Vista general de la presa Hidroituango, en el río Cauca, en el municipio de Ituango en Antioquia, el 12 de mayo de 2018. (Crédito: JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - La construcción de un ambicioso proyecto de ingeniería en el departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia, se salió de control y provocó la evacuación preventiva de miles de personas que viven en las riberas del río Cauca, uno de los más afluentes de Colombia.

Casi 5.000 personas de los municipios de influencia del río fueron evacuadas este miércoles, según la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y cuatro departamentos del país están el alerta debido a la emergencia.

La gobernación de Antioquia declaró estado de calamidad pública este miércoles luego de que se presentara una emergencia en la construcción por la salida de agua a través de las galerías de acceso a la casa de máquinas de la presa, según informó Empresas Públicas de Medellín en un comunicado.

Un “evento” en otro lugar de la construcción dejó un herido que fue trasladado a un centro de salud y se encuentra estable, según la UNGRD.

“La situación se agravó”, le dijeron este miércoles el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez; el presidente de la Junta de Empresas Públicas de Medellín, Federico Gutiérrez, y el gerente general de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta al presidente Juan Manuel Santos, pidiéndole ayuda para “evitar situaciones a lamentar”.

“Se ha desencadenado una situación crítica del proyecto hidroeléctrico Pescadero Ituango que presenta escenarios muy desfavorables y podrían causar una tragedia aguas abajo”, dijeron los firmantes la carta al presidente Santos.

El presidente Juan Manuel Santos respondió a la carta y dijo que desde que el Gobierno fue notificado “sobre la situación de emergencia que se estaba presentando en Hidroituango” dio instrucciones para activar el sistema nacional de gestión de riesgo y un puesto de mando unificado, para hacer seguimiento a la emergencia.

“Esto ha permitido que, por fortuna, no se hayan presentado pérdidas humanas a pesar de la gravedad de la situación”, dijo Santos este miércoles. “El gobierno nacional no escatimará esfuerzos para proteger a la población y apoyarlos en el manejo de la situación que enfrentan”.

Y empeorando el escenario, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, dijo este jueves en una entrevista radial que las autoridades de Antioquia se están preparando para el peor escenario, incluso para “una ola tipo tsunami”.

“Eso es cierto y es una situación muy delicada”, dijo Gutiérrez. “Ante un posible rompimiento o fractura de la presa, lo primero sería una catástrofe muy grande para todo el país”.

El rompimiento de la presa sería el peor escenario posible y provocaría una gran inundación de los municipios aledaños. Y justamente para evitar ese escenario es que las autoridades trabajan y por lo cual ordenaron la evacuación de miles, dijo este jueves el gerente de EPM.

“Si ese llegara ser el caso es un evento de una mancha de inundacion muy grande, muy grande, que prácticamente estaría inundando la totalidad de las riveras cercanas a Puerto Valdivia, estaría inundado toda la parte baja de Tarazá, Cáceres, Caucasia, Nechí”, entre otros, según Londoño.

Hasta el momento, no hay evidencia de erosión en la presa, "pero está en vigilancia permanente", añadió Londoño.

Unas 120.000 personas están en riesgo latente por esta situación en cinco municipios aledaños al río, según el gerente de EPM.

“Lo ideal es que no ocurra pero tenemos que estar preparados”, dijo el alcalde Gutiérrez pero la situación es “difícil”.

“La carta que nosotros le enviamos al presidente en ese sentido, es una carta sincera en la que decimos acá hay un tema difícil donde no hay control de las aguas hasta un momento determinado, donde hay evacuación de aguas por donde no deben estar saliendo”, agregó Gutiérrez esta mañana en W Radio.

La emergencia que inició el pasado 28 de abril y que en su momento fue calificada por el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, como un “pequeño impasse”, tiene hoy a los bomberos, la Cruz Roja, Defensa Civil, Ejército, Policía de carreteras, de vigilancia y de infancia, redes de apoyo hospitalario, alcaldías y las unidades de gestión atentos de esta emergencia,según Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de Antioquia.

250 familias de Puerto Valdivia pasaron la noche de este miércoles en albergues y otras 294 familias se autoalbergaron, dijo el DAPARD, huyendo de una posible tragedia.

El fin de semana, la creciente del río Cauca había provocado la evacuación de cientos de personas, miles de ellas quedaron sin casas, las aguas arrastraron cultivos, animales y enseres de los habitantes, y causó una emergencia ambiental, según le dijo a CNN Diana Giraldo, vocera del Movimiento Ríos Vivos, una organización que ha alertado desde tiempo el impacto del proyecto en las comunidades aledañas.

El gobierno central autorizó redoblar las medidas de prevención a las que haya lugar.

“Todos los sistemas están activos, todos los protocolos se han activado, todos los recursos humanos y físicos que hay disponibles ya están dispuestos desde el fin de semana pasado en terreno”, dijo este miércoles el ministro de Ambiente, Germán Arce.

El regreso a sus hogares de los desplazados por este proyecto aún no tiene fecha, pues aunque EPM espera mitigar la solución en los próximos días, el gobierno dice que la orden de evacuación “se mantiene hasta que la empresa nos notifique que tenemos condiciones” para su regreso.

“Eso no ha ocurrido, y por eso se mantiene la decisión de evacuar los cinco municipios aguas abajo, que son la vereda de Puerto Valdivia, Cáceres, Tarazá, Nechí y Caucasia”.