Dejen de criminalizar a las víctimas

Nina huyó de casa a los 14 años. Ella conoció a una mujer que la puso en una habitación de hotel y le llevó "clientes". Durante los siguientes 13 años, Nina tenía 20 proxenetas diferentes que la anunciaba para sexo en internet y abusaron de ella verbal y físicamente.