Procuradora argentina insiste en su inocencia y advierte que no renunciará

La jefa de los fiscales argentinos, la procuradora general de la nación Alejandra Gils Carbó, está bajo sospechas de fraude, cohecho, tráfico de influencias y sobornos. Pero la funcionaria defendió su inocencia y señaló a la presidencia de Argentina de presionarla para renunciar al cargo. ¿Buscará el ejecutivo un mecanismo para destituirla?