Preakness Stakes: 5 curiosidades sobre la segunda carrera de la Triple Corona
Preakness Stakes se realiza en el hipódromo de Pimlico en Baltimore, Maryland. Crédito: Rob Carr / Getty Images.

(CNN) - Preakness Stakes es la segunda carrera de caballos de la prestigiosa Triple Corona.

El Derby de Kentucky es la primera y sin dudas la más famosa, pero el Preakness, que se celebra en Baltimore este sábado, también tiene una historia fascinante, una atmósfera única y un significado especial en la marcha hacia la tercera carrera de la Triple Corona: Belmont Stakes.

Estas son cinco curiosidades que deberían invitarte a ver la carrera

Un trofeo único

El trofeo es tan valioso que ni siquiera los ganadores pueden tocarlo.

El llamado Woodlawn Vase, creado por Tiffany and Co. en 1860, está hecho con 13 kilos de plata maciza y está valorado en un millón de dólares, el trofeo más valioso de los deportes estadounidenses.

La presión de custodiarlo durante todo un año fue tan grande que la esposa del ganador de 1953, Alfred Gwynne Vanderbilt, convenció a su marido para que lo dejara en manos de los organizadores.

El trofeo ahora está en exhibición permanente en el Museo de Arte de Baltimore, y los ganadores reciben una réplica valorada en 30.000 dólares.

Floreciente ingenioso

Otro de los objetos famosos en esta carrera es la icónica manta conocida como "Black-Eyed Susan", que tradicionalmente se coloca sobre el caballo ganador.

Para elaborar esta manta se tardan tres días, y se utilizan 80 ramos de margaritas amarillas entrelazadas y unidas a una base de goma, con la parte inferior cubierta de fieltro grueso.

Pero como la Black-Eyed Susan, flor oficial del estado de Maryland, no florece hasta junio, los artistas tienen que pintar de negro el centro de las margaritas.

La veleta del ganador

El trabajo de pintura continúa encima del Old Clubhouse del Pimlico Race Course, donde cada año la veleta se tiñe con los colores del ganador.

En cuanto termina la carrera, la veleta de 1,5 metros de ancho, con un caballo y un jockey en miniatura, se pinta con los colores de las sedas del jinete ganador.

Esta tradición comenzó en 1909 después de que le cayera un rayo a la veleta original con forma de flecha y la reemplazaran por el ornamento métalico del jinete.

El pintor Michael Willinger asumió esta labor en 1987 y dijo: "Es emocionante poder participar en un gran evento local y nacional como este. ¡Es el único trabajo de pintor de letreros televisado a todo el país!".

Los lazos familiares

Si alguna hubo un símbolo del Preakness, es Gallant Fox.

Este pura sangre no solo ganó la Triple Corona en 1930, sino que también engendró a los ganadores de más de 90 Preakness Stakes.

Se dice que de tal palo tal astilla, y así sucedió cuando el caballo descendiente de Gallant Fox, Omaha, también ganó la Triple Corona en 1935.

Gallant Fox ganó 11 de sus 17 carreras, antes de retirarse a los tres años. El súper semental murió en 1954, a los 27 años.

Carrera aplazada

Si tienes alguna duda de que esta carrera paraliza al país, hubo un día en que literalmente el gobierno se detuvo.

La Cámara de Representantes de EE.UU. suspendió sesión por única vez en la historia en 1877 para ver la que se conocía como "Gran Carrera".

Más de 20.000 personas se congregaron en Pimlico para ver a tres purasangres: Parole, Ten Broeck y Tom Ochiltree, luchar por el triunfo.

Parole, de seis años, fue el ganador y quedó para la posteridad dando el nombre a salones de billar locales y clubes de béisbol.