Pánico en Siria por la ofensiva del ejército en Daraa

El miedo y pánico se extendieron por la ciudad fronteriza siria de Daraa tras la operaciones militar lanzada por el ejército sirio.

Varios testigos dijeron haber visto muertos y heridos tirados en las calles.

"Las ambulancias no podían ayudar a los heridos porque hay francotiradores y policías desplegados en toda la ciudad. Disparan contra cualquier cosa que se mueva" dijo un testigo.

Mientras otro testigo hablaba por teléfono con CNN se podía escuchar el sonido de disparos y a gente gritando "Allahu Akbar", que significa "Dios es grande".

"Hay unos 3.000 soldados en Daraa ahora. Están entrando a las casas, y disparan al azar", aseguró un residente. "Nosotros estábamos dormidos, no protestando".

Otro testigo describió a un grupo grande de tanques entrando en la ciudad.

"Antes de los rezos del amanecer, cerca de las 04:30 horas (local), las fuerzas de seguridad sirias entraron a Daraa", dijo el testigo. "Había tal cantidad de tanques que entraron a la ciudad por sus cuatro esquinas. La gente se dirigía a las mezquitas cuando comenzó el ataque. Quienes estaban en las mezquitas comenzaron a advertir a través de los altavoces pero el tiroteo ya había comenzado".

Agregó que las ambulancias no están permitidas en la ciudad y que la electricidad y las líneas de teléfono no funcionaban. Ninguno de los testigos quiere que se use su nombre por temor a represalias.

CNN no pudo verificar de forma independiente los hechos, debido a que no tiene permitido ingresar al país.

El lunes por la tarde, el ministro del Extranjero jordano, Naser Judeh confirmó a CNN que las autoridades sirias cerraron la frontera con Jordania.

Daraa se ubica en la frontera por lo que al sellarla se dificulta que los residentes huyan de la ofensiva militar.

Las protestas se han propagado a varios lugares de Siria desde el mes pasado luego de que las fuerzas de seguridad llevaron a cabo una violenta represión contra manifestantes pacíficos que estaban en contra del arresto de jóvenes que hicieron pintas antigubernamentales en las paredes. Los manifestantes exigen mayor libertad y una reforma del régimen. El malestar hacia el presidente Bashar al-Assad también ha aumentado.

Los activistas también quieren que disminuya el poder del partido que gobierna (Baath), así como la posibilidad de que surjan partidos independientes.

El gobierno sirio acusa a los manifestantes de disparar contra las fuerzas de seguridad, mientras que los activistas de la oposición acusan al gobierno de matar a manifestantes.