(CNN) - Los palestinos vivían un día de luto el martes después de que las tropas israelíes mataron a decenas durante las protestas en Gaza por la controvertida apertura de la embajada de los Estados Unidos en Jerusalén.

Aumenta la cifra de muertos en la frontera de Gaza

Se esperaba que se celebraran decenas de funerales después de que 60 palestinos murieran en manifestaciones, según las cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud palestino.

Entre los muertos había ocho niños, incluida Laila Anwar Ghandour, de ocho meses. El Ministerio de Salud dijo que la bebé fue asfixiada por gases lacrimógenos.

El funeral de Ghandour se realizó el martes por la mañana. Su madre y su padre acunaron su cuerpo, envuelto en un sudario blanco, mientras caminaban hacia el cementerio para enterrarla.

El Ministerio de Salud palestino dijo el lunes que fue el día más mortífero en Gaza desde la guerra de 2014. En la Rivera Occidental, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, pidió tres días de duelo y dijo que los eventos del lunes fueron "uno de los días más feroces que nuestra gente haya visto".

MIRA: EE.UU. inaugura su embajada en Jerusalén mientras en Gaza las protestas dejan decenas de muertos

Los funerales del martes llegaron en un día que los palestinos llaman "La catástrofe" o "Nakba", en memoria de los más de 700.000 palestinos que fueron expulsados ​​o abandonaron sus hogares durante la guerra árabe-israelí de 1948-1949.

El Ejército de Israel dice que los manifestantes intentaban asaltar la cerca fronteriza entre Israel y Gaza. El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que los enfrentamientos del lunes fueron "la acción decidida de las Fuerzas de Defensa de Israel y que las fuerzas de seguridad impidieron una violación de las fronteras de Israel".

Más de 2.700 personas sufrieron heridas, casi la mitad de ellas por fuego vivo, según el Ministerio de Salud. Los médicos le dijeron a CNN que operaron a muchos hombres jóvenes con heridas de bala.

Se espera otro día de protestas en la frontera de Gaza el martes mientras sigue la condena internacional por el uso de la fuerza de Israel contra los manifestantes palestinos desarmados.

Médicos Sin Fronteras pidió al ejército israelí que deje de utilizar la fuerza letal contra los manifestantes, diciendo que sus acciones fueron "inaceptables e inhumanas".

"Este baño de sangre es la continuación de la política del ejército israelí durante las últimas siete semanas: disparar con munición real a los manifestantes, en el supuesto de que cualquiera que se acerque a la cerca de separación es un objetivo legítimo", dijo Marie-Elisabeth Ingres, representante del grupo en Gaza, en un comunicado.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también condenó "la violencia de las fuerzas israelíes contra los manifestantes".

En una llamada telefónica con Abbas, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, "condenó los ataques y deseó la misericordia de Allah para con todos los mártires", según la agencia oficial de noticias Anadolu. Turquía está pidiéndoles a sus embajadores en Washington y Tel Aviv que vuelvan para consultas, según la Agencia estatal Anadolu.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, estaba "profundamente alarmado" por la violencia en Gaza e instó a las fuerzas israelíes a "ejercer la máxima moderación en el uso del fuego real", dijo su viceportavoz Farhan Haq.

Un comunicado de prensa propuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU, presentado por Kuwait, fue bloqueado por Estados Unidos, según un diplomático de la ONU.

El proyecto de declaración, visto por CNN, incluyó un lenguaje que expresa "indignación y dolor por el asesinato de civiles palestinos que ejercen su derecho a la protesta pacífica".

También reafirmó las resoluciones de la ONU sobre el Estado de Jerusalén y dijo que los acontecimientos recientes "no tienen efecto legal" en el derecho internacional. La declaración fue retirada una vez que Estados Unidos indicó que la bloquearía, dijo un diplomático de la ONU.