CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

«La paz regresará a Juárez», dice su alcalde Julián Leyzaola

Por Juan Andrés Muñoz

A tan solo tres meses de haber llegado al cargo, el nuevo jefe de la policía de Ciudad Juárez, mundialmente conocida por ser el centro de la guerra contra el narcotráfico en México, predice grandes cambios en su nueva casa fronteriza.

«Juárez buscará la paz en un año y la confianza del público regresará en el 2012», dijo Julián Leyzaola, quien oficialmente tiene el título de Secretario Municipal de Seguridad Pública.

Es el tipo de comentario que uno podría esperar de un hombre que ha creado su reputación domando a otra ciudad fronteriza, Tijuana. En una entrevista exclusiva con CNN, Leyzaola se sentó calmadamente con una malteada en su mano.

“Entiendo que esto no será gratis. Los ciudadanos no van a comenzar a creer en las autoridades solo porque yo llegué”, dijo. “Tenemos que mostrarle a la gente con hechos, no con palabras.”

A pesar de sus fuertes predicciones de darle un vuelco a la miseria que vive Juárez, Leyzaola dijo que los enfrentamientos entre grupos del narcotráfico y la policía continuarán hasta que los cárteles de la droga se dobleguen a la policía.

“Si los criminales se resisten a entregarse… Pues entonces habrá incidentes, confrontaciones. ¿Hasta que punto?, hasta que sea necesario”, acotó.

publicidad

Con un promedio de ocho a 11 asesinatos por día en 2010 y un promedio de cinco a seis asesinatos diarios en lo que va de año, a primera vista parece que la guerra será larga.

Pero el jefe de la policía dice con confianza: “La policía recuperará la ciudad.”

Lo primero que observó una vez que asumió el cargo fue que el inmenso problema en Juárez no es el tráfico de drogas sino la extorsión y el crimen organizado a manos de adolescentes, quienes se han aprovechado de la “impunidad” en la ciudad, aseveró.

Con respecto a la afirmación de que Juárez es la ciudad más peligrosa de México, Leyzaola dice: “Si es cierto que hay muchos asesinatos en Juárez, es también cierto que el crimen organizado acá es desorganizado.” Explicó que en una atmósfera en donde las leyes no cuentan, los mafiosos probablemente matarán a inocentes en medio del enfrentamiento junto a su objetivo, porque no hay un precio a pagar.

“Había anarquía. Hubo una carencia en la presencia de la policía en las calles. Una carencia de control. Una carencia de orden en la ciudad, lo que permitió el crecimiento de las mafias, o grupos delincuentes quienes en cualquier momento hacen lo que les plazca,” dijo.

En Juárez, muchos de esos crímenes están en manos de adolescentes que no reciben el mismo castigo que los adultos, otro factor que usan a su favor. “Somos conscientes de que niños de tan solo 16 años cometen crímenes como un adulto”, añade Leyzaola.

Jóvenes de la ciudad fronteriza están “manipulados” para que crean que pueden tener dinero y mujeres, y convertirse en capos.

Los jóvenes son los que peor crímenes comenten, más que los adultos porque son más “agresivos” y no tienen “conciencia”. “Ellos aún no tienen la habilidad de razonar».

“Hemos detenido exclusivamente a jóvenes. Es raro que encontremos a alguien de 25 o 30 años. Ellos están ya muy viejos para ser delincuentes. La mayoría de la gente que hemos detenido están entre los 16 y 19 años”, comenta.

Por esto, Leyzaola apoya el cambio en las leyes para así hacer más fácil enjuiciar a adolescentes como adultos.

El fomento de la legalidad

El nuevo jefe de la policía asegura que a Juárez no se la llamarpa “la ciudad más peligrosa” para finales de 2011. Para lograr esto, planea seguir una estrategia que dice que fue exitosa en Tijuana.

Leyzaola cree que hacer cumplir las leyes creará una atmósfera de legalidad que se difundirá en la sociedad. Así su departamento de policía perseguirá los crímenes menores como la venta ilegal de DVD’s, venta de drogas en las calles, prostitución sin licencia y el funcionamiento de organizaciones ilícitas de apuestas.

Los detenidos se quejan a menudo, dicen que la policía sobrepasa sus límites o que no se están enfocando en los narcos.

Pero la manera en que Leyzaola ve la situación, es que las áreas con prostitutas y en donde se vende mercancía pirata, también son las áreas de los secuestros y los asesinatos.

Su lógica puede ser entendida a través de la analogía: un vendedor de productos piratas se quejó que la policía se llevaba su sustento. La respuesta de Leyzaola es que un delito es un delito. ¿Si usted quiere vender mercancía pirata para mantener a su familia, que entonces lo detendría por secuestrar o matar para sostener a su familia?

En Tijuana, dijo, puso más patrullas en las calles, en esencia, haciendo más difícil la operación para los cárteles y el crimen organizado. No se podrán mover fácilmente. Se trató de un golpe directo a su estructura, dijo.

«Limpiar la casa antes de limpiar la ciudad»

Leyzaola llegó a la ciudad a principios de marzo luego de haber sido designado por el alcalde Héctor Teto Murguía Lardizábal. La designación fue vista como un mensaje público que la administración será dura con el crimen.

Leyzaola encontró que en el departamento de policía había bajos conceptos morales y mucha corrupción.

“Dentro de la policía encontré detalles de muchos empleados quienes voluntaria o involuntariamente han participado en actividades para proteger a los criminales”, dijo. “Muchos de ellos actuaron directamente en sus acciones (la de los criminales)”.

Como resultado, Leyzaola ha despedido a 160 oficiales de la policía en tres meses, pero admite que será un “proceso lento y largo” deshacerse de las “manzanas podridas” del departamento.

“Primero necesitas limpiar la casa antes de limpiar la ciudad”, acotó.

En marzo del 2008, más de 8.000 soldados llegaron a Juárez para iniciar la Operación Conjunta Chihuahua, una estrategia del gobierno federal enviada por el presidente Felipe Calderón. Como su nombre indica, la iniciativa conjunta tenía como fin coordinar todos los cuerpos gubernamentales, incluyendo la policía municipal, estatal y federal. Pero Leyzaola dice que hay retos, recociendo que hay una brecha entre la policía local y federal.

Durante un viaje reciente a Ciudad Juárez, el presidente Calderón aseguró que el crimen en Juárez ha disminuido en un 60%, una cifra que críticos al gobierno han llamado de engañosa y política.

Al preguntarle a Leyzaola si el gobierno en Juárez está ganando la guerra en contra del tráfico de drogas, el nuevo jefe de la policía prefirió guardar silencio. Sin embargo, advirtió que para alcanzar resultados significativos en contra de los cárteles, es necesario atacar tanto la “cabeza” como el “cuerpo” de los grupos criminales.

“Vamos a avanzar y a recuperar partes de la ciudad,” dice. “Los criminales tienen que ser sujetos a las autoridades, o serán confrontados”.

Al final, Leyzaola cree firmemente que para que Juárez comience el camino a la recuperación, la descomposición social de la ciudad debe ser atacada.

La gente confía en las autoridades, la economía y las oportunidades para los jóvenes cumplen un importante rol en su plan.

Mariano Castillo de CNN contribuyó con este reportaje.