Clinton y Trump, forzados a decir algo bueno uno del otro

Hillary y Donald no se dieron la mano al inicio del segundo debate presidencial que comenzó con desagradables acusaciones pero un hombre del público forzó a los candidatos a decir algo bueno uno del otro.