Nota del editor: Michael D'Antonio es autor del libro "Nunca lo suficiente: Donald Trump y la búsqueda del éxito" (St. Martin's Press). Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) - Ivanka Trump permaneció en su personaje en Jerusalén el lunes, bendiciendo la decisión de su padre de abrir la embajada de Estados Unidos allí. Observó cómo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tiraba del cordón de una cortina para develar una placa. Luego, vestida toda de blanco cremoso, y con el micrófono en la mano, sonrió con su sonrisa de 100 vatios y dio la bienvenida a los asistentes en nombre del "45º presidente de los Estados Unidos en América".

El error de decir "en", no "de", habría pasado desapercibido de un emisario más típico. ¿Quién criticaría a un nervioso funcionario del Departamento de Estado o un prominente ciudadano estadounidense alistado por una razón significativa?

LEE: Un bebé de 8 meses, entre las decenas de personas enterradas tras un día de derramamiento de sangre en Gaza

Pero esta era la hija del presidente, y su desempeño llamó la atención sobre el hecho de que no tenía calificaciones cuando fue nombrada asesora de la Casa Blanca, un trabajo que implica principalmente tratar de hacer que su padre parezca menos terrible para la gente que ofende. ¿Recuerdas cuando la gente en Alemania abucheó su defensa del tratamiento de Trump para las mujeres? ¿Qué tal la vez que desestimó la acusación de conducta sexual inapropiada presentada contra él por 14 mujeres diferentes?

Esta vez ella sonrió ampliamente cuando dijo: "Les damos la bienvenida oficialmente, y por primera vez, a la embajada de Estados Unidos aquí en Jerusalén, la capital de Israel". Fue una gran apertura del tipo que este clan de vendedores de hoteles ha presidido muchas veces.

Ivanka Trump, en la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén

Ivanka Trump, en la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén

En las redes sociales plantearon la muy buena pregunta de por qué ella y Mnuchin estaban desempeñando funciones clave en el evento cuando ninguno de los dos es responsable de las políticas relacionadas con el Medio Oriente.

La presencia de Mnuchin podría acreditarse a su condición de la única persona judía en el gabinete de Trump. Mnuchin no hizo ningún comentario público el año pasado cuando el presidente anunció que había "buenas personas" entre los neonazis que se manifestaron en Charlottesville, Virginia. Ivanka, que se convirtió cuando se casó con su esposo, Jared Kushner, es la única hija de Trump que es judía. Como tal, algunos la han considerado como una prueba viviente de que el presidente no es intolerante.

MIRA: Consejo de Seguridad de la ONU se reúne por la violencia en Gaza

La celebración de apertura de la embajada se produjo incluso cuando las fuerzas de seguridad israelíes estaban luchando contra los manifestantes palestinos, matando a más de 50 de los 35.000 que se congregaron en la frontera que separa Gaza y el territorio israelí. Más de 2.000 personas resultaron heridas cuando los palestinos se lanzaron hacia una cerca fronteriza y los agentes de seguridad fueron autorizados a utilizar gases lacrimógenos, balas de goma y munición letal en respuesta.

Los manifestantes estaban en contra de la decisión de Trump de abandonar la posición neutral de Estados Unidos en el conflicto de décadas entre palestinos e israelíes.

En la embajada, varios dignatarios adoptaron un tono festivo. Entre ellos estaba un pastor estadounidense, Robert Jeffress, quien ha dicho que todas las religiones, excepto la suya, conducen a la gente a la condenación eterna. "No solo las religiones como el Mormonismo, el Islam, el Judaísmo, el Hinduismo. No solo ellas alejan a las personas de Dios", dijo Jeffress. "Llevan a la gente a una eternidad de separación de Dios en el infierno".

Por ello, la figura mormona más prominente en Estados Unidos, Mitt Romney, se opuso al papel que jugó Jeffress en la inauguración de la embajada. Expresó su opinión en términos claros, tuiteando: "Tal fanático religioso no debería estar dando la oración que abre la embajada de Estados Unidos en Jerusalén". Sin embargo, Jeffress fue un temprano defensor de Trump y vocal que ayudó a entregar el voto cristiano conservador en 2016. Era tan importante que pronunció el sermón que Trump escuchó en un servicio privado el día de la inauguración.

Jeffress brindó una ayuda tan valiosa a Trump que era de esperar su aparición en la mañana de la inauguración. Que haya aparecido en Jerusalén, donde su presencia podría ser insultante tanto para israelíes como para estadounidenses como Romney, es un problema mayor.

Sin duda, la sonrisa de Ivanka se ofreció para calmar las preocupaciones sobre él y, tal vez, para distraer del caos y la muerte que cualquier persona sensata podría haber anticipado cuando la embajada se abrió y Trump abandonó el reclamo de Estados Unidos de agente neutral en el Medio Oriente.

Fue la mayor prueba de la capacidad de Ivanka de proyectar una luz benigna sobre un hombre que regularmente crea una sombra demasiado oscura para que ella se disipe.