medicamentos.

Aquí están las cinco medicinas más caras en Estados Unidos:

1. Actimmune: 52.321,80 dólares por mes

Actimmune se emplea para estimular el sistema inmune en la enfermedad granulomatosa crónica. También puede retrasar la osteopetrosis maligna, un raro trastorno de endurecimiento óseo.

La enfermedad granulomatosa crónica es un trastorno genético poco común que afecta las células del sistema inmunitario e impide que un cuerpo combata las infecciones de manera efectiva. Una persona con esta enfermedad contraerá usualmente una infección bacteriana o fúngica grave cada tres o cuatro años. Aproximadamente una de cada 200.000 a 250.000 personas en todo el mundo lo tiene, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud.

Actimmune está hecho por Horizon Pharma, que señaló que muchas variables y "complejidades en la cobertura" pueden afectar el precio.

Actimmune es "utilizado por menos de 500 personas que viven con dos enfermedades extremadamente raras y potencialmente mortales, y tenemos asistencia para que los pacientes correspondientes puedan recibir el medicamento independientemente de su capacidad de pago", dijo el portavoz de Horizon, Matt Flesch.

MIRA: El impacto positivo que se desprende de los medicamentos para el TDAH

2. Daraprim: 45.000 dólares por mes

Daraprim es un antiparasitario utilizado para tratar la toxoplasmosis, una infección causada por uno de los parásitos más comunes en el mundo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 60 millones de estadounidenses pueden estar infectados, pero las personas con sistemas inmunológicos sanos rara vez tienen síntomas. Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos y las mujeres embarazadas pueden tener reacciones graves, como enfermedades cerebrales, ceguera o abortos espontáneos.

Maker Vyera Pharmaceuticals, antes conocido como Turing Pharmaceuticals, se enfrentó a preguntas del Congreso cuando su expresidente ejecutivo elevó el precio de Daraprim de 13,5 dólares por pastilla a 750 dólares.

MIRA: Las medicinas experimentales que se suman a la lucha contra la influenza

Curtis Jackson, un inversionista farmacéutico al que Vyera refirió preguntas, dijo que se necesita alrededor de mil millones de dólares para crear un medicamento. Daraprim fue creado en 1952, dijo, por lo que el dinero que aporta ahora no paga su desarrollo y se está creando una nueva versión.

"Afortunadamente, no necesitaremos este en tres años, cuando el otro sea aprobado", dijo Jackson. La versión actual es "tan tóxica" que muchos médicos no la usan, dijo.

Vyera dona el 60% del Daraprim que se produce y lo ofrece a mitad de precio a los hospitales, dijo.

También señaló que el tratamiento agudo para pacientes en Daraprim generalmente dura seis semanas o menos.

3. Cinryze: 44.140,64 dólares por mes

Cinryze es un inhibidor C1 para prevenir ataques en personas con angioedema hereditario, una rara afección que ocurre en una de cada 10.000 a 50.000 personas. Los ataques incluyen hinchazón de la piel, las membranas mucosas o ambas. Pueden afectar el tracto respiratorio superior y gastrointestinal de una persona y pueden ser fatales.

El fabricante de medicamentos Shire PLC dijo en un comunicado: "Shire se compromete a establecer precios responsables para que nuestros productos reflejen su valor y ayuden a a que los pacientes puedan acceder a ellos. Si la terapia tiene un impacto significativo en la vida de los pacientes, si satisface esa necesidad insatisfecha, se crea valor y le damos un precio acorde con ese valor. Este enfoque también nos permite seguir invirtiendo en el desarrollo de terapias innovadoras para pacientes que viven en condiciones raras".

4. Chenodal: 42.570 dólares por mes

Chenodal es una tableta que ayuda a un pequeño número de pacientes con cálculos biliares para quienes la cirugía es demasiado riesgosa. Los cálculos biliares pueden bloquear los conductos en la vesícula biliar y pueden causar dolor severo.

El medicamento es fabricado por Retrophin, que no respondió a una solicitud de comentarios.

5. Myalept: 42.137,60 dólares por mes

Myalept es un inyectable que ayuda a las personas con deficiencia de leptina, un extraño trastorno. En la literatura médica se informan solo unas pocas docenas de casos, según los Institutos Nacionales de Salud. La leptina es una hormona importante que ayuda a controlar los procesos metabólicos. Las personas con lipodistrofia generalizada tienen poco o ningún tejido adiposo en todo el cuerpo. El medicamento reduce los triglicéridos, el azúcar en la sangre y los niveles de A1C.

Está fabricado por Aegerion Pharmaceuticals, que no respondió a una solicitud de comentarios.