Musulmanes durante un rezo.

(CNN) - Hay 7.000 millones de personas en el mundo. Y un 22% de ellos, 1.600 millones, están ayunando desde el amanecer hasta la puesta del sol. Cada día. Por un mes entero.

Es el Ramadán, el mes más sagrado del calendario musulmán. Pero, ¿qué pasa si no eres musulmán, solo una persona atenta y considerada?. ¿Hay algo que debas hacer para no parecer insensible a sus amigos que ayunan?

MIRA: La guía del Ramadán para los no musulmanes

Respuesta corta: No. Respuesta larga: No.

Pero puedes ganar algunos puntos interesantes si sigues estos 10 consejos.

1.- Puedes comer delante de los musulmanes...

Durante los próximos 30 días, musulmanes de todo el mundo se abstendrán de comer y beber durante las horas del día. Eso no significa que tú no puedas llevar tu negocio como de costumbre (solo haz oídos sordos a los sonidos de los estómagos hambrientos).

2. ...pero no trates de fijar una comida de trabajo

Si tienes que llevar a cabo un almuerzo, hazlo. Pero no te sientas mal si los musulmanes del equipo se sientan allí, como un amigo vegetariano en una churrasquería. Lo mismo ocurre en la hora feliz. Si tu compañero de trabajo musulmán no asiste, compréndelo.

Un niño asiste a la oración de la mañana en la mezquita Al Noor en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos.

Un niño asiste a la oración de la mañana en la mezquita Al Noor en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos.

3. No tienes que ayunar con los musulmanes...

Si quieres ver cómo se siente, puedes ayunar. Pero no herirá los sentimientos de ningún musulmán, incluso si es tu mejor amigo.

4. ... pero te puedes unir al iftar

El iftar es el momento de romper el ayuno cuando se pone el sol. A los musulmanes les gusta hacer una gran comida comunal. Deberías unirte.

Una mujer musulmana camina sobre el "mar de arenas" mientras se prepara para la oración en la playa Parangkusumo en Yogyakarta, Indonesia.

Una mujer musulmana camina sobre el "mar de arenas" mientras se prepara para la oración en la playa Parangkusumo en Yogyakarta, Indonesia. (Crédito: Ulet Ifansasti/Getty Images)

5. No necesitas saber cuándo comienza...

El Ramadán no es como Navidad o Acción de Gracias, que todo el mundo sabe exactamente cuándo cae. Sus fechas cambian porque el calendario islámico es lunar. La fecha de inicio depende de cuándo se ve la luna nueva. Por esto las fechas exactas cambian de un año a otro.

LEE: La Casa Blanca de Trump rompe con la tradición de la cena de fin del Ramadán

6. ... pero, por favor, sé un poco flexible

La forma en que se determina cuándo comienza Ramadán es decididamente de la vieja escuela: tienes que ver físicamente la luna (aunque hay aplicaciones para eso). Por eso, si su compañero de trabajo dice: "Comenzando mañana, ¿puedo comenzar a trabajar temprano para poder irme antes?" intenta acomodarte.

Jóvenes musulmanes toman una "selfie" antes de las oraciones del viernes para marcar el final del Ramadán el año pasado en Manila, Filipinas. (Crédito: TED ALJIBE/AFP/Getty Images)

Jóvenes musulmanes toman una selfi antes de las oraciones del viernes para marcar el final del Ramadán el año pasado en Manila, Filipinas. (Crédito: TED ALJIBE/AFP/Getty Images)

7. Los musulmanes aún puedes ir por un café contigo...

No, no pueden beberlo. Tampoco agua. Pero pueden caminar contigo si quieres tomarte un descanso.

8. ... pero es probable que marquen distancias

Una palabra: halitosis. Prueba no comer ni beber durante un día entero. Ese es el motivo por el que los musulmanes se alejan un paso cuando hablan.

MIRA: Un hotel para experimentar la práctica del islam

Un musulmán expulsa fuego durante un juego de fuego de fútbol, conocido como "bola api".

Un musulmán expulsa fuego durante un juego de fuego de fútbol, conocido como "bola api". (Crédito: Ulet Ifansasti/Getty Images)

9 . Puedes decir "Ramadan Mubarak"...

No existe una controversia de nivel "guerra contra la Navidad" en torno al saludo (significa "Feliz Ramadán"). Tu compañero de trabajo musulmán apreciará la consideración.

10. ... pero, por favor, no digas: "Debería ayunar también, necesito perder peso"

El Ramadán no va de eso. Además, uno de los efectos secundarios del Ramadán es la obesidad (por la gran comida tras la puesta de sol).