El tesoro de Abbottabad: así era la vida secreta de Bin Laden

Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente en New America y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Él es el autor de "Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden – From 9/11 to Abbottabad".

(CNN) - En los últimos años de su vida que pasó escondido en Pakistán, Osama bin Laden fue un hombre que una vez mostró un gran amor e interés en su propia familia mientras fríamente fraguaba planes quijotescos para llevar a cabo ataques masivos en contra de estadounidenses, según documentos incautados por la unidad de fuerzas especiales de la Marina de Estados Unidos la noche en la que fue asesinado.

Este miércoles en la mañana, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EE.UU. dio a conocer un número sin precedentes de documentos de lo que funcionarios estadounidenses han descrito como un verdadero tesoro recuperado por los SEALs en el complejo de bin Laden en Abbottabad, Pakistán, el 2 de mayo de 2011.

Con un total de 103 documentos, se trata del paquete más grande de correspondencia dado a conocer entre miembros de la familia inmediata de bin Laden, al igual que comunicaciones importantes entre bin Laden y otros líderes de Al Qaeda, así como comunicaciones de Al Qaeda con grupos terroristas alrededor del mundo musulmán.

También se publicó una lista de la enorme colección digital de bin Laden de libros en inglés, informes de organizaciones de investigación y documentos del gobierno estadounidense, los cuales ascienden a 266 en total.

Hasta el final, bin Laden permaneció obsesionado con atacar estadounidenses. En una carta sin fecha, él le dijo a militantes yihadistas en África del Norte que deberían dejar de "insistir en la formación de un estado islámico" y en su lugar atacar embajadas estadounidenses en Sierra Leona y Togo, al igual que compañías petroleras estadounidenses. Bin Laden le dio consejos similares a la afiliada de Al Qaeda en Yemen, al decirle que dejara de fijar blancos relacionados a la policía y el ejército de Yemen y en su lugar priorizara ataques contra objetivos estadounidenses.

Gran parte de los consejos de bin Laden no llegaron a estos grupos o simplemente fueron ignorados, porque las afiliadas a Al Qaeda en Yemen y el África del Norte siguieron atacando objetivos locales.

ISIS, por supuesto, no existía en la época en la que bin Laden escribía estas cartas. El grupo, el cual ahora controla una gran franja de territorio en el Medio Oriente, se separó de Al Qaeda en Iraq y ha trazado un camino distinto, al buscar la creación de un estado islámico y no priorizar ataques contra Estados Unidos y sus ciudadanos.

Si se consideran en conjunto, estos documentos y materiales de lectura pintan una imagen compleja y matizada del hombre más buscado del mundo en los años antes de que fuera asesinado durante un operativo llevado a cabo en su complejo.

En las cartas que bin Laden intercambió con muchos de sus hijos e hijas, él se muestra como un padre amoroso y admirado que adoraba a sus hijos. Y en una carta que le envió a una de sus esposas, él incluso se deja ver como un mozo perdidamente enamorado.

Eso representa un fuerte contraste con las cartas que bin Laden le envió a los líderes de Al Qaeda, en las que exigía que se llevaran a cabo ataques masivos contra objetivos estadounidenses e insistía en que todas las afiliadas a Al Qaeda en el Medio Oriente dejaran de perder tiempo realizando ataques contra objetivos locales del gobierno. "El enfoque debería estar en matar y luchar contra el pueblo estadounidense", enfatizó bin Laden.

Lo que bin Laden leía

La biblioteca digital de bin Laden es la de un ávido lector cuyos gustos iban desde Obama's Wars, la versión de Bob Woodward sobre cómo el gobierno de Obama aumentó el número de tropas estadounidenses en Afganistán en 2009 y 2010, hasta Noam Chomsky al igual que alguien que tenía un marcado interés en cómo las organizaciones de investigación occidentales y las instituciones académicas analizaban a Al Qaeda.

Bin Laden era un editor meticuloso, y algunos de los memorándums que escribía eran revisados hasta 50 veces. De las miles de versiones de documentos recuperados de las computadoras y los medios digitales que los SEAL tomaron del complejo de bin Laden, la cuenta final es de varios cientos de documentos.

Los nuevos documentos muestran cómo bin Laden reaccionó a los eventos de la "Primavera Árabe", la cual se llevó a cabo en el Medio Oriente en los meses antes de su muerte. Si bien bin Laden no tenía nada que decir públicamente acerca de los trascendentales eventos ocurridos en el Medio Oriente, en privado escribió extensos memorándums en los que analizaba lo que estaba ocurriendo, e hizo mención del "nuevo factor" de la "revolución de la tecnología de la información" que había ayudado a fomentar las revoluciones y las describió como "los eventos más importantes" en el mundo musulmán que han ocurrido "en siglos".

Algunos de los documentos describen a una organización que entendía que se encontraba bajo una presión significativa a causa de las operaciones contraterroristas de Estados Unidos. Un documento sin fecha explicó que los ataques con drones de la CIA "llevaron al asesinato de muchos líderes yihadistas y otros" y señaló que "esto es algo que nos preocupa y nos agota". Varios documentos mencionan la necesidad de ser cuidadosos con la seguridad de las operaciones y con cifrar las comunicaciones. Además, hace referencia a la necesidad de que se hicieran viajes alrededor de las regiones en la frontera entre Afganistán y Pakistán solo en "días nublados", cuando los drones estadounidenses eran menos efectivos.

Los miembros de Al Qaeda sabían que estaban cortos de dinero, por lo que uno de ellos le escribió a bin Laden "También tenemos un problema financiero".

Algunos de los documentos no tienen nada que ver con el terrorismo. Un extenso memorándum escrito por bin Laden expresaba los funestos efectos del cambio climático en el mundo musulmán y recomendaba no utilizar las valiosas reservas de agua subterránea. En lo que parecía tratarse más de un funcionario del Banco Mundial que del líder de una importante organización terrorista, bin Laden a menudo se preocupaba por la "seguridad alimentaria". Él también le daba detalladas instrucciones a un asesor acerca de la manera más efectiva de almacenar trigo.

Preocupaciones familiares

Muchos de los documentos se relacionan con la extensa familia de bin Laden, conformada por sus cuatro esposas y 20 hijos. Bin Laden se interesó profundamente en los planes de matrimonio de su hijo Khalid con la hija de un comandante "mártir" de Al Qaeda, e intercambió varias cartas con la madre de la futura esposa. Bin Laden describió con entusiasmo las inminentes nupcias, "las cuales nuestro corazón espera con ansias".

Bin Laden intercambiaba muchas cartas con su hijo Hamza y también con la madre de Hamza, Khairiah, quien había pasado más o menos una década en Irán bajo una forma de arresto domiciliario luego de la caída de los talibanes en el país vecino de Afganistán durante el invierno de 2001.

Hamza le escribió una sincera carta a Bin Laden en 2009, en la que recordó que no había visto a su padre desde que tenía 13 años, ocho años antes: "Mi corazón está triste por la larga separación y anhela reunirse contigo. ...Mis ojos todavía recuerdan la última vez que te vi cuando estabas debajo del olivo y nos diste rosarios musulmanes a cada uno de nosotros".

En 2010 los iraníes comenzaron a liberar a los miembros de la familia de bin Laden que habían estado viviendo en Irán. Bin Laden pasó muchas horas escribiéndoles cartas a ellos y a sus asociados en Al Qaeda acerca de la mejor manera de poder reunirse con ellos.

En una carta a su esposa Khairiah, le escribió con ternura: "He esperado mucho tiempo para que salgas de Irán".

Bin Laden era paranoico en cuanto a que los iraníes –en quienes, según dijo: "no se podía confiar"– podrían introducir dispositivos electrónicos en las pertenencias o incluso en los cuerpos de su familia cuando partieran de Irán. Le dijo a Khairiah que si ella había visitado recientemente a un "dentista oficial" en Irán por un relleno, necesitaría que le sacaran el relleno antes de reunirse con él pues le preocupaba que pudieran haberle introducido un dispositivo de rastreo en el mismo.

Los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos tienen la teoría de que bin Laden podría haber estado preparando a Hamza para que finalmente fuera su sucesor en el frente de Al Qaeda pues su relativa juventud haría que la base de Al Qaeda se viera vigorizada. Pero Hamza nunca logró llegar al escondite de su padre en Abbottabad. Cuando los SEALs llevaron a cabo el operativo en el complejo de bin Laden, ellos asumieron que era probable que Hamza fuera uno de los hombres adultos que vivían allí pero no fue así.

Los funcionarios de inteligencia estadounidense dicen que hasta hoy ignoran dónde se encuentra Hamza... quien ahora tiene veintitantos años.

'En caso de que quieras convertirte en mártir'

Como es común en cualquier organización burocrática, en los documentos hubo mucho debate acerca de qué personal de Al Qaeda podría estar preparando para ser promovido, además de la documentación de flujos de efectivo que entraba y salía de la organización en cantidades de decenas de miles de euros.

Existe incluso un formulario de solicitud de Al Qaeda que incluía preguntas habituales tales como cuáles eran los "hobbies" del solicitante, pero también preguntas menos habituales, tales como: "¿A quién debemos contactar en caso de que te conviertas en un mártir?"

Bajo la presión de bin Laden, los líderes de Al Qaeda en Yemen improvisaron la idea de que pudieran negociar algún tipo de tregua con el gobierno yemenita para que el grupo pudiera enfocarse exclusivamente en atacar objetivos estadounidenses. No está claro si hubo resultados de estas negociaciones.

Del mismo modo se dirigieron los miembros de Al Qaeda a los líderes del movimiento Talibán de Pakistán, quienes mantienen contacto con la inteligencia militar de Pakistán, ISI, para ver si podían negociar una tregua similar con el gobierno pakistaní. El acuerdo sería que los pakistaníes dejarían en paz a Al Qaeda y viceversa, y luego Al Qaeda podría enfocarse en atacar objetivos estadounidenses. Sin embargo, el líder de Al Qaeda a cargo de este intento, le dijo a bin Laden: "¡Como bien sabes, estas son solo pláticas!" y estas discusiones no tuvieron ningún resultado.

En los cientos de páginas de los documentos que se acaban de dar a conocer, no existe evidencia de que los pakistaníes tuvieran idea alguna de que bin Laden estuviera viviendo en Pakistán o que, de hecho, siquiera supieran que estaba vivo.

Los nuevos documentos tampoco ayudaron en absoluto a corroborar las recientes afirmaciones tan publicitadas del periodista Seymour Hersh respecto a que el operativo en el que murió bin Laden no fue un tiroteo en el que los SEAL entraran en una situación peligrosa y desconocida; más bien, se trataba de un ardid en el que el ejército de Pakistán mantuvo prisionero a bin Laden en Abbottabad durante cinco años y que simplemente lo pusieron a disposición de los SEAL cuando ellos sobrevolaron el complejo en helicópteros la noche del operativo.

En el primer aniversario de la muerte de Bin Laden, a principios de mayo de 2012, el gobierno de Obama publicó la primera porción de 17 documentos de la mina. Esos documentos también hicieron hincapié en cuánto temía Al Qaeda la campaña de drones de la CIA, como también el interés obsesivo de bin Laden en atacar Estados Unidos.

Hersh parece creer que los documentos publicados por el gobierno de Obama, los cuales fueron encontrados durante el operativo de bin Laden, habían sido falsificados por la CIA. Los lectores pueden juzgar por sí mismos al examinar las traducciones al idioma inglés de los nuevos documentos y también los documentos en árabe en este enlace.

Según funcionarios de inteligencia de Estados Unidos, en octubre siete agencias de inteligencia de Estados Unidos iniciaron el proceso para autorizar la publicación de los documentos que se dieron a conocer el miércoles.

Biblioteca digital

Entre las ventanas más interesantes que permiten entrar a la mente del líder de Al Qaeda se encuentra el contenido de su masiva biblioteca digital, la cual fue cuidadosamente ensamblada. Debido a las inquietudes en materia de seguridad, el complejo de bin Laden no tenía acceso al Internet, por lo que cualquier libro o informe en el que bin Laden tuviera interés, era cuidadosamente ensamblado haciendo un archivo PDF de cada una de las páginas del mismo. Posteriormente eran colocadas en una memoria USB que uno de los dos guardaespaldas de bin Laden le entregaba, según funcionarios de inteligencia de Estados Unidos.

Curiosamente, uno de los libros en la biblioteca digital de bin Laden era un manual de prevención de suicidio. Altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos creen que bin Laden no era suicida.

Bin Laden estaba interesado en los libros con inclinación hacia la complicidad, y tenía tomos sobre los Illuminati y los masones e incluso, de manera un poco irónica, un libro que afirmaba que el 11-S había sido un "trabajo interno".

Bin Laden también coleccionaba informes elaborados por destacados estadounidenses expertos en antiterrorismo, como Bruce Hoffman y Paul Pillar, así como documentos sobre Al Qaeda elaborados por el Centro para el Combate del Terrorismo de West Point, la corporación RAND y el Servicio de Investigación del Congreso. (Incluso poseía el testimonio ante el Congreso realizado por este autor, cuyo título es Reassessing the Evolving al Qaeda threat to the Homeland).

Bin Laden coleccionaba acusaciones de casos de terrorismo estadounidense que le parecían interesantes, como el de David Coleman Headley de Chicago, a quien Al Qaeda le había encargado la planificación de un ataque en contra del periódico danés que había publicado caricaturas del profeta Mahoma.

Durante los casi seis años en que bin Laden vivió en el complejo de Abbottabad tuvo muchísimo tiempo disponible, el cual usó en parte para leer mucho de lo que tenía en su biblioteca digital y para redactar los memorándums y cartas que ahora están siendo publicados.

Bin Laden estaba profundamente consciente de que a medida de que el décimo aniversario del 11-S se aproximaba rápidamente, su objetivo central de atacar Estados Unidos nuevamente había fallado. Muchos de los documentos hacían referencia a sus planes para llevar a cabo alguna clase de declaración pública seria a fin de conmemorar el aniversario. Bin Laden fue asesinado tres meses antes de que pudiera llevar a cabo esta declaración.

¿Fue la muerte de bin Laden una mentira?

Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America Foundation y profesor de práctica de la Universidad Estatal de Arizona. Él es el autor de "Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden – From 09/11 to Abbottabad".

(CNN) - Seymour Hersh es uno de los gigantes del periodismo de investigación. Al inicio de su carrera, él dio a conocer la historia de la masacre de My Lai durante la cual cientos de civiles desarmados murieron a manos de soldados estadounidenses en Vietnam en 1968.

Hersh obtendría aún más reconocimiento luego del 11 de septiembre, al dar a conocer (junto con "60 Minutes") la historia de abusos que soldados estadounidenses cometieron contra prisioneros en la cárcel de Abu Ghraib en Iraq para The New Yorker en 2004.

Ahora surge otro informe de Hersh en el que asegura que "La hostoria de la Casa Blanca (sobre la redada llevada a cabo por los Navy SEAL de EE.UU. en 2011 en Paquistán que le dio muerte a Osama bin Laden) podría haber sido escrita por Lewis Carroll".

El artículo de Hersh fue publicado en el London Review of Books, no en el New Yorker, donde ha sido un colaborador desde 1993.

Debido a la estatura de Hersh, su artículo acerca de la redada de bin Laden atrajo tanta atención el domingo cuando fue publicado inicialmente, que el sitio web del London Review of Books colapsó.

¿Un encubrimiento masivo?

El principal argumento de Hersh en su nuevo informe es que, a diferencia de lo que funcionarios de la administración de Obama afirmaron tras el operativo contra bin Laden, los funcionarios estadounidenses y pakistaníes tenían pleno conocimiento acerca del paradero de bin Laden en la ciudad de Abbottabad, al norte del país, cooperaron en su captura y luego acordaron un encubrimiento masivo de todo esto, lo cual involucra a funcionarios en varios niveles distintos del gobierno de ambas naciones.

Estas son las principales afirmaciones que se hacen en el artículo de Hersh, las cuales en gran medida se basan en lo que indica un único funcionario de inteligencia retirado y no identificado de Estados Unidos:

• El operativo llevado a cabo en 2011 por los Navy SEAL en el complejo de Abbottabad donde bin Laden se escondía al norte de Paquistán no fue un tiroteo en el que los miembros de la unidad SEAL ingresaron a una situación peligrosa y desconocida, sino un ardid en el que el ejército de Paquistán había tenido a bin Laden cautivo en Abbottabad durante cinco años y simplemente lo puso a disposición de los SEAL, quienes llegaron al complejo en helicóptero la noche de la redada.

• Un funcionario de la poderosa agencia de inteligencia del ejército de Pakistán, el Servicio de Inteligencia (ISI, por sus siglas en inglés), acompañó a los SEAL en la redada y les mostró el complejo de Abbottabad, y los únicos disparos que se produjeron esa noche fueron los que los SEAL dispararon para matar a bin Laden.

• Un "desertor" en la Embajada de Estados Unidos en Islambad le avisó a la CIA que bin Laden vivía en el complejo de Abbottabad, y no era cierto —a pesar de las declaraciones de varios funcionarios estadounidenses después de la redada— que la CIA había rastreado al servicio de mensajería de bin Laden hasta el complejo de Abbottabad y que había desarrollado argumentos circunstanciales en relación a que bin Laden vivía ahí.

• Arabia Saudita financiaba el mantenimiento de bin Laden en su complejo de Abbottabad.

• Un médico del ejército paquistaní obtuvo una muestra de ADN de bin Laden que demostró que estaba en Abbottabad, una prueba que fue proporcionada a Estados Unidos para que toda la supuesta incertidumbre —mencionada por funcionarios de la administración de Obama después de la redada— acerca de si bin Laden en realidad vivía en el complejo fuera mentira.

• La "mentira más descarada", según Hersh, fue que "dos de los líderes militares de más alto rango de Pakistán —el general Ashfaq Parvez Kayani, jefe de personal del ejército, y el general Ahmed Shuja Pasha, director general del Servicio de Inteligencia de Pakistán (ISI, por sus siglas en inglés)— nunca fueron informados" de antemano sobre el operativo que Estados Unidos llevó a cabo en el complejo de bin Laden.

En resumen, según el relato de Hersh, el presidente Barack Obama y muchos de sus principales asesores mintieron sobre casi todo lo referente a lo que se considera como uno de los logros más destacados del presidente: autorizar a la redada en la que Bin Laden fue asesinado.

La evidencia

La versión de Hersh del operativo contra bin Laden es un fárrago de tonterías que va en contra de una multitud de recuentos de testigos oculares, datos inconvenientes y el simple sentido común.

Empecemos con la afirmación de que los únicos disparos que se produjeron en el complejo de Abbottabad fueron los que mataron a bin Laden. Eso ignora el hecho de que los dos SEAL que fueron parte de la misión, Matt Bissonnette, autor de "No Easy Day" y Robert O'Neill, han dicho públicamente que varias personas más murieron esa noche, entre ellas dos guardaespaldas de bin Laden, uno de sus hijos y la esposa de uno de los guardaespaldas. Su versión se complementa con muchos otros funcionarios estadounidenses que han hablado oficialmente conmigo o con otros periodistas.

Yo fui la única persona ajena en visitar el complejo de Abbottabad donde bin Laden vivía antes de que el ejército pakistaní lo demoliera. El complejo fue destrozado, quedó lleno casi por todas partes de vidrio roto, y varias áreas quedaron rociadas con agujeros de balas donde los SEALS le dispararon a miembros del séquito y la familia de bin Laden, o en un caso, intercambiaron fuego con uno de sus guardaespaldas. La evidencia en el complejo demostró que muchas balas fueron disparadas la noche de la muerte de bin Laden.

El sentido común te diría que la idea de que Arabia Saudita cubriera los gastos de bin Laden mientras vivía en Abbottabad es simplemente irrisoria. El principal objetivo de bin Laden era derrocar a la familia real saudí; como resultado de esto, su ciudadanía saudí fue revocada en 1994.

¿Por qué habrían los saudíes de pagar por el mantenimiento de su enemigo más mortal? En realidad, ¿por qué no habrían de hacer que sus aliados más cercanos, los pakistaníes, se hicieran de la vista gorda mientras enviaban a sus asesinos a Pakistán para acabar con él?

El sentido común también te diría que si los pakistaníes tenían cautivo a bin Laden y el gobierno de EE.UU. hubiera tenido conocimiento de esto, el camino más sencillo para ambos países no habría sido lanzar un operativo militar estadounidense en Pakistán, sino que le entregaran a bin Laden de forma discreta a los estadounidenses.

De hecho, los pakistaníes han hecho esto en varias ocasiones con otros líderes de al Qaeda, como Jálid Sheij Mohammed , el comandante de operaciones de los ataques del 11 de septiembre, quien fue puesto bajo custodia de Estados Unidos tras una redada en la ciudad pakistaní de Rawalpindi en 2003. Lo mismo ocurrió con Abu Faraj al-Libi, otro líder clave de al Qaeda a quien igualmente los pakistaníes pusieron bajo custodia estadounidense dos años después.

¿Por qué ocultarlo?

El sentido común también te diría que si los funcionarios estadounidenses se hubieran enterado de que los funcionarios pakistaníes ocultaban a bin Laden ahí, no hay razón por la que los estadounidenses hubieran tenido que encubrirlo. Después de todo, en la época de la redada contra bin Laden, las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán se encontraban en un punto bajo histórico, debido a que los pakistaníes recientemente habían encarcelado a Raymond Davis, un contratista de la CIA que había asesinado a dos pakistaníes. ¿Qué tenían los funcionarios estadounidenses que perder al decir que bin Laden estaba siendo protegido por los pakistaníes, incluso si fuera cierto?

El hecho es que los altos funcionarios pakistaníes que Hersh afirma que protegían a bin Laden estaban tan sorprendidos como el resto del mundo por el hecho de que el líder de al Qaeda vivía en Abbottabad. La noche de la redada contra bin Laden, los funcionarios estadounidenses estaban monitoreando las comunicaciones de altos funcionarios militares de Pakistán como Kayani y Pasha, y sus reacciones de desconcierto confirmaron que los pakistaníes no habían tenido ni idea de la presencia de bin Laden ahí, según varios funcionarios con los que hablé mientras me informaba para "Manhunt", un libro acerca de la búsqueda de bin Laden.

En su artículo, Hersh señala correctamente que inmediatamente después de la redada contra bin Laden, funcionarios de la Casa Blanca hicieron inicialmente algunas afirmaciones falsas acerca del operativo —por ejemplo, que bin Laden utilizó a sus esposas como escudos humanos durante la redada— pero rápidamente fueron corregidas.

La única fuente que Hersh menciona por nombre en su artículo de 10.000 palabras es Asad Durrani, quien era el jefe del ISI durante la década de 1990, alrededor de dos décadas antes de que se llevara a cabo la redada contra bin Laden. Hersh describe a Durrani como una persona que en general respalda sus conclusiones.

Cuando le envié un correo electrónico a Durrani luego de que el artículo de Hersh fuera publicado, Durrani dijo que "no había evidencia de ningún tipo" en relación a que el ISI sabía que bin Laden se estaba ocultando en Abbottabad, pero que él aun así podía "hacer una evaluación en relación a que esto podría ser verosímil". Esto de ninguna forma es un buen respaldo para una de las principales afirmaciones del artículo de Hersh.

Durrani añadió que él cree que "el operativo contra bin Laden no podría haberse llevado a cabo sin nuestra cooperación". Esto pasa por alto el hecho de que los miembros de la unidad SEAL volaban en helicópteros furtivos a través de puntos ciegos en los radares de defensa de Pakistán, y la fuerza aérea pakistaní prácticamente no tenía la capacidad de volar de noche cuando ocurrió la redada. Por lo tanto, el operativo contra bin Laden se llevó a cabo de manera relativamente sencilla sin la cooperación pakistaní, según varios funcionarios estadounidenses con conocimiento sobre el operativo.

Por supuesto, todo tipo de cosas son verosímiles, pero tanto en el periodismo como al momento de escribir un artículo, uno busca evidencia, no verosimilitud.

Hersh ha tenido una carrera exitosa. Uno espera que no termine con un artículo sobre la administración de Obama y la redada contra bin Laden que parece tratarse de cómo Frank Underwood de "House of Cards" forma una alianza impura con Carrie Mathison de "Homeland" para producir una versión pakistaní de Watergate.

Casa Blanca rechaza informe que dice que Obama mintió sobre la muerte de bin Laden

(CNN) - La Casa Blanca categóricamente rechazó el informe que afirma que el presidente Barack Obama mintió acerca de los detalles relacionados con la muerte de Osama bin Laden.

Se trata de una investigación del periodista Seymour Hersh que se publicó en el London Review of Books y que dice que la administración de Obama cooperó con la inteligencia de Pakistán para matar al líder de al Qaeda.

La Casa Blanca dijo a través de un portavoz que "Hay demasiadas inexactitudes y afirmaciones sin fundamento en este reporte. Como dijimos en su momento, solo un círculo muy pequeño de altos funcionarios de Estados Unidos sabía sobre esta operación", dijo el portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, Ned Price, en un comunicado este lunes.

"El presidente decidió desde el principio de no informar a ningún otro gobierno, incluido el gobierno de Pakistán, que no fue notificado hasta después de haber ocurrido el ataque. Habíamos sido y seguimos siendo socios con Pakistán en nuestro esfuerzo conjunto para destruir al Qaeda, pero esta fue una operación exclusiva de Estados Unidos", dijo Price.

 

Reporte: Obama mintió sobre la muerte de Osama bin Laden

(CNN) -  El periodista ganador del premio Pulitzer, Seymour Hersh, afirma que el presidente estadounidense Barack Obama y su administración mintieron acerca de las circunstancias que rodearon el operativo que dio de baja a Osama bin Laden en 2011.

Citando una "importante fuente estadounidense", el periodista Hersh escribe en el London Review of Books que la administración de Obama cooperó con la inteligencia de Pakistán para matar al líder de al Qaeda, y que el jefe de personal del ejército pakistaní y el director general de la Agencia de Servicios de Inteligencia sabía de la misión, contrario a lo que había afirmado Obama al decir que los oficiales de Pakistán no habían sido avisados del operativo.

La administración dijo que recibió información del paradero de bin Laden cuando rastrearon su servicio de mensajería, y que bin Laden murió en un tiroteo con un equipo de élite de los Navy SEALs.

Pero Hersh escribió que el gobierno de Obama había acordado inicialmente decir que bin Laden había sido asesinado en un ataque aéreo; que la ISI tenía a bin Laden prisionero en el complejo de Abbottabad donde fue asesinado, y que un exoficial de inteligencia paquistaní había informado a Estados Unidos de su paradero por los 25 millones dólares que se ofrecían como recompensa en el momento.

La fuente que cita Hersh se identifica como un "oficial de inteligencia retirado que sabía sobre la información de inteligencia inicial acerca de la presencia de bin Laden en Abbottabad."

El periodista también dice que el discurso de Obama que anunció la exitosa misión se "hizo en un apuro" sin revisión o aprobación de los oficiales de seguridad nacional, lo que creó "caos en las semanas siguientes al anuncio".

"Esta serie de declaraciones egoístas e inexactas crearía caos en las semanas siguientes," dijo Hersh.

Hersh además afirma que su fuente dijo que: "El hecho de que había un acuerdo con los paquistaníes y ningún análisis de contingencia de lo que iba a revelarse si algo salía mal – eso ni siquiera se discutió".

"Cuando salió mal tuvieron que inventar una nueva historia de portada sobre la marcha."

La Casa Blanca no respondió a una solicitud para comentar sobre esta historia.

Hersh ganó el Pulitzer en 1970 por su informe impactante sobre la masacre de My Lai durante la guerra de Vietnam,  que fue ampliamente reconocido por contribuir a la reacción pública contra la guerra. Desde entonces ha informado sobre los conflictos en Irak, Irán y Siria. Hersh ha sido frecuentemente criticado porque frecuentemente usa fuentes anónimas.

¿Quién mató en realidad a Osama bin Laden en Pakistán?

Por Peter Bergen, CNN

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, el autor de‘Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden-From 9/11 to Abbottabad’, y director de la New America Foundation.

(CNN) - En febrero, la revista Esquire publicó un extenso perfil de “El hombre que mató a Osama bin Laden”. La historia no identificó al hombre que lo mató con su nombre verdadero, refiriéndose a él únicamente como el Tirador.

Continue reading

Un documento de al Qaeda revela planes de atentados en Europa y EE.UU. en 2010

(CNN) — Un documento encontrado en el complejo donde murió Osama bin Laden en Pakistán describe detalladamente la estrategia de al Qaeda para atacar varios puntos en Europa y en Estados Unidos.

El texto, una carta escrita a bin Laden en marzo de 2010 por un miembro de alto rango del grupo terrorista, revela que túneles, puentes, presas, ductos submarinos y cables de internet estaban entre los blancos.

Continue reading