El futuro de 800.000 "soñadores" depende del Congreso de EE.UU.

Para el abogado de inmigración Charles Kuck, la decisión del gobierno de Trump de suspender el programa de asistencia a los llamados "dreamers", conocido como DACA, fue una jugada política y no una necesidad de arreglar una acción inconstitucional.