Michael D'Antonio

Reciente

El problema de Trump no es su cerebro, es su corazón

Durante una reunión de una hora este martes en una mesa llena de legisladores - llamémosle 'El show del presidente'- Donald Trump pareció determinado a probar dos cosas. La primera era obvia: después de mucha especulación sobre su temperamento por el libro Fire and Fury, quiso mostrarse como un comandante en jefe ejecutivo y apto para gobernar. La segunda, quiso mostrar que es un buen hombre con un corazón cálido.

El principal enemigo de Donald Trump

Donald Trump ansía tanto que lo reelijan que creó un comité de campaña para 2020, unas semanas después de haber llegado a la Casa Blanca. Como tiene el poder de ser el presidente en funciones y les lleva ventaja a sus oponentes, Trump tiene todo a favor… excepto su propia 'bocota'.

Más noticias