CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Una aplicación móvil ayuda a diagnosticar apoplejías

Por Juan Andrés Muñoz

Cuando un paciente sufre un accidente cerebrovascular o apoplejía aguda, el resultado a menudo se basa en la rapidez con la que recibe atención especializada.

Ahora, utilizando una aplicación médica para iPhone o Android, los médicos no necesitan estar en un hospital para diagnosticar a un paciente con apoplejía y comenzar a darle tratamiento.

Los especialistas pueden determinar cómo tratar las apoplejías basándose en la revisión de imágenes de un escaneo cerebral en sus teléfonos inteligentes, con casi la misma precisión que cuando utilizan una estación de trabajo de diagnóstico completo, al menos así lo muestra un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Calgary.

«Ahora se puede traer a un experto a distancia para referirse al problema», dijo Ross Mitchell, profesor de medicina de la universidad canadiense, quien trabajó en la investigación. «Hay una enorme, enorme recompensa en esto».

Los expertos médicos se han mostrado escépticos acerca del uso de una pantalla de 3,5 pulgadas, como la de un iPhone, para diagnósticos de emergencia. Pero gracias a los avances en la compresión de imágenes, los microprocesadores y el ancho de banda de datos inalámbricos, los teléfonos inteligentes pueden llegar a ser, como los beepers, una herramienta esencial para los médicos en movimiento.

La aplicación se llama ResolutionMD Mobile y se puede descargar a través de la App Store para el iPhone y la iPad, o en el Android Market para los teléfonos que utilizan el software de Google. Ahora ya es utilizada por algunos especialistas neuro-radiológos en hospitales en Europa, explicó Byron Osing, el presidente ejecutivo de Calgary Scientific.

publicidad

En una entrevista telefónica, Osing dijo que su empresa desarrolla el software y licencia la tecnología a fabricantes de equipos, incluyendo Siemens AG.

El proceso de Calgary Scientific toma imágenes de una máquina de tomografía computarizada y las introduce a un servidor de la firma, que a su vez comprime los datos para que pueda ser transmitida en alta calidad a través de internet. La información puede ser transmitida a una aplicación móvil o navegador web, donde los médicos pueden ampliar y manipular las imágenes del escaneo cerebral.

En la industria de la tecnología, esto se conoce como virtualización, o, en términos más comunes, usar la nube. El concepto no es diferente de los servicios que te permiten desplegar una ventana en tu computadora portátil en casa que luce exactamente como el escritorio de tu computadora en la oficina, o escuchar música a través de internet.

Este método de compresión es fundamental para las imágenes cerebrales de alta resolución en situaciones sensibles al tiempo, porque permite que sean cargadas mucho más rápido, dijo Osing.

«Si sólo tienes acceso a 3G y Wi-Fi, tardaría una hora descargar una de estas imágenes», dijo Osing. «Las imágenes digitales son enormes, y se hacen más grandes y más grandes cada año».

Para el estudio, los investigadores ejecutaron la aplicación en un iPhone 3GS, que produce imágenes un tanto defectuosas. El iPhone 4 de Apple no había salido todavía, pero los investigadores descubrieron más tarde que la experiencia es casi perfecta con ese nuevo modelo, dijo el profesor Mitchell. Él es también el científico fundador de Calgary Scientific y un inversionista de la empresa.

La Clínica Mayo, la ampliamente respetada organización de investigación médica, ha estado probando ResolutionMD Mobile en partes de Arizona y está entusiasmada con el programa, de acuerdo con un reporte en la publicación de comercio ejecutivo CIO.

«Está salvando vidas en las zonas rurales de Arizona», dijo Mitchell. «Los pacientes están siendo tratados de forma remota, y se mantienen a distancia».

El programa ha obtenido la aprobación regulatoria en Canadá y Europa, pero la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos todavía tiene que dar el visto bueno. El proceso de aprobación por parte de la FDA de Calgary Scientific ha durado cerca de dos años, y Osing dijo que piensa que está a punto de terminar. Una portavoz de la FDA no respondió a una solicitud de comentarios.

El informe de Mitchell, que fue revisado y publicado este mes en Journal of Medical Internet Research, debería proporcionar una investigación adecuada para impulsar la aprobación de la FDA a través de sus últimos obstáculos, dijo Osing. El estudio pidió a dos neuro-radiólogos evaluar 190 imágenes para buscar posibles signos de apoplejía. Los técnicos llegaron el mismo diagnóstico utilizando un teléfono que cuando utilizaron una terminal, en al menos 94% de las pruebas.

Antes de administrar tratamiento a los pacientes con apoplejía, el médico debe averiguar qué tipo de accidente cerebrovascular ha tenido la persona, porque el uso del medicamento equivocado puede ser fatal. Es entonces cuando se suele llamar a un especialista para que revise las tomografías computarizadas.

Sin embargo, muchos hospitales en pueblos pequeños no tienen experiencia en estos diagnósticos. Más crucial: la eficacia de los medicamentos se reduce a la mitad por cada 15 minutos que el paciente está esperando, dijo Mitchell.

Así que a Mitchell se le ocurrió la idea de la aplicación. A pesar de que sus colegas le decían que era muy difícil diagnosticar mediante una pantalla de dispositivo portátil, Mitchell siguió adelante. Tal vez los médicos lo adoptarán como una manera de mostrar las imágenes del cerebro en 3D a los pacientes en sus camas, razonó.

Pero el desarrollo maduró rápidamente. Ahora el objetivo es conseguir que los médicos caminen por los hospitales con iPads en lugar de portapapeles, y vayan a casa con un iPhone o Android en sus bolsillos para que puedan revisar las imágenes en cuestión de minutos, dijo Mitchell.

«La gente me decía: ‘¡Oh, eso es ciencia ficción!’ Pues ya no lo es», dijo Mitchell. «Es aquí y ahora. Construimos la tecnología, y funciona«.