Las tensiones en Suecia disminuyen el orgullo por la política de refugiados en ese país

Estocolmo, Suecia (CNN) - Con sus edificios de apartamentos de ladrillo color pastel, sus calles cuidadosamente pavimentadas y calles arboladas, Rinkeby parecería cualquier otra ciudad sueca.

Pero si miras más de cerca notarás signos árabes en las vitrinas, escucharás conversaciones en kurdo y verás muchas caras de personas de ascendencia somalí.

Sigue leyendo